Comenzó la “puesta en valor” de la calle Onelli

El municipio anunció el inicio de los trabajos de repavimentación de dos cuadras. Alrededor de 35 millones de pesos serán destinados a obras de asfalto durante el 2017.



1
#

Al menos dos cuadras de Onelli estarán cerradas al tránsito por varias semanas.(Foto: Marcelo Martínez )

2
#

Comenzó la “puesta en valor” de la calle Onelli

El municipio comenzó los trabajos de asfaltado en dos cuadras de la deteriorada calle Onelli. La obra se encuadra en un plan de “puesta en valor” de cara a la creación de un centro comercial a cielo abierto.

Esta mañana se procedió a la interrupción del tránsito en la zona y la ubicación de maquinaria para romper las viejas capas de asfalto que se sorteaban entre grietas y baches. Gennuso recorrió este mediodía el avance de los trabajos que se concentraron en la cuadra que se ubica entre Elflein y Gallardo.

Las tareas son coordinadas por la Subsecretaría de Obras y Servicios Públicos y la obra se financiará con fondos municipales. El presupuesto asignado es de 3,5 millones de pesos y la empresa a cargo será Codistel.

Desde la comuna se indicó que la adjudicación directa se realizó después de que quedaran desiertos los dos llamados a licitación privada lanzados a lo largo de 2016.

Una segunda etapa incluirá la cuadra comprendida entre Moreno y Elflein, dando por inaugurado el plan de bacheo de este año.

Los trabajos en esa zona también obligaron a reordenar el tránsito vehicular en la principal arteria que comunica el centro con el Alto de la ciudad. Por este motivo, y hasta un próximo aviso, las líneas 40, 41, 50, 51 y 61, circularán por calle Elflein, Frey, Tiscornia y luego desde ahí retomarán su recorrido habitual.

Hace algunas semanas el secretario de Hacienda, Ariel Gomis, dijo a “DeBariloche” que para este año se prevé invertir alrededor de 35 millones de pesos en obras de asfalto pero con otra fuente posible de financiamiento.

El intendente Gustavo Gennuso respalda la emisión de bonos en dólares que proyecta el gobernador Alberto Weretilneck para llevar adelante un plan de obras en la provincia.

El gobernador comprometió fondos para obras en los municipios en el caso de que el endeudamiento sea autorizado. Y Gennuso adelantó que pretenden usar esos recursos para “obras de conectividad vial”.


Onelli, la calle de los contrastes, también pide inversión

Una arteria vital recorre Bariloche de norte a sur y describe como ninguna otra el mosaico social de la ciudad, con su bullente actividad comercial, el tránsito caótico, la venta ambulante y la influencia creciente del Centro Administrativo Provincial, que convoca día a día a miles de personas.

La calle Onelli es una de las más largas del área urbana y la que concentra el mayor números de locales orientados al público barilochense. Se cruza con la icónica y turística Mitre cerca del lago, y desde allí remonta la pendiente natural en dirección sur, hacia el Bariloche profundo y obrero, el de las casas bajas y la tertulia en la vereda.

Proyecto de modernización

La Cámara de Comercio presentó hace casi dos años un proyecto para modernizar la calle Onelli y transformarla en un centro comercial “a cielo abierto”. Pero encontró escaso eco en el municipio y el cambio de gobierno de diciembre pasado terminó de paralizar todo.

Recién este mes el subsecretario de Planeamiento Urbano, Pablo Bullaude, convocó a los referentes de la Cámara de Comercio para retomar aquel proyecto, al que consideran más justificado que nunca, dada la ausencia histórica de inversión estatal en Onelli, que resalta aun más desde que está en marcha el millonario plan de remodelación de la Mitre.

Mientras en esta última abundan las chocolaterías, los bancos, los hoteles y los restaurantes refinados, la Onelli se caracteriza por las tiendas de saldos, las mueblerías, las casas de crédito rápido y caro, los bazares y las fiambrerías de pizarra pintada a la cal.

En el último tiempo Onelli cobró nuevo carácter con la apertura del Shopping Patagonia, que alberga el único complejo de cines de la ciudad y el casino destinado al público residente. También se convirtió en referencia para los compradores de electrodomésticos, desde que eligieron asentarse allí las principales cadenas de ese rubro.

Otro dato nuevo es que, después de casi 20 años, Onelli volvería a albergar un banco, esta vez a la altura del 1.200. Así lo anuncia un cartel ubicado sobre la fachada del local.

Justo en esa misma cuadra, la vereda opuesta concentra desde hace años los puestos de venta callejera que ahora el municipio quiere relocalizar.

El vicepresidente de la Cámara de Comercio, Eduardo Caspani, destacó que el despliegue de una mayor inversión pública en la calle Onelli “sería fundamental para toda la ciudad”. Señaló que esa arteria “trabaja en gran medida con público local” y necesita impulso y “un compromiso mayor” de parte del Estado.

Es común encontrar en sus veredas a madres con niños de la mano en busca de ofertas, cafeteros con esquina fija y también trabajadores que salen por su vianda del mediodía.

Santiago Palmeiro (32 años) tiene un local de ropa femenina desde hace 9 años en Onelli casi Elflein y es uno de los principales actores del proyecto de remodelación. Explicó que la idea inicial es “intervenir” dos esquinas de sitios bien distantes de Onelli a modo de experiencia piloto. Señaló que avanzarán sólo luego de construir “consenso” con los frentistas.

Ventas estables

Según Palmeiro, en el último tiempo la crisis también golpea en Onelli y aparecieron más locales cerrados, aunque destacó que las ventas son más estables a lo largo del año, sin grandes picos estacionales como los que afectan a los comercios de Mitre y Moreno. Dijo que los niveles de venta se mantienen, con picos en las fiestas, en el día del padre, de la madre y el día del niño.

Refirió que los alquileres cuestan entre 15 mil y 30 mil pesos mensuales y que -a superficies similares- son un 30% más baratos que en Mitre. Explicó que en el último tiempo muchas firmas asentadas en esta última calle abrieron sucursales en Onelli, donde llegan a un público distinto, cuyos sueldos no dependen de la actividad turística.

Dijo que un sistema de estacionamiento medido en la Onelli “no estaría mal”, pero que “sí o sí” deberá esperar a las obras de modernización.

Tramo por tramo

La Onelli tiene sólo dos semáforos (en los cruces con Gallardo y con Brown), agrupa alrededor de 200 comercios y se la puede subdividir en varios segmentos bien diferentes.

Desde Moreno hasta 25 de Mayo (siete cuadras) exhibe la mayor concentración de comercios y también de circulación peatonal. El tramo que va de 25 de Mayo hasta Brown (seis cuadras) tiene comercios más raleados y el movimiento más intenso está en la cuadra del Centro Administrativo Provincial. Entre Brown y La Paz (siete cuadras) hay complejos de viviendas y varias escuelas como la primaria 267, la especial 6 y el jardín Iglesias, del municipio.

Desde La Paz hacia el sur Onelli bordea la escuela 310 y el cementerio municipal, donde se termina el asfalto y la traza se adentra en el corazón del barrio Arrayanes.

Algunos memoriosos recuerdan tiempos de esplendor de Onelli, cuando fue escenario de los carnavales, hasta mediados de los 90. Este año volvió a vestirse de fiesta para el cumpleaños de Bariloche, ya que el municipio decidió realizar allí el desfile históricamente acaparado por la calle Mitre.

Promesas en vano

Una época que nadie añora es aquella en la que Onelli funcionó como ruta nacional y paso obligado hacia El Bolsón y la Patagonia Sur, incluidos decenas de camiones diarios de gran porte. La inauguración de la ruta de Circunvalación permitió dejarle sólo el rol de calle urbana, aunque con graves deterioros en el asfalto que Vialidad Nacional prometió reparar, y nunca cumplió.

Onelli va cambiando su fisonomía a medida que sube.

Mientras trepa al Alto desde el norte hasta el sur, Onelli recorre Bariloche.

fotos: marcelo martínez


Temas

Bariloche

Comentarios


Comenzó la “puesta en valor” de la calle Onelli