Pintar para ayudar: el arte como vehículo para la solidaridad

Lukas Nicolino perdió la movilidad de su mano derecha por un accidente, pero aprendió a pintar con la izquierda y, tras un encuentro revelador, dedica su talento a recaudar fondos para niños con necesidades. Una historia de superación y, sobre todo, de amor.





A veces hay obstáculos que frenan por completo un sueño. Palos en la rueda que no hacen más que truncar un avance, o tornar imposible un objetivo. Y también están los otros obstáculos, esos que son complicados de superar pero que, luego, ofrecen una gran recompensa.


Lukas Nicolino es un ejemplo claro de cómo la vida puede dar un giro de 180° de un día para otro pero, también, puede ofrecernos la posibilidad de sobreponernos a todo. Porque así como un accidente le imposibilitó la movilidad de su mano derecha, hoy Lukas utiliza su arte para la solidaridad, buscando cambiar las vidas de los demás.

La cuarentena fue un momento de quiebre. Porque Nicolino, que es también Licenciado en Relaciones Públicas y tiene un posgrado en Mercado de Capitales, decidió aprovechar su talento y su sensibilidad artística para superar sus problemas. Fue así que, con la mano derecha sin movilidad, comenzó a usar la zurda para pintar y, sobre todo, ayudar.

Para volcarse de lleno a este trabajo solidario fue necesario el interés de Lukas pero, también, una situación que se dio de forma fortuita y terminó sirviendo de disparador. Es que su primer retrato, homenaje a Romina Yan, iba a ser un regalo para Cris Morena. Sin embargo, Franco Yankelevich (el hijo mayor de la actriz) se cruzó con él y acordó la compra de la obra, con la intención de donar las ganancias a algún niño que necesitara una ayuda económica. Y de ese punto en adelante, Nicolino comenzó a buscarle valor a su arte desde ese costado.

A sus 39 años, el artista busca a famosos y les presenta sus proyectos, para armar un “operativo solidario”. ¿Cómo se desarrolla? Básicamente, Lukas retrata a un famoso, el famoso firma el retrato, luego se venden bonos de unos $300 para los fanáticos y, finalmente, se realiza el sorteo de la pieza artística. Y claro está, lo recaudado apunta a una causa solidaria. Así ha trabajado, por ejemplo, con el “Cholo” Simeone, Fabián Cubero o el trapero Duki, por dar algunos de los tantos ejemplos.


Su modus operandi logró generar la atención de varios famosos y, además, cambiar la vida de muchos jóvenes y niños. Por ejemplo, su arte fue fundamental para ayudar a Aaron, un chico de solo 4 años que tras un incendio en su casa perdió sus manos y sufrió el fallecimiento de su madre, además de algunos problemas madurativos que surgieron por inhalar el humo del lugar. O a Iván, quien gracias a esta movida de Lukas logró realizarse unas esperadas operaciones de vista y evitó la ceguera.

La movida solidaria de Nicolino continúa, y en este momento se encuentra desarrollando dos operativos. Uno para Valentín, un niño que necesita una operación de oídos y debe recaudar 17 mil dólares. En este caso, el trapero L-Gante es el famoso elegido y comprometido para sumarse.

Otra de las cruzadas es para ayudar a la Fundación Sur Solidario, que tiene 4 sedes y que brinda educación y alimento a más de 2 mil jóvenes. Para esta movida están comprometidos Nicki Nicole y Axel.


Para conocer más sobre la historia de Lukas y su trabajo, o para ver en qué proyectos está trabajando, pueden seguirlo en su cuenta de Instagram, bajo el usuario @lukasnicolino.

En poco más de un año, la vida de Lukas dio un giro impresionante. Porque pasó de encontrarse con un duro obstáculo a superarlo con creces. Y en el medio, logró llevar adelante una movida solidaria tan necesaria como emotiva. Porque así como a él le tocó superar ciertas adversidades y tuvo una cuota de suerte cuando fue necesario, muchos otros no tienen ese factor que cambia todo. Y en esos casos, Nicolino aprovecha su arte como vehículo para la solidaridad.


Comentarios


Seguí Leyendo

Pintar para ayudar: el arte como vehículo para la solidaridad