En mayo la región de Río Negro y Neuquén perdió 8.800 puestos de trabajo

Si bien la cifra es importante, se observa una desaceleración sobre la expulsión de trabajadores del sistema. Neuquén, la más afectada con 5.700 bajas por la crisis petrolera y la falta de diversificación de su matriz productiva. El campo ayudó en Río Negro.





El sector hidrocarburífero es uno de los más golpeados en esta crisis.

La estadística oficial muestra que la pandemia se hizo sentir también en mayo.

Los números que dio a conocer el ministerio de Trabajo de la Nación reflejan que el sector privado regional expulsó del sistema durante ese mes a 8.800 trabajadores.

El informe realizado por la cartera que lidera Claudio Moroni da cuenta de que en Río Negro y Neuquén el sector privado declaró en mayo de este año 211.300 trabajadores registrados, cifra que muestra una caída interanual levemente por debajo del 4% cuando se lo compara con los 220.100 trabajadores registrados en mismo mes del año pasado. 

Si bien es un número muy importante dentro del contexto de la economía regional, mayo mostró una clara desaceleración en las pérdidas de puestos de trabajo. En abril, en medio de una cuarentena estricta, el sector privado de Río Negro y Neuquén había expulsado del sistema a 10.800 trabajadores reflejando una caída interanual del 5%. Fue el momento en que la economía a nivel nacional se había desplomado más del 26%.

Para junio distintos análisis privados señalan que está caída volverá a moderarse, teniendo en cuenta las progresivas aperturas económicas en distintos puntos del país, aunque estiman que recién para fin de año podríamos llegar a ver algunos números positivos en materia laboral.

Sin lugar a duda mucho dependerá esto de como evolucione la economía a nivel nacional y cuáles serán los sectores que podrán acompañar este crecimiento. A nivel país se observa esta misma tendencia. En mayo hubo la friolera de 294.600 asalariados privados menos que hace un año (ver recuadro).

Neuquén, golpeada

Las estadísticas oficiales señalan que el sector privado de Neuquén declaró en mayo de este año 114.500 trabajadores. La cifra refleja una pérdida de 5.700 puestos teniendo en cuenta que en el mismo mes de 2019 se habían registrado 120.200 trabajadores.

Cuando se analiza la evolución de los datos en estos primeros cinco meses del año, se observa claramente que abril fue el punto de inflexión en lo que respecta a la expulsión de mano de obra del sistema.

Ese mes Neuquén perdió 5.900 puestos de trabajo. Al comparar mayo con el mes pasado, la caída fue 0,3%.

El golpe sobre el mercado de trabajo en la Provincia está concentrado en el sector hidrocarburífero y, en menor medida, en el comercio y el turismo. La fuerte caída registrada en el nivel de actividad petrolera repercutió en forma directa sobre la eliminación de puestos de trabajo. Las grandes empresas están haciendo ajustes sobre su personal ofreciendo distintas alternativas de retiros voluntarios para no ir contra la Ley que impide el despido de personal.

Desde el Gobierno Nacional son pocas las apuestas que se hacen para el desarrollo de las áreas de Vaca Muerta e YPF, la nave insignia en nuestra región, está pasando por un muy difícil momento económico y financiero, lo que hace prever muy bajos niveles de inversión para los próximos años.

En peor situación se encuentran las medianas y pequeñas empresas de servicios ligadas a esta actividad.

Neuquén, al contar con una matriz productiva poco diversificada y concentrada en la producción de gas y petróleo, está sufriendo los embates de la crisis económica en forma mucho más profunda que otras Provincias del país. 

Apoyo del campo

Los datos suministrados por el Gobierno Nacional muestran que en Río Negro durante mayo el sector privado declaro 96.800 trabajadores formales. La cifra refleja una caída interanual del 3% cuando se la relaciona con los 99.900 consignados en mayo de 2019.

Haciendo una simple cuenta, la Provincia perdió en mayo 3.100 puestos de trabajo en términos interanuales, lo que muestra una fuerte desaceleración sobre la expulsión de mano de obra teniendo en cuenta que en abril -el mes de menor nivel de actividad económica- Río Negro había perdido 4.900 puestos de trabajo.

Los números marcan claras diferencias con lo que ocurrió en Neuquén. Esto se debe fundamentalmente a la fuerte tracción que generó el sector agroindustrial en Río Negro. El sistema frutícola, la horticultura (encabezado por la cebolla), el sector industrial cárnico y otros esquemas de producción menores permitieron sostener parte de empleo que fue afectado por la pandemia y la cuarentena.

Datos clave

5.700
fueron los puestos de trabajo perdidos en Neuquén durante mayo de este año. En abril sumaron 5.900.
3.100
fue la caída de empleo que registro Río Negro durante mayo. En el mes anterior había llegado a los 4.900.

El sector comercial neuquino fue uno de los más castigados


En Neuquén el coronavirus tuvo un impacto económico severo. Tanto en el sector privado, principalmente por la crisis petrolera, como en la recaudación del Estado.

El titular de la Cámara de Comercio de Neuquén, Daniel González, explicó que la realidad que vive el comercio local es grave. Recordó que hay al menos unos 500 locales que están vacíos, de acuerdo al relevamiento que desde el organismo que preside, Acipan, realizan casi mensualmente.

“Es cierto que casi todas las actividades están habilitadas, pero la reactivación no se sentirá hasta que la principal actividad de la provincia, que es el petróleo, no esté funcionando a pleno. Hoy el nivel de movimiento en los yacimientos debe estar entre el 15 y el 20 por ciento”, agregó González.

Puntualmente la industria petrolera, que tiene a la mayoría de los operarios con suspensiones y salarios mínimos, es uno de los sectores donde más se sintió el impacto laboral de la pandemia. También la construcción que, pese al sostenimiento de la obra públicada y la habilitación de la privada, nunca recuperó los niveles de actividad que supo tener. En el caso de comercio también hay otro escenario para observar la cuestión del desempleo. Si bien las cesantías no están permitidas explícitamente por un decreto, lo que ocurre en la práctica son las desvinculaciones que se hacen por “mutuo acuerdo”. (Agencia Neuquén)


El turismo en Río Negro es la gran preocupación


El ministro de Trabajo de la Nación Claudio Moroni confirmó a las provincias que se observa una desaceleración en la caída del empleo.

Los dichos fueron vertidos en el marco del Consejo Federal de Trabajo, según reveló a Río Negro el secretario del área en la provincia, Jorge Stopiello.

El funcionario provincial interpretó que “desde la médula” el modelo de relaciones laborales de Argentina “sostiene el empleo”, y en ese sentido, de ahí “se desprenden tres medidas”.

El sistema frutícola mantuvo su demanda laboral.

Puso como ejemplo que las distintas medidas aplicadas permitió en Río Negro más de 200 homologaciones en 180 empresas que cubrieron a 2.000 trabajadores.

Asimismo, indicó que durante mayo y junio comenzaron a moverse “de a poco” tres actividades como gastronomía, comercios y construcciones con lo cual algunas mediciones dieron que algunas empresas determinaron una caída de 0,1%. Admitió que sí hubo descensos entre los monotributistas, autónomos y casas particulares.

Por su parte, el presidente de la Federación de Entidades Empresarias de Río Negro (FEERN), Walter Sequeira, reconoció que existe una disminución en la “gran caída” que tuvo el empleo.

Si bien consideró que algunos rubros como el comercio, petróleo y fruticultura “se han tranquilizado un poco” en materia de despidos,  desde el punto de vista laboral el turismo atraviesa momento crítico, un “duro golpe” sobre todo “en algunas provincias como la nuestra”. (Agencia Viedma)


A nivel nacional hay 294.600 asalariados menos


Con una leve mejora frente al piso de la actividad económica registrado en abril pasado en medio de la cuarentena más rígida y, pese a las medidas oficiales para sostener al empleo, en mayo en todo el país hubo 294.600 asalariados privados menos.

La cifra refleja una caída interanual del 4,8%.

Si se toma la cantidad total de personas con trabajo registrado la retracción fue de 3,4% con relación al mismo mes de 2019. Esto significa 409.000 trabajadores menos. Con relación a abril, el número de ocupados registrados cayó 0,8% (unos 92.000 trabajadores menos).

Además, a nivel país, en el mes se reflejó un fuerte impacto negativo sobre los trabajadores de casas particulares, y en los independientes, como monotributistas y autónomos.


Comentarios


En mayo la región de Río Negro y Neuquén perdió 8.800 puestos de trabajo