En junio la región perdió 11.500 puestos de trabajo

Pese a la apertura económica, el sistema expulsó a 8.200 trabajadores Neuquén y 3.300 en Río Negro respectivamente. Lo confirmó un informe de Nación. La actividad hidrocarburífera y la construcción, entre las más afectadas.





El sector petrolero fue uno de los más afectados por la crisis.

La pandemia sigue destruyendo empleo. Si bien las expectativas en nuestra región estaban puestas en una desaceleración de los despidos privados en junio, teniendo en cuenta que a partir de ese mes la mayor parte de la economía se puso en funcionamiento, la estadística oficial no acompañó esta sensación de mejora.

El sistema durante junio expulsó en la región a 11.500 trabajadores. En Neuquén las pérdidas de empleo alcanzaron a 8.200 personas mientras que en Río Negro afectaron a 3.300 trabajadores formales.

Si bien no existe estadística oficial sobre el segmento  de trabajo informal, desde el Gobierno aseguran que este sector es el que más está sufriendo los efectos de la pandemia teniendo en cuenta que carece de leyes que los ampare ante los posibles abusos que puedan existir por parte del empleador.

 Así lo confirma un reciente estudio elaborado por el ministerio de Trabajo de la Nación en el que detalla que durante junio el sector privado neuquino declaró 111.600 puestos registrados. La cifra representa una caída interanual del orden del 7% teniendo en cuenta que durante el mismo mes de 2019 esa cifra alcanzó los 119.800 trabajadores.

Llevando la estadística un poco más atrás, se puede señalar que en junio 2018 en la Provincia existían 114.100 empleos registrados. Cuando se compara junio 2020 con meses anteriores, la tendencia no cambia. Las pérdidas de empleo se mantienen firmes (ver infograma adjunto)

Según fuente del sector privado, la mayor cantidad de despidos se ven en la actividad hidrocarburífera que es una de las más afectadas dentro del parate económico que existe a nivel nacional.  Gastronomía, hotelería y comercio son otros tres rubros muy golpeados. Como contrapartida, el empleo público neuquino continuó creciendo en 2020.    

Si bien hoy están prohibidos los despidos de trabajadores, muchas son las empresas que han cerrado dejando a sus trabajadores en la calle y muchas otras arreglan por fuera del sistema para llegar a un acuerdo de retiro voluntario con su empleado.

En Río Negro la situación sigue complicada pero no tan crítica como se observa en Neuquén. La estadística del ministerio de Trabajo da cuenta de que en junio el sector privado de la Provincia registró 95.800 puestos de trabajo, mostrando una caída interanual del 3% al relacionarlos con los 99.100 empleos que existían en junio del año pasado. En este punto, la caída porcentual interanual registrada se la ubica por encima de la media nacional que fue -4,8% para junio de 2020.

Aquí se observa cierta estabilización en la pérdida de puestos de trabajo, pero igualmente todo indica que todavía no se ha encontrado un piso en el nivel de despidos. Sin dudas en Río Negro el sector agroindustrial, que tiene una participación muy importante dentro del producto bruto (PBG) provincial, ha compensado la pérdida de empleo de actividades que fueron seriamente afectadas por la pandemia.

A nivel nacional

En junio de 2020, el ministerio de Trabajo de la Nación contabilizó 5,781 millones de personas asalariadas en el sector privado en todo el país. Respecto del mes anterior esa cifra refleja se observa una variación del -0,1%. Es decir, se perdieron 5.600 puestos de trabajo en esos 30 días.

Luego de las fuertes contracciones registradas en los meses de marzo y abril, cuando regía en casi todo el país el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO), en mayo se observa una reducción de la caída y el mes de junio retoma una dinámica similar a la registrada en febrero, momento previo a la declaración de la emergencia.

Datos Clave

289.600
son los puestos de trabajo que se perdieron en todo el territorio nacional durante junio.
4.8%
fue la caída interanual que registró el empleo en el sector privado argentino en junio. La construcción, muy golpeada.

La variación interanual sin embargo continúa mostrando valores negativos, registrando una pérdida de 289.600 empleos al comprara junio de este año con el mismo mes de 2019 (-4,8%).

En términos interanuales, los Servicios sociales y de salud y la Pesca fueron los únicos sectores que presentaron variaciones positivas (+0,2% y +1,0% respectivamente). El resto de las actividades presentaron caídas de empleo en el último año. Los sectores con caídas interanuales más relevantes fueron Construcción (-27,7%), Hoteles y restaurantes (-10,9%), Explotación de minas y canteras (-4,1%) y Servicios comunitarios, sociales y personales (-4,0%). Por su parte, Enseñanza, Transporte, almacenamiento y comunicaciones, Industrias manufactureras y Comercio también mostraron fuertes caídas en sus niveles de empleo (-3,6%, -3,5%, -2,7% y -2,6% respectivamente).


Río Negro: “La construcción no ha mejorado en nada”


Según el secretario general de la UOCRA, Damián Miller “la actividad laboral  en la construcción no ha mejorado en nada y no tuvo variación respecto de los registros de plena ocupación de 2015”.

En su opinión, el trabajo se ha visto disminuido por falta de obras públicas nacionales, y “en los últimos meses hemos perdido muchos puestos de trabajo por la finalización de obras del Plan Castello que no ha garantizado un mínimo de ocupación de trabajadores”.

Consideró que “si bien ha habido algún crecimiento (en la venta) de corralones” esto “no refleja el trabajo registrado”.

En cuanto a los números que arroja la bolsa de trabajo, Miller advirtió que se necesitan recuperar en toda la zona atlántica unos 2.000 puestos de trabajo y además es escasa la ayuda del gobierno a la desocupación.

Muchas son las obras que están paralizadas en la provincia.

Por otro lado, se mostró pesimista en torno a inversiones para lo que resta del año, poniendo como ejemplo que en Viedma las obras anunciadas por el gobierno nacional, a través del municipio, “recién estaríamos viendo la proyección (en puestos de trabajo) para el segundo trimestre del año próximo, con un futuro oscuro porque ya están finalizando obras”.

El secretario de Trabajo de la provincia de Río Negro, Jorge Stopiello, dijo estar trabajando en un relevamiento propio para determinar la caída del empleo, aunque resulta “difícil” medirlo porque están prohibidos los despidos. “Denuncia por despidos no tenemos, ni siquiera anónimas, sólo fue en abril que lo salimos a tirar para atrás en seguido, pero ahora estamos teniendo otro tipo de problemas: los pagos en sueldo en tiempo y forma”, apuntó ante Río Negro.

Admitió que las actividades más complejas, como económicas y hoteleras, están bajo la cobertura de la Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP), aunque sí “tenemos un montón de suspensiones por el artículo 223 bis del Convenio Colectivo de Trabajo (CCT)”.


Neuquén: crece la demanda por el seguro de desempleo


Los despidos continúan en pandemia, en muchos casos, bajo otras figuras como los acuerdos de desvinculación o renuncias presuntamente forzadas, según los datos cualitativos que llegan a la delegación Neuquén del ministerio de Trabajo de la Nación.

Las personas que se presentan para lograr el seguro de desempleo llegaron a 307 en junio, cuatro veces más de las solicitudes con las que se contaba al inicio de la pandemia, se indicó desde la delegación territorial.

El beneficio se entrega a personas que tienen al menos 6 meses de empleo registrado.

La delegada de Nación en el ministerio nacional, Asunción Miras Trabalón, especificó que de acuerdo a las consultas que llegan a las consultorías legales “en la construcción, a muchos les dicen que finalizó la obra, que no hay más trabajo; pero a la semana reanudan la misma tarea con otros trabajadores. Es aprovechamiento de contratos a plazo fijo para tareas habituales”, especificó.

La crisis económica corto las inversiones en Vaca Muerta.

Se les aconseja en este caso, la vía legal por fraude laboral. “Son formas de eludir el despido, que está prohibido. Inventan una causa falsa, como el anuncio de que finalizó la obra y se los obliga a renunciar”, destacó.

En el caso de las mujeres que se desempeñan en gastronomía, como parrillas, rotiserías o tiendas “notamos un hostigamiento y maltrato hasta que el ambiente de trabajo se hace insostenible, y renuncian. Esto no ocurre con los varones”, ejemplificó.

En la delegación reciben de 15 a 20 consultas diarias por motivos de desempleo. Son empleos en casas particulares con reducción de haberes en forma unilateral. El caso más continuo de consulta es el de servicios petroleros y gastronomía. “Reciben propuestas indemnizatorias inconvenientes; el despido está prohibido y en caso de que se acepte el despido sin motivo, la indemnización debe ser doble”, recordó la delegada.

Por eso los empleadores en el sistema privado, apelan a otras figuras de rescisión de contrato de común acuerdo.

Los datos de los acuerdos de desvinculación o los conflictos por despido se tramitan en la subsecretaría de Trabajo de la provincia, a cargo de Ernesto Seguel.

Desde los gremios, en el caso de Comercio, se indicó que lejos de reducir la cantidad de empleados durante la pandemia, el registro de afiliados por empleo registrado aumentó.

En la zona de Confluencia (Neuquén, Senillosa, Plottier, Cutral Co, Centenario, Añelo y Vista Alegre), el registro de altas de afiliados sumó más personal durante la pandemia.


Comentarios


En junio la región perdió 11.500 puestos de trabajo