Logo Rio Negro

Fuego sin control y drama en el incendio al sur de Bariloche

RÍO NEGRO estuvo en el Cañadón de la Mosca, la zona crítica del incendio forestal. Al mediodía el efecto del viento reavivó enormes lenguas de fuego en una ladera a pocos metros de la ruta nacional 40.





El Cañadón de la Mosca cambió su fisonomía. El incendio forestal, que avanzó el miércoles hacia este sector y cruzó la ruta nacional 40, dejó unas 500 hectáreas más de esqueletos de árboles calcinados, columnas de humo en distintos sectores y enormes llamas que aún ardían este mediodía en las laderas, sin una perspectiva clara de que acabe pronto.

A unos 1.000 metros del acceso al lago Steffen, en la primera curva del Cañadón de la Mosca, se concentraba hoy una de las mayores actividades sobre una ladera colmada de cipreses y otras especies que ardían desde temprano y que intentaban ser combatidas por la Brigada Nacional del Servicio Nacional de Manejo del Fuego y aviones hidrantes que descargaban unos 5.000 litros de agua en cada pasada.

A pesar de que la actividad del fuego se reavivó, como consecuencia del viento y las temperaturas elevadas, cerca del mediodía, el tránsito se mantuvo habilitado en la zona hasta las 13 cuando comenzó a regir un sistema de acompañamiento guiado de Gendarmería Nacional, para que los vehículos en tránsito puedan atravesar la zona donde por momentos las lenguas de fuego alcanzaban varios metros de altura, según pudo constatar un equipo de RÍO NEGRO en el lugar.

El humo es intenso y vuela ceniza en la zona del Cañadón de la Mosca, donde se reactivó el incendio en los últimos días. Foto: Chino Leiva

Al mediodía el área se cubrió de humo, con un intenso olor, y comenzó a volar ceniza.

El crujir de los árboles al arder con el fuego era parte del sonido ambiente. “Esos son los cipreses”, señaló un brigadista experimentado que realizaba un recorrido de reconocimiento en la zona. Explicó que además de esta especie, el fuego afectó lenga en la parte superior de las laderas, retamo, caña colihue, ñire y laura, entre otras.

Javier Grosfeld, director regional de Conservación de Parques Nacionales, mencionó que este incendio “es el más grande de la historia del parque nacional Nahuel Huapi” y admitió que el fuego continuará avanzando si las condiciones de viento registran rotación e intensidad.

Desde la ruta 40, en la primera curva del Cañadón, el fuego se reavivó este mediodía. Foto: Chino Leiva

El principal foco era combatido desde temprano por la Brigada Nacional a la que al mediodía, cuando el fuego ardió con intensidad, se les rompió una columna y los brigadistas debieron correr para resguardar su integridad física. Incluso uno de los agentes sufrió lesiones.

Esta situación motivó un reclamo espontáneo de los brigadistas que sobre los camiones colocaron dos banderas: “Pago por tareas de alto riesgo”, rezaba uno de los trapos que estaba acompañado de otro con la consigna “jubilación anticipada”.

Tarea y reclamo de los brigadistas nacionales por una ley que declare su actividad como de riesgo. Foto: Chino Leiva

En toda la extensión del Cañadón de la Mosca se levantaban hoy columnas de humo. La superficie afectada ayer por el avance del fuego, dejó sectores verdes que fueron esquivados por las llamas, y grandes superficies calcinadas a un lado y otro de la cinta asfáltica.

Durante esta mañana este diario constató pocas tareas de brigadistas desde tierra en esta zona afectada. Un grupo se encontraba encima de una montaña junto al acceso al lago Steffen y la Brigada Nacional en el foco más activo. No había más agentes desplegados en esa área con puntos calientes y activos que a partir del mediodía se reactivaron en varios lugares. Aunque sí operaron los aviones hidrantes.

Los aviones hidrantes hoy concentraban sus tareas en el foco que se desató junto a la ruta 40. Foto: Chino Leiva

Pobladores de la zona y turistas que circulaban por la ruta tuvieron paradas obligatorias en descansos y miradores naturales de la ruta para contemplar la magnitud del incendio. Finalmente alrededor de las 13, Gendarmería inició el despeje de la arteria con una circulación guiada. El tránsito volvió a cortarse hasta que mejoren las condiciones y se garantice la seguridad para los automovilistas.

La visibilidad en la ruta 40 entre Bariloche y el Cañadón, era normal hoy hasta llegar a pocos metros del acceso al lago Steffen.

Los turistas se detenían en los descansos y miradores naturales para contemplar y fotografiar el incendio. Foto: Chino Leiva

Según el último reporte oficial del Comité de Emergencia Regional, emitido anoche, la superficie afectada era de 5.300 hectáreas, pero aún no se habían contabilizado las nuevas zonas alcanzadas por el fuego en el Cañadón de la Mosca. Los brigadistas en territorio estiman que serán unas 500 hectáreas más.

El incendio que se desató en el lago Martin el 7 de diciembre fue dividido en seis secciones, cuatro de ellas siguen activas.

Con los focos activos a pocos metros de la ruta 40, el tránsito fue fluido hasta el mediodía entre Bariloche y El Bolsón. Foto: Chino Leiva

Comentarios


Seguí Leyendo

Logo Rio Negro
Fuego sin control y drama en el incendio al sur de Bariloche