Pereyra se lanzó y prendió fuego al MPN: «El futuro de Neuquén es incierto»

Como había anunciado, la lista "Azul y Blanca" competirá en las internas del partido provincial. El dirigente provincial reclamó apertura y citó a Perón: "Quienes quieran oír, que oigan".





El dirigente petrolero Guillermo Pereyra publicó una dura carta contra la conducción actual del MPN para confirmar lo que ya había anunciado, que su lista, la «Azul y Blanca», participará de las elecciones de autoridades internas. El actual vicepresidente de la Junta de Gobierno acusó al partido provincial de estar cerrado y a la gestión de Gobierno de no estar a la altura de las circunstancias. También reclamó recordar los orígenes vinculados al Partido Justicialista y citó a Juan Domingo Perón: «quienes quieran oír, que oigan». Los integrantes de la lista de Pereyra renunciaron a la Junta de Gobierno y a la Convención, donde tenían un tercio de los cargos y el mismo líder petrolera ocupaba la vicepresidencia.

En la carta no se mencionó al actual gobernador y presidente de la Junta de Gobierno, Omar Gutiérrez, pero sí de desglosaron críticas a las autoridades del partido y al Gobierno provincial. Lo primero que hizo Pereyra fue denunciar que su espacio «nunca fue valorado ni respetado» en la alianza que hizo con la lista Azul, de Jorge Sapag, para las internas del 2018.

Aseguró que esto ocurrió por «una metodología verticalista» y que su lista construirá un espacio participativo, no «de actos proselitistas o reuniones por Zoom para la foto». Puntualizó que el MPN se cerró ante la participación de sus afiliados en el «peor momento de la historia» (en referencia a la pandemia).

En la carta, Pereyra acusó a la actual conducción de no recorrer la provincia, de alentar «acuerdos palaciegos», de trabajar desde «las sombras y el individualismo».

En los últimos años nuestro gobierno ha tenido una mirada muy cerrada, burocrática, pensada y alimentada por los mismos funcionarios que después son sus candidatos.»

Fragmento de la carta de Guillermo Pereyra.

Las críticas al Gobierno provincial comenzaron con el reconocimiento al personal de Salud y el pedido de repetir el mismo estilo de gestión que se aplicó en la campaña de vacunación contra el coronavirus, al resto de los sectores. «Respuestas rápidas y concretas pensando en el bienestar de todos y no en el beneficio personal de unos pocos», sintetizó.

Luego, afirmó que el Turismo se desarrolla gracias a sus actores privados porque el Gobierno provincial «se ha quedado muy corto en el acompañamiento».

El golpe más duro llegó casi al final de la carta: «el futuro de Neuquén es incierto». Pereyra planteó una suerte de desconcierto por la situación económica de la región, cuando hay otras provincias que sin regalías y viviendo de la coparticipación federal, tienen equilibrio fiscal y no tienen deudas.

«¿Vamos a seguir endeudándonos para pagar gastos corrientes sin dar solución a los niveles de pobreza que tenemos?», protestó.

Otro punto que apareció es el de la apertura no solo la apertura a los afiliados, sino a «otros sectores de la vida pública neuquina que respetan y se referencian en nuestro Movimiento». «Nunca debemos perder de vista que el Movimiento Popular Neuquino nace de la proscripción del Partido Justicialista y se nutre de sus ideas políticas: la Soberanía Política, la Justicia Social, la Independencia Económica y el Federalismo; teniendo en cuenta que que también confluyen en nuestro espacio radicales, socialistas e independientes», desarrolló.

Una vez que la carta se difundió, Pereyra habló con algunos medios. Dijo a AM550 que no va a ser candidato y que no se va enojado, ni con Gutiérrez ni con nadie, sino que tienen diferencias. Contó que aceptaría a Rolando Figueroa si llega sin candidaturas y que no pudo hablar con Sapag porque estaba aislado. «Acá no hay pelea, no hay agravios, no hay nada», destacó.

Esta no es la primera polémica vinculada a las internas del MPN. El diputado Figueroa, quien derrotó a lista Azul en las PASO, aseguró que «el presidente del partido no puede ser el gobernador». Gutiérrez respondió que había un “interés egoísta coyuntural” y le recordó, en 2014 le pidió que sea el gobernador y presidente de la Junta.

La carta completa

«Quienes quieran oír que oigan…»
En 2018, quienes representamos la Lista Azul y Blanca dejamos de lado todas las aspiraciones sectoriales y nuestras candidaturas para apoyar de manera orgánica a un Gobierno que entendimos propio y a un partido político, el Movimiento Popular Neuquino, que respetamos por encima de todas las diferencias.

Entendimos que nuestro mejor aporte político era construir con nuestra voz y con nuestras propuestas la unidad política partidaria, que nos llevaría nuevamente a ser Gobierno en la provincia del Neuquén.

Sin especulaciones y con militancia, la dirigencia Azul y Blanca trabajó por la unidad detrás de un proyecto representativo de las aspiraciones de bienestar de nuestros Compañeros y del pueblo de nuestra provincia.

Lamentablemente, a más de dos años de esa decisión, con mucho pesar, debemos decir que nuestro esfuerzo genuino por respaldar y apoyar un proyecto partidario de gobierno nunca fue valorado ni respetado.

En este tiempo jamás hemos sido escuchados ni se nos hizo partícipes de alguna decisión como consecuencia de una metodología verticalista que en nada aporta al debate de las ideas.

Por eso llegó el momento de decir basta y empezar a construir una nueva alternativa política.

Una propuesta política provincial amplia y alejada de la burocracia y los acuerdos “palaciegos”, ajenos al interés real de los trabajadores, de los jóvenes, de los empresarios y de los productores, que todos los días con su esfuerzo ponen en marcha el motor de la provincia.

Queremos una construcción colectiva, porque nada bueno se construye desde las sombras y el individualismo.
Queremos un Movimiento Popular Neuquino y un Gobierno provincial de cara a la gente, como prometía ser aquel proyecto colectivo que acompañamos en el 2018.

La necesidad de la construcción de una alternativa política surge como consecuencia de escuchar y en el diario encuentro cara a cara con los afiliados, e incluso con quienes apostaron por este Gobierno. Son los propios neuquinos quienes nos han manifestado la necesidad de reactivar la política provincial.

En el peor momento de la historia de nuestra provincia, del país y del mundo, con una pandemia que devastó familias y sigue causando grandes daños, el partido provincial decidió cerrar sus puertas y puso llave a la posibilidad de participación de sus afiliados.

Cuando hablamos de participación no hablamos de actos proselitistas o reuniones por Zoom para la foto. Hablamos de trabajo conjunto y participativo, de acciones concretas que vayan de la mano de las necesidades de nuestra gente. Hablamos de recorrer el territorio, de visitar a los vecinos e involucrarnos en sus vidas.

Es para rescatar el trabajo llevado adelante por el personal de Salud en nuestra provincia, quienes llevaron adelante un plan de vacunación histórico que nos permitió iniciar el 2022 con uno de los niveles más altos de inmunización en el país.

Ese es el rumbo que debería llevar el Gobierno en todos sus estamentos y esas las acciones que los neuquinos nos demandan: respuestas rápidas y concretas pensando en el bienestar de todos y no en el beneficio personal de unos pocos.

El Turismo ha permitido un movimiento económico en estos meses que nuestra provincia estaba esperando, miles de argentinos eligen nuestra provincia para vacacionar.

Un éxito que debemos reconocerle a cada uno de los hombres y mujeres que integran las Pymes del sector, emprendedores y a todos los empresarios neuquinos que continúan apostando día a día en esta provincia.
Pero el Gobierno provincial se ha quedado muy corto en el acompañamiento y ha demostrado una gran falta de gestión en el mejoramiento de la infraestructura, la conectividad y los servicios que el sector demanda.

Una vez más Neuquén sale adelante gracias al empuje de sus trabajadores y empresarios. Mientras tanto el Gobierno provincial mantiene una deuda con cada sector de nuestra Economía.

El futuro de Neuquén es incierto. Por eso cuestionamos al gobierno provincial y a sus funcionarios, quienes alejados del territorio y encerrados en sus despachos se muestran incapaces de resolver los problemas de la gente.

Pedimos a nuestros funcionarios a caminar la provincia, a abandonar sus zonas de confort y gobernar desde el territorio. Neuquén los necesita.

¿Qué va a pasar con la provincia?. ¿Vamos a seguir endeudándonos para pagar gastos corrientes sin dar solución a los niveles de pobreza que tenemos?

Hay provincias que tienen equilibrio fiscal, no tienen deuda, no tienen regalías y viven de la coparticipación federal.
Neuquén tiene una gran producción e ingresos por regalías hidrocarburíferas, pero si no hacemos un cambio profundo respecto al aprovechamiento de estos recursos, vamos a seguir teniendo pobreza y desocupación.

El MPN es un partido provincial, por eso entendemos que hay que abrir el espacio político para poder trabajar junto a otros sectores de la vida pública neuquina que respetan y se referencian en nuestro Movimiento.

Nunca debemos perder de vista que el Movimiento Popular Neuquino nace de la proscripción del Partido Justicialista y se nutre de sus ideas políticas: la Soberanía Política, la Justicia Social, la Independencia Económica y el Federalismo; teniendo en cuenta que que también confluyen en nuestro espacio radicales, socialistas e independientes.

En los últimos años nuestro gobierno ha tenido una mirada muy cerrada, burocrática, pensada y alimentada por los mismos funcionarios que después son sus candidatos.

Por el contrario, buscamos construir un nuevo proyecto colectivo. Sin liderazgos en las sombras, que no le hacen bien ni al partido ni a la provincia.

(*)»Quienes quieran oír que oigan, quienes quieran seguir que sigan, mi empresa es alta y clara mi divisa, mi causa es la causa del pueblo, mi guía la bandera de la patria» (General Juan Domingo Perón)


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Pereyra se lanzó y prendió fuego al MPN: «El futuro de Neuquén es incierto»