Circulación por DNI en Neuquén: días y horarios para comprar y recrearse

¿Por qué Rosario tiene controlado el coronavirus?

Pese a ser una de las ciudades más populosas del país, estuvo varios días sin casos positivos de Covid-19. El trabajo territorial en las zonas vulnerables es factor clave, según explicó a Río Negro el Secretario de Salud de de la ciudad, Leonardo Caruana.



La baja cantidad de casos en una de las ciudades más habitadas del país no deja de sorprender para bien. Lejos de ser un paraiso, Rosario tiene desigualdad y barrios con más necesidades que otros como en todos lados.
Pero cuando se repasan los números de afectados por el coronavirus a nivel nacional aparecen lugares comunes como Capital Federal y Gran Buenos Aires. Lo mismo ocurre con Chaco, la más problemática del norte argentino. En un comienzo también estaba Córdoba, mientras que la curva de contagios en la provincia de Río Negro fue creciendo y tiene muchos respecto de su escasa población.

Rosario tiene entre 1 millon y 1.200.000 habitantes. De las ciudades grandes, es la menos afectadas del país por el coronavirus: 113 casos y 95 recuperados.

Pese a que en la periferia hay varios barrios donde la pobreza y el hacinamiento hacen estragos como en todas las conglomeraciones de latinoamérica, la reproducción de casos se dio casi exclusivamente con personas que llegaron desde otros puntos del mundo o del país.

‘‘No vamos a cantar victoria nunca porque esta lucha es día a a día’’, dice Leonardo Caruana, secretario de Salud del municipio. El funcionario fue elegido para continuar en su cargo pese al cambio de gobierno que se dio el año pasado con la asunción de Pablo Javkin en lugar de Mónica Fein. Javkin formó parte del segundo gobierno de Fein y el área de Salud fue la única donde se mantuvo el equipo.

‘‘Para pensar la salud hay dos caminos: se la toma como mercancía o como derecho. Aquí se piensa en una ciudad que iguala la atención independientemente de la clase’’, declara con covicción el funcionario.
Una de las claves que explican por qué en la ciudad no se dan brotes como en otros puntos sensibles y populares del país se relaciona con el trabajo previo que lleva varios años.

‘‘Tuvimos una una evolucion favorable en el primer brote. Fueron 98 casos, de los cuales 95 ya están recuperados. Despues hubo 20 días sin casos y desde el sábado pasado, como preveíamos, volvimos a tener positivos. Esto se dio por la conectividad de otros lugares con Rosario de actividades essenciales’’.

Caruana explicó que los últimos casos se relacionan con trabajadores del transporte y viajantes.

A diferencia de la mayoría de las ciudades con alta densidad de población, donde los barrios más humildes padecen el contagio rapidamente, las intervenciones de ‘‘alerta temprana’’ surten efecto en Rosario. En este sentido, Caruana comentó que ‘‘hay un trabajo territorial en barrios vulnerables donde el rol del centro de salud es muy importante. Se aislan a los casos sosprechosos.
Con certeza, el virus fue denominado ‘‘enemigo invisible’’ y la pelea contra el mismo implica un desafío donde está en juego nada más y nada menos que la vida.

Teniendo en cuenta los resultados positivos que tuvo Rosario, bien vale repasar los conceptos sobre los cuales se toman decisiones en la materia.
‘‘La pandemia se enfrenta con todos los eslabones de la red. No se aborda esto solo con grandes hospitales, se necesita mucha presencia. Las alertas tempranas se generan con un equipo que conoce a la población. Apuntamos responder al que más necesita con más servicios. Tenemos protocolos de intervención, e incluso hay lugares preparados para aislamiento que todavia no han sido utilizados. Si se saturan los hospitales hay 1000 camas más para la población que no pueda volver a su casa. Otro factor que ayuda es haber vacunado adultos mayores en el domicilio sin que salgan de sus hogares porque forman parte de la población vulnerable’’.
Según el funcionario, el balance favorable de las políticas públicas en materia de salud en Rosario no es casualidad. ‘‘Creemos que la fortaleza de los sistemas de salud pública y tenemos historia de continuidad de 30 años en salud, incluso en la crisis de los 90’ cuando el estado se mercantilizaba acá se decidió un camino inverso con derechos y fuerte presencia territorial’’.

Caruana fue primero médico generalista por más de 12 años, después de pasar por distintos lugares. Siempre desde la Salud, formó parte del proceso iniciado por Hermes Binner, aquel que lo transformó en intendente y referente político en la ciudad, después gobernador la provincia e incluso le permitió ser candidato a presidente en 2011.

El médico menciona a Binner en su relato y afirma: ‘‘ las políticas publicas tiene que ser con gestiones colectivas y aumentar el presupuesto pero no para hacer cuallquier cosa. No entiendo la consutrucción de la política sanitaria por encima de lo partidario. En eso entra la salud mental como el trabajo social y la salud sexual y reproductiva. Trabajamos con dificultades y errores pero con coherencia y valores’’.

Caruana con Binner, quien inició el proceso de mejora sanitaria en Rosario.

Cultura sanitaria

Los hábitos se construyen y en Rosario existe una cultura en torno al cuidado de la salud. ‘‘Hay una relación de confianza entre el sistema de salud y la población. Incluso el que tiene seguridad social sabe que nuestros equipos están para cuidarlos si es necesario. Eso es un valor, porque los equipos de trabajo se implican en un proyecto y en un vínculo con la población. Eso se está viendo, hay un piso y hay una historia’’. Explica Caruana.

Además, hay un trabajo integral con distintos sectores, algunos que no están directamente relacionados al Estado. ‘‘Entendemos la salud desde lo intersectorial con otras áreas, esto no se aborda solo. Se involucran organizaciones sociales y otros sectores para construir alternativas y formas de cuidarnos distinta’’.
El secretario de Salud Rosarino advierte que ‘‘no es lo mismo hablar de prevención en los barrios vulnerables que en uno de clase media o alta. El riesgo y la prevención están condicionados por la desigualdad’’.

Contexto nacional

Rosario trabaja en conjunto con las decisiones que toman el presidente Alberto Fernández y el Ministro Ginés González García. Caruana opina que ay una recuperación del estado nacional en políticas publicas y que la cuarentena se ha aplicado antes de la escalada de de casos, sobre todo comparando con Chile y Brasil que son países limítrofes. ‘‘Cada lugar deberá analizar que historia tiene con respecto a los servicios de salud. Tratamos de ser muy respetuosos de los protocolos nacionales.
Finalmente, el rosarino destacó que ‘‘en Argentina la cuarentena se usó antes de una situación compleja y eso nos permitió organizarnos. No vamos a evitar los casos pero no es lo mismo estar preparados que hacer la cuarentena con el pico de casos en medi o de la organización’’.

El dengue y la agenda ''no covid''

En el Litoral, uno de los problemas que afectan la salud es el dengue, que se transmite a través de los mosquitos. Caruana reconoce que ‘‘la agenda covid se llevó la atención de la población en relación al cuidado. Es una situación compleja, ya que se da en distintos países como Bolivia, Paraguay y muchas provincias. Hay fuerte conectividad con esas poblaciones. Vamos a trabajar todo el invierno aprovechando que no hay viajes para eliminar el reservorio donde se multiplica el mosquito’’.
En este sentido, el secretario de Salud explica que el ‘‘quedate en casa’’ ha funcionado como retardador de consultas, sobre todo en síntomas que no se relacionan con el coronavirus.


Comentarios


¿Por qué Rosario tiene controlado el coronavirus?