Por los cortes, los ganaderos de Neuquén ya no tienen pasto y no pueden vender sus vacas

Las dos entidades del campo de la provincia de Neuquén describieron los problemas que padecen para abastecerse de insumos, vacunar y hasta para vender las cabezas que pudieron rematar debido a los inconvenientes para transitar en las rutas.





La protesta de los trabajadores autoconvocados de salud que hoy cumple 18 días en las rutas cosecha presión desde actores económicos, sindicales y políticos.

Luego de las posturas vinculadas a la afectación de los piquetes en la actividad hidrocarburífera y turística, se sumaron los sectores ganaderos.

La Sociedad Rural del Neuquén y la Sociedad Rural del Noroeste Neuquino, entidades que nuclean y representan a la mayoría de los productores de la provincia, expresaron su “profunda preocupación por la gravísima situación que generan los cortes de ruta al normal desarrollo en la provincia, de actividades productivas de carácter esencial”.

Mencionaron que “el desabastecimiento de insumos esenciales, tales como combustible, forraje, productos veterinarios y sanitarios, entre otros, ya de por sí grave para el desarrollo de las actividades productivas, ocasiona un perjuicio aún mayor debido a que en esta época del año muchas de esas actividades se encuentran en instancias claves de sus ciclos productivos”.

Adicionalmente, el perjuicio que los cortes de ruta ocasionan a la producción de bienes esenciales no sólo tendrán efectos perjudiciales para la comunidad en lo inmediato, sino que, al incidir negativamente en ciclos productivos prolongados, sus efectos se extenderán en el tiempo, indicaron las entidades rurales.

Productores de Aluminé, El Huecú, Zapala, Las Lajas y Junín de los Andes, entre otros rincones del territorio neuquino, coinciden en las profundas consecuencias que los cortes de ruta, que se sostienen en la provincia desde hace poco más de dos semanas, traen a los animales y a la producción agropecuaria, pues no llegan ni los alimentos ni las vacunas necesarias para continuar de manera saludable el ciclo productivo antes del inicio del invierno.

Un productor que tiene su tambo a 25 kilómetros de la ciudad de Aluminé está perdiendo su producción de leche y de dulce de leche, por falta de combustible para ir y venir al pueblo a entregar su producción y tampoco recibe los frascos necesarios para envasar y distribuir, ya que los camiones que los traen están varados por los piquetes y no llegan al pueblo, según el informe de la SRN.

El calendario sanitario en la producción vacuna es muy delicado, y tiene el fin de evitar enfermedades y asegurar que todo el proceso sea adecuado para un producto de consumo humano.

En Las Lajas, una productora está comprando a altos valores y a cuentagotas las vacunas que encuentra porque “es imposible demorar los tratamientos. Se termina la cobertura de las vacunaciones de primavera/verano, se viene el invierno y antes hay que poder destetar, vacunar desparasitar.

Luego aclara: “Los terneros de destete son los más frágiles. Si al stress propio del destete le sumás la baja inmunidad, las pérdidas serán enormes y se verá afectada la producción de carne de este año y del próximo”.

Una productora de Zapala asegura que ha tenido que cambiar la dieta de su ganado por la falta de insumos. “En este momento tengo algo para darles, pero ya no vamos a poder mantenerlos después del domingo. Estamos tratando de conseguir algo de pasto para no dejarlos sin nada. Pero todos en la zona tienen sus silos vacíos o los últimos rollos de pasto para su propia hacienda”.

Una productora de El Huecú explica: “Vendí hace 15 días a un feedlot de Picún Leufú 30 terneros que tenía que cargar el mismo día que la tropa llegara de la veranada. Pasaron 15 días y el comprador no los pudo llevar. Falta de combustible y cortes por todos lados. Es una situación muy difícil ya que les tengo que dar fardos a $500 cada uno, que los tenía guardados para futuras madres, a utilizar durante las nevadas complicadas de este invierno”.

Otro productor neuquino, preocupado, añade: “Estoy esperando el alimento de recría, que ya compré. Tengo los terneros encerrados para empezar, pero no tengo mucho pasto en la invernada. Todo el forraje viene de afuera, del valle Río Negro y de La Pampa, y está tan complicado circular por las rutas de Neuquén que directamente no quieren venir”.

Los rollos de pasto escasean en los campos neuquinos (Sociedad Rural del Neuquén)

Las situaciones se repiten en todo el territorio luego de un año especialmente difícil, donde la gente está cansada y la producción es compleja. Las pérdidas son grandes y el daño a los animales crece. Una productora neuquina, con la voz entrecortada, expresó: «Veremos si podemos seguir adelante con la ganadería en Neuquén o no», haciendo alusión a la gravedad de la situación actual, pero también para la decisión futura de poder continuar con esta actividad en la provincia.


Comentarios


Seguí Leyendo

Por los cortes, los ganaderos de Neuquén ya no tienen pasto y no pueden vender sus vacas