Petroleros prometen mantener la paz pero quieren soluciones para Vaca Muerta

Esta mañana se realizó una asamblea previa a la reunión que mantendrán las provincias petroleras con Nación y los resultados fueron en línea con la postura que defenderá Omar Gutiérrez. Reclamarán un aumento salarial "de emergencia" antes de octubre.



El sindicato tomó la decisión por unanimidad de sus delegados. Foto: archivo.

El sindicato tomó la decisión por unanimidad de sus delegados. Foto: archivo.

Los petroleros prometieron mantener la "paz social" y no hacer medidas de fuerza ante el negro panorama que planteó el congelamiento de combustibles para Vaca Muerta, pero reclamaron que Nación cumpla "sus compromisos" para que no se afecten ni el desarrollo ni las arcas provinciales.

Con la asamblea de esta mañana, el sindicato respaldó al gobernador Omar Gutiérrez que esta tarde será parte de la reunión convocada por Nación junto a otras provincias petroleras.

La clave será definir quién asume el costo de fijar un precio para el barril a USD 59 y otro para el llamado "dólar petrolero" a $45,19 . Por ahora ese peso recae en las regalías provinciales y en la rentabilidad de las empresas, que ya empezaron a anunciar frenos en sus proyectos y bajas de equipos: uno de Vista Oil y otro de Tecpetrol.

Sobre este punto, el dirigente petrolero y senador del MPN, Guillermo Pereyra aclaró que no harán medidas de fuerza, pero tampoco permitirán despidos injustificados. En uno de los puntos del documento que votó la asambleas se resaltó: "rechazamos la actitud de algunas empresas que pretenden ponernos en situaciones beligerantes con el fin de solucionar sus problemas comerciales."

Esta postura firme pero pacifista fue una nueva muestra de buena voluntad de parte del sindicato para facilitar las negociaciones de hoy. La organización manifestó estar del lado de los gobiernos provinciales de Río Negro y Neuquén por el impacto en los desarrollos hidrocarburíferos ante la inseguridad que producen los cambios en las "reglas del juego".

También apoyó el congelamiento de los combustibles y pidió que se extienda a las tarifas del gas y las luz y los precios del GNL de los taxistas y autos de alquiler. Por lo que, sin decirlo en el documento, queda claro que esperan que sea el gobierno nacional sea quien absorba los costos de la medida.

Pereyra adelantó que enviarán una nota al ministerio de Trabajo de la Nación para que reabra la paritaria del sector y reclamarán un aumento salarial "de emergencia" que pueda compensar la pérdida de poder adquisitivo del último mes, que estimaron cercano al 25%.

El acuerdo que había firmado el gremio tenía una cláusula de revisión en octubre en función de la inflación que se registrara en ese período, pero el dirigente afirmó que se necesitan medidas antes. "Vamos a dedoblar la apuesta: no queremos que nos despidan y queremos un aumento salarial", afirmó frente a la multitudinaria asamblea.


Comentarios


Petroleros prometen mantener la paz pero quieren soluciones para Vaca Muerta