Insólito: un preso se tragó una bombilla en Paraná y dio una extraña excusa

En medio del post operatorio, el hombre se fugó del hospital y fue recapturado.





Con una extraña excusa, un preso se tragó una bombilla y, cuando terminó la operación para su extracción, se fugó del hospital San Martín en Paraná.

Se trata de Carlos Gabriel Olivares, quien cumple condena en la Unidad Penal N°1 de esa capital, quien explicó que había absorbido el elemento porque tenía problemas familiares. Producto de la urgencia, debió ser internado e intervenido quirúrgicamente.

Finalmente, cuando terminó la operación, el detenido aprovechó un descuido de la custodia y se fugó de la institución donde permanecía.

Tras darse el alerta de su salida y posterior búsqueda, los efectivos lo hallaron en la casa de una familiar «con la que tendría algún vínculo afectivo» en el barrio Las Flores de Paraná, según se informó oficialmente.

Finalmente, el recapturado fue derivado nuevamente al hospital hasta que cumpla con los plazos del post operatorio.

La historia se inició el pasado 10 de enero, cuando Olivares fue internado de urgencia en horas de la madrugada tras una crisis de nervios. Luego de varios estudios, los médicos encontraron que el joven se había tragado una bombilla y fue intervenido quince días después.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Insólito: un preso se tragó una bombilla en Paraná y dio una extraña excusa