Obligaciones y estados de ánimo



Weretilneck está dedicado a los procesos locales para lograr base territorial de su partido. En Roca busca instalar un contrapeso al FpV, e irá realmente por Cipolletti.

Dicha y entumecimiento. Dos sensaciones amarradas todavía en los espíritus de Juntos y el FpV cuando llega la obligación de las fases municipales.

El FpV sigue tullido. Martín Soria continúa apaleado, entonces no hay conducción. En su única reacción ratificó su abstraída práctica. Se cerró en Roca y llamó a elecciones para el 23 de junio. Se concentrará en convalidar su poder territorial. Un triunfo revitalizará ánimos y acallará críticas. Lo alentaría a liderar la lista al Senado y hasta podría impulsar -como se lo pidieron- a la senadora Magdalena Odarda para la Cámara Baja.

El resto de la dirigencia del FpV deriva, atada a su pasividad. La forzada parálisis choca contra la natural transformación poselectoral y los armados municipales. Algunos igualmente se animan, pero frente al vallado partidario sus actos parecen insubordinaciones. Bariloche fue la muestra. El exlegislador Ovidio Zúñiga llamó a un encuentro para asumir “el protagonismo necesario”. El malestar del núcleo sorista emergió cuando se supo que esa reacción crítica no fue aislada, pues respondía a maniobras de “propios”, como Alejandro Ramos Mejía y Ramón Chiocconi. Ambos abandonaron al gastronómico después de las reprimendas. Existieron otros casos aunque siempre perduró la forzada obediencia.

Soria sigue guarecido, tres semanas después de la derrota. Vale recordar que su padre Carlos, su guía, tras su caída provincial del 2003, en similar plazo, ya había sacudido al PJ y participado en una interna para lograr la candidatura que en octubre significó su victoria por el Municipio de Roca. Eso fue el cimiento del actual dominio familiar, con 16 años y la posible continuidad con la diputada María Emilia Soria. El intendente tiene un atenuante etario: su traspié lo afrontó con diez años menos que su padre.

Ella ya es candidata. Sugirió -en diálogo con “La Comuna”- una postura abierta, incluso elogiosa de la gobernadora electa, Arabela Carreras (que hoy viaja a EE. UU.). Oxigenó así el folclórico discurso, a pesar de que hoy parezca ciencia ficción. Dudas entendibles en ese mundo tan lacrado. El viernes, Martín Soria -finalmente- convocó a un encuentro dirigencial para el martes, pero circunscripto a legisladores electos. Reaseguro de un auditorio alineado.

Weretilneck garabatea una figura en el aire y explica su fervor por las elecciones municipales. Lo dibuja con que Juntos es fuerte en su centro (la provincia) pero, sin superficie arriba (anclaje nacional) y sin base (municipios).

En Roca, buscará instalar -como mínimo- un contrapeso al FpV en el Concejo. Negocia con Cambiemos. El gobernador pidió sondeos mientras se piensa en Gerardo Blanes y Carlos Pablo para la jefatura municipal.

Soria convocó finalmente a la dirigencia del FpV para el martes. Mañana cierran plazos para candidaturas en las elecciones municipales.

Juntos sí irá -realmente- por Cipolletti, con Claudio Di Tella. Esta decisión sorprendió a Aníbal Tortoriello, que creyó -hasta último momento- que Weretilneck no lo haría y transmitió incluso una propuesta para compartir listas (le ofreció dos lugares en el Concejo). Nunca llegó la respuesta. La opción de Julio Arriaga había quedado atrás. Tres factores confluyeron en favor de Di Tella: su actitud entusiasta (ausente antes), su mejor posicionamiento (ECO lo ubica cinco puntos debajo de Tortoriello) y el respaldo de la dirigencia cipoleña.

El oficialismo confía en remontar esos cinco puntos antes del 23J. Para eso, valoran que a Di Tella lo identifican mucho con Juntos, que tiene un respaldo superior al 65%. Y el intendente tiene un desequilibrio: va con la boleta del Pro y el presidente Macri tiene solo un 20% de aceptación.

Mañana cierran candidaturas en otros trece municipios que votan en junio. Al final, Luis Beltrán no iría, ya que el STJ -según trascendió- no avalaría ese proceso.

El gobierno vuelve al trajinar electoral. Tiene complejidades estatales por resolver. Mañana vuelve a renegociar salarios con gremios. Solo Unter tendrá una oferta, como compensación de los adicionales otorgados a la administración central. Todo, por ahora, encarrilado, y el oficialismo mantiene su regocijo electoral.


Comentarios


Obligaciones y estados de ánimo