¿Qué sabemos del arbolado urbano?

A veces se nos ocurre la posibilidad de plantar un árbol en la vereda o en los espacios públicos, pero antes de comenzar con un proyecto así hay muchísimas cuestiones a tener en cuenta. Repasamos las más importantes.

Aunque pueden diferir entre municipios, las características y normativas generales sobre la plantación de arboles en zonas urbanas son similares.

Aunque pueden diferir entre municipios, las características y normativas generales sobre la plantación de arboles en zonas urbanas son similares.

Antes de plantar los árboles en la vereda o espacios urbanos, hay ciertas cosas que tenés que tener en cuenta.


En esta nota te explicamos qué cosas es necesario considerar y qué se debe tener en cuenta antes de plantar la especie elegida.

Decidir cual es el árbol adecuado para nuestra vereda o un espacio público no solo se trata de dar un resultado a una imagen decorativa. También se debe tener en cuenta las consecuencias que pueden acarrear una planta que no sea propicia para el lugar, y para esto existen parámetros que, por normativa, deben respetarse pensando en el bien común de la gente que transita.

Dentro de esas normativas se buscan las características más óptimas para considerar al momento de la plantación, como el crecimiento relativamente rápido de la especie o la tolerancia a la contaminación ambiental.

Hay que evitar raíces invasivas y gemíferas, que son aquellas que forman yemas permitiendo la propagación vegetativa de la planta. La copa del árbol debe ser frondosa tipo vaso y de hojas caducas sin presencia de órganos como espinas o frutos que entorpezcan el tránsito o puedan producir deslizamientos al pisarlos.

El famoso fresno americano amarillo que decora el canalito en Roca, un ícono del arbolado urbano.


También se debe considerar que la especie a plantar soporte y se adapte a las condiciones climáticas y al suelo de la región como las reducidas precipitaciones, alta evapotranspiración estival, vientos intensos, fríos rigurosos, granizo, suelos heterogéneos o salinos, y plagas locales o introducidas entre otros.

Además hay que considerar el desarrollo del árbol, y para esto se aconseja que sea mediano y no demasiado grande o extendido, de troncos altos pero sin rebrotes basales. No debe pertenecer al grupo alergógeno y ser resistente a eventuales daños por vandalismos y tener tolerancia ante la escasez de riego y a agua ligeramente salina o de mala calidad.

Si bien pueden diferir de un municipio a otro, las características a considerar de una gran lista de recomendaciones antes de dar destino final a la planta en un espacio público son básicamente similares.

Al realizar la plantación de las especies seleccionadas se debe cumplir con todos los aspectos relacionados con la Ordenanza Municipal de Arbolado Urbano que figure en cada ciudad.

El crespón es una de las especies “altamente recomendable” para su plantación.


En Roca existe la ordenanza N° 2124/95, con las normativas que se deben cumplir y tener en cuenta antes de ejecutar la plantación de las especies elegidas.

La distancia de la líneas de plantación desde el cordón cuneta no debe ser menor a 80 centímetros, mientras que la distancia desde la línea medianera de lotes hasta la línea de plantación no deberá ser menor a 3 metros.

El cuello de la planta en el hoyo de plantación deberá ubicarse a una profundidad de 20 a 30 centímetros por debajo del nivel de la vereda, para evitar raíces superficiales que ocasionen daños a la misma.

También es importante asegurar la cavidad para el riego. La taza para lograr un adecuado y abundante riego deber tener como tamaño mínimo de 60x 60 x 10 centímetros de profundidad.

Por otro lado las distancias entre árbol y árbol no debe ser menor a los 4 metros. El tronco o fuste debe tener mínimamente una longitud de 2,2 metros libre de ramas, esta altura es a partir de la cual comienzan las ramificaciones o copa. Hay que evitar plantaciones en esquinas u ochavas que entorpezcan la visión al tránsito.

Las flores lilas del Kiri, una verdadera belleza.


Como ya mencionamos, la elección de la especie arbórea que podemos colocar en el frente de nuestra casa no obedece solo a una cuestión estética, sino también al cumplimiento de normativas municipales que determinan cuáles son las recomendadas y cuáles no, en función del espacio a intervenir reglamentando qué tipos de árboles no se permiten colocar en la zona urbana.

De acuerdo a la ordenanza 2124/95 del la Municipalidad de Roca se establecieron tres criterios donde agrupan las especies aconsejables para tales fines.

Las especies altamente recomendables para el arbolado urbano son Acacia blanca (Robinia pseudoacacia), Acacia rosada (Robinia pseudoacacia cv casque rouge), Acacia de Constantinopla (Albizia julibrissin), Acer (Acer negundo), Árbol de judea (Cercis siliquastrum), Crespón (Lagerstroemia indica), Fresno Americano (Fraxinus Americana), Fresno Europeo ( Fraxinus Excelsior), Kiri ( Paulownia Tomentosa), Morera híbrida ( Morus Sp. no produce frutos), Paraíso (Melia Azedarach), Paraíso sombrilla (Melia Azedarach Var Umbraculífera) y Sofora (Sophora Japónica).

Las especies medianamente recomendables para el arbolado urbano (pudiendo considerarse para el arbolado de veredas si se tienen en cuenta algunos aspectos) son el Abedul (Betula Péndula), susceptible al stress hídrico y a las altas temperaturas del verano, con copa rala o poco frondosa; Acacia negra sin espinas (Gleditsia triacanthos ‘Inermis’), de frutos leñosos que podrían causar tropiezos a peatones; Acacia Visco (Acasia visco), de copa muy extendida, poco frondosa y susceptible a enfermedades; Algarrobo blanco ( Prosopis Alba), Algarrobo Chileno ( Prosopis Chiensis) y Algarrobo Negro ( Prosopis Nigra) poseen espinas fuertes, más en ejemplares jóvenes; Catalpa ( Catalpa Bignoinoides) y Tilo (Tilia Spp) son de altos requerimientos hídricos y de HR; Jacarandá ( Jacarandá Mimosifolia), Lapacho (Tabebula Avellanedae), Ceibo ( Erythrina Crista-Galli) y Ceibo Salteño ( Erythrina Falcata); Tipa ( Tipuana Tipu) que de joven son susceptibles a heladas fuertes y se aconseja ubicarlos en lugares protegidos en veredas de exposición al Norte; Lila (Syringa Vulgaris), de tendencia arbustiva su porte; Liquidambar (Liquidambar Styraciflua) que requiere altos cuidados hídricos y frutos leñosos que podrían ocasionar tropiezos a peatones; y el Plátano ( Platanus x Aceriofolia) que es de porte muy grande y alergógeno.

Por último, las especies no recomendables para arbolado urbano son el Álamo ( Populus Stop), porque es de porte muy alto y ramas frágiles y quebradizas; el Árbol del cielo (Ailanthus altissima), una especie invasiva de raíces gemíferas y agresivas; el Castaño de Indias (Aesculus hippocastanum), con altos requerimientos hídricos y de frutos leñosos que pueden causar tropiezos a peatones; la Casuarina (Casuarina Cunninghamaiana) , el Eucalytus (Eucalyptis Spp), Cedro ( Cedrus Spp), Ciprés ( Cupressus Spp) estos últimos son perennes y todos de porte no adecuado para veredas; el Ciruelo de jardín ( Prunus Pisardi Cv Purpurea) con frutos carnosos que pueden ocasionar resbalones a los peatones; Gualeguay, Molle, Aguaribay (Schinus Molle) un perenne de porte muy grande y ramas frágiles y quebradizas. Morera Blanca ( Morus Alba) Morena Negra ( Morus Nigra), Olmo Siberiano de Turkestán (Ulmus Pumila) muy invasivo; Roble Inglés ( Quercus Robur) con frutos leñosos que podrian ocasionar tropiezos; Pino ( Pinus Spp) perenne y de porte no adecuado para veredas; y Sauce (Salix Spp) de inmenso porte y ramas frágiles y quebradizas.


SUSCRIBITE A QUEDATE EN CASA
Todos los días a las 19 para acompañar el final del día.

Comentarios


¿Qué sabemos del arbolado urbano?