El río Negro bajó 190 m³ cúbicos en los últimos diez años

No llovió en verano. En el otoño todo hace prever que tampoco va a haber precipitaciones. El río Negro redujo su caudal en 190 metros cúbicos en diez años.



La ribera del Limay en el Sandra Canale muestra una reducción del caudal. Foto Oscar Livera

La ribera del Limay en el Sandra Canale muestra una reducción del caudal. Foto Oscar Livera

Las casi nulas precipitaciones en la provincia de Neuquén en los primeros tres meses del año encendieron las alarmas de la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas (AIC) que pide hacer una nueva presa para “guardar agua” del río Neuquén.

“Estamos pasando un período muy seco ya que a marzo prácticamente no tenemos registros de lluvia. Se espera que no haya casi lluvia en el verano, pero que no haya nada es preocupante”, marcó Elías Sapag, representante de Neuquén en la AIC.

A su vez el funcionario confió que este período de sequía tendrá sobre todo impacto en la actividad ganadera del interior de la provincia.

“Están bajando de la veranada y la invernada está muy amarilla. Vamos a tener muchas complicaciones de que no aparezca humedad este mes o el que viene”, señaló al respecto al mismo tiempo que aclaró que los veranadores han adelantado el descenso.

Sin embargo aclaró: “No va a faltar agua para las ciudades, para el riego, para la pesca”.

Dos datos

190
metros cúbicos por segundo es el caudal que perdió el río Negro durante la última década.
160
metros cúbicos por segundo se erogan desde la presa de El Chañar e ingresan sólo 40 metros cúbicos por Portezuelo en el río Neuquén

Sobre las previsiones meteorológicas Sapag sostuvo que no hay eventos esperados para las próximas semanas y que todavía es difícil estimar el pronóstico para los próximos meses en la región.

“Comparado con otros sistemas meteorológicos del mundo con los cuales estamos en contacto no nos hemos puesto de acuerdo y es preferible esperar a que ciertas variables se estabilicen”, señaló el representante neuquino en la AIC.

Pasado el mes va a ser posible estimar “las posibilidades de humedad y que eventos puede llegar a haber sobre las cuencas para con la lluvia y la nieve”.

Las sequías, además de demostrar un cambio en el clima, afectan el caudal de los ríos de la región.

“El caudal del río Negro siempre fue calculado en 950 metros cúbicos por segundo y en los últimos 10 años dio 760 metros cúbicos”, describió Sapag.

“El río Negro está perdiendo entre el 20 y el 25 por ciento de agua y eso es un montón”, Y agregó preocupado.

La diferencia, según el propio Sapag, se debe a la falta de nieve y lluvia y da cuenta del cambio en la cuenca. “Esto indica que hay que guardar más agua en la cuenca”, destacó.

Al tiempo que argumentó que una nueva presa es fundamental en la zona del río Neuquén, “no solo para tener seguridad ante una crecida sino además para guardar agua”, cerró el representante neuquino en la AIC.

Unos lo contaminan y otros le quieren sacar agua

El dato de una baja de casi 190 metros cúbicos por segundo del río Negro es uno de los datos clave que encienden la alarma de los efluentes cloacales de más de 500 mil habitantes que se lanzan al río y también para el megaproyecto de trasvasar ese caudal al río Colorado.

En el río Neuguen entren 40 metros cúbicos por Portezuelo y se erogan en El Chañar 160, con lo que se asegura el ríego desde Ballestar. En el Limay entran 150 y se eroga en Arroyito 350.

El gobierno de María Eugenia Vidal prefirió tener un estudio más exacto para ver si es factible trasvasar el agua para poner bajo riego 400 mil hectáreas en Villarino y Patagones. En un principio iba a pedir una cuota de 200 metros cúbicos. Hubo oposición de los gobiernos y el proyecto se enfrió.

El río bajo y la sequía en la alta cuenca pone en riesgo la subsistencia de los crianceros y aguas abajo la contaminación de las aguas genera un serio riesgo ambiental que, como es a cuentagotas, no genera el show mediático que realiza Greenpeace cuando descubre contaminaciones más intensas como la petrolera.

Si bien en el año pueden llenarse las represas porque Cammesa usará gas para generar energía, el alarma ambiental de la sequía encendió la luz amarilla para planificar un río limpio aunque sea escaso.


Comentarios


El río Negro bajó 190 m³ cúbicos en los últimos diez años