Preocupación en el norte neuquino por la sequía y su impacto en la producción

Entre mayo y agosto se registran las mayores precipitaciones en la zona, pero aún no han ocurrido, lo que encendió las alarmas.

Las condiciones climáticas que se vienen observando preocupa a las comunidades del norte de Neuquén. Es que se registran escasas precipitaciones y la sequía es un hecho que despierta las alarmas. Tal es así que los gobiernos locales acordaron para afrontar el panorama, un plan de contingencia que contemplará entre sus puntos las actividades productivas.

Fernando Frassetto del centro de pronósticos de la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas (AIC) expuso que dado que las mayores precipitaciones en la zona Norte se esperan entre mayo y agosto y aún no han ocurrido, el panorama es preocupante.

“El Norte neuquino tiene el 40% de toda su cuenca –toda la zona que incluye al río Neuquén, su confluencia con el Varvarco, el Agrio- por encima de los 1.500 metros. Significa que la nieve es el elemento fundamental. Porque esa reserva que tenemos por encima de los 1.500 metros debe ser lo suficientemente consistente para después tener movimientos en el río en primavera y verano”, explicó durante un encuentro que tuvo lugar en Andacollo y del cual participaron representantes de los gobiernos locales que integran el Ente Minas junto a funcionarios provinciales.

El meteorólogo describió que al ser una cuenca muy alta, sin bosques ni lagos como hay en el sur, depende de la nieve y la lluvia para activarse.

“Entre mayo y agosto cae de 60 a 70% de la precipitación anual. Mayo, junio y julio no hemos tenido precipitaciones. Hubo una pequeña crecida sobre el Agrio, pero escurrió directamente. Septiembre es un mes en que uno mide en la alta montaña cuánta nieve tenemos y lanza el pronóstico. Hoy no tenemos nieve”, informó Frassetto.

En la reunión se abordó de qué manera podría abordarse la situación para intentar minimizar el impacto que generará la falta de precipitaciones, consignando para ello los recursos económicos y humanos necesarios para afrontarlos tanto en el corto como en el largo plazo.

Participaron el ministro de Producción e Industria, Facundo López Raggi, los secretarios de Desarrollo Territorial y Ambiente, Jorge Lara y de Interior y Gobiernos Locales, Osvaldo Llancafilo. También estuvieron organismos técnicos como Recursos Hídricos y Epas.

"Desde nuestro ministerio, estamos viendo cómo es el devenir de la temporada en términos de sequía y las capacidades de producción. Claramente a ustedes la sequía les excede lo productivo e impacta en otros aspectos de la vida cotidiana. Es bueno trabajar de esta manera tratando de generar una serie de lineamientos para abordar las temáticas, que nos va a ayudar para ir asignando responsabilidades, viendo el tema de los recursos que se van a necesitar seguramente y haciéndolo con cierta anticipación”, sostuvo López Raggi.

En el encuentro se armó una agenda de temas específicos para abordar desde diversas áreas y organismos.

El ministro de Producción e Industria propuso que todo se enmarque en un plan de contingencia.

“Hay cuestiones a corto plazo por las que estamos hoy acá, pero no podemos obviar las cuestiones de largo plazo porque se nos van a venir y tenemos que empezar a trabajar”, afirmó el funcionario.


Comentarios


Preocupación en el norte neuquino por la sequía y su impacto en la producción