Qué podés hacer en el norte neuquino el finde largo

Caminatas por paisajes misteriosos, o un recorrido por sus atractivos tradicionales. Si lo elegís, nunca te defrauda.





El norte neuquino prepara su fin de semana con bombos y platillos. Es un lugar místico y privilegiado con altas montañas, ríos y vertientes de aguas que bajan a darle color a los pequeños valles, donde se asientan poblaciones llenas de tradiciones. En Buta Ranquil, la gente de Geosenderos, invita a dos caminatas por paisajes inimaginables, se puede ir a conocer la otra cascada del arroyo La Fragua, Los Tachos, Los Bolillos, la laguna Epulafquen porque todo se presta para pasar cuatro días a pleno.

A la Piedra del Águila. Se realizará el sábado 9, en una caminata de media intensidad. Saldrán temprano de los Cráteres de Michico que están a 5 km del pueblo. “Son cráteres que están en la superficie, algo muy atípico, porque no hay que subir un volcán”, dijo Eduardo Vega, organizador del evento. Luego se asciende 2000 metros para llegar a la Piedra del Águila, un risco grande de roca.

Cráteres de Michico, están a 5 km del pueblo.

Desde arriba se ve el paisaje del Tromen, el valle y la Sierra de Reyes. Se sube gran parte por una huella de arreo y vuelven a la al mediodía después de recorrer cuatro kilómetros. Termina con un chivito asado a la llama, en la chacra El Cienago, y el precio es de $2500.

Cueva del Huenul. El domingo 10, se va por el camino de los primeros pobladores de la Patagonia a la Cueva Huenul, en Barrancas. Es un lugar de importantes hallazgos arqueológicos, de más de 10.000 años de antigüedad donde se observan pinturas rupestres.

Cueva Huenul, en Barrancas.

Desde el río Colorado donde hay un rincón que se llama el cajón de las letras, con rocas basálticas, se llega a la cueva. Es un sendero de baja intensidad. Sale $2000 e incluye una vianda. Para más información: 2942556757 edu_jvega@hotmail.com.

La otra cascada del arroyo La Fragua. Seguro que ya sabés de la cascada La Fragua, una de las joyas del norte neuquino y escala obligada para residentes y visitantes. Está a 4 km de Manzano Amargo (528 km de la capital provincial) y pronto (se inaugurará ahí un parador gastronómico que promete sumar delicias regionales al espectáculo de la naturaleza.

Pero lo que no muchos saben es que unos 300 metros aguas arriba del salto de agua hay otra cascada y que es tan linda como su vecina famosa. Es la que vamos a recorrer ahora. Desde que este años se amplió el acceso que conduce hasta el Bosque los Llao Llao pueden circular dos vehículos a la vez por ese empinado camino. Y aunque aun falta para que quede bien nivelado, con cuidado se puede transitar. Y vale la pena.

Los Tachos y Los Bolillos: En los géiseres del arroyo Covunco el agua que viene de lo profundo del volcán brota a entre 85° y 90°C por la actividad del Domuyo en el Área Natural Protegida. Los Tachos están ubicados a unos 45 km de Varvarco y se llega por la ruta provincial 43.

Los Tachos, gésieres del arroyo Covunco . Foto: Martín Muñoz.

Otra de las atractivas opciones cercanas es Los Bolillos, a 19 km de Varvarco camino al imponente Domuyo donde los fragmentos de las erupciones volcánicas tomaron forma de conos, agujas y domos a través de miles y miles de años. Rodeados de puestos de invernada y montañas, por estos días se los puede contemplar sin nieve.

Hospedaje

$4500
sale una habitación doble, con desayuno incluido en Hostería Varvarco.

Las lagunas de Epulafquen, Inferior y Superior, pueden ser otra opción, unidas entre sí por el arroyo La Nasa, es un lugar hermoso que contrasta las altas y grises cumbres de la cordillera de los Andes, el verde del bosque y el celeste de los espejos de agua y del cielo. Se encuentra a unos 40 kilómetros de la localidad de Las Ovejas y a unos 135 km de Chos Malal.

La reserva turístico-forestal Lagunas de Epulafquen es un lugar paradisíaco.

Se accede desde Chos Malal por la ruta provincial 43 hasta Andacollo y desde allí hacia Las Ovejas, pero antes de arribar a esa localidad hay que tomar la provincial 45 que conduce directamente a la reserva.

Llegar hasta la reserva es cautivante porque bordea el río Nahueve y el paisaje alterna entre la aridez característica de los cerros de la precordillera a la exuberancia del bosque andino- patagónico es un gran momento. Allí podés remontar barriletes, hacer trekking, safaris fotográficos, caminata a la cascada Chaquira o al bosque de roble pellín.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Qué podés hacer en el norte neuquino el finde largo