Quién es Luis Fernando Camacho, el líder derechista que exigió la renuncia de Evo Morales

Aunque no fue candidato, lideró la protesta denunciando fraude y exigiendo la renuncia de Morales. Rico, joven, carismático y, con un estilo que hace recordar al líder brasileño Jair Bolsonaro, hace de la religión un estilo: ayer, mientras los militares pedían la renuncia del presidente, fue al palacio de Gobierno con una nota de dimisión, junto a un ejemplar de la Biblia.



Luis Fernando Camacho habla ante el Comité Cívico de Santa Cruz, hace unos días.

Uno de los puntos culminantes de la tensa jornada en Bolivia, que terminó con la renuncia del presidente Evo Morales, fue cuando el líder regional opositor Luis Fernando Camacho entregó este domingo en la casa de gobierno de La Paz una carta de renuncia que pretendía que firmara Morales y una Biblia, tal y como prometió hace unos días.

Acompañado de una multitud, Camacho ingresó a la vieja casa de gobierno de la Plaza Murillo junto al dirigente cívico de Potosí (sur) Marco Pumari, donde simbólicamente entregó la carta de renuncia para Morales y un ejemplar de la Biblia. De esta forma, el milenario texto cristiano se volvió un inesperado protagonista del conflicto político.

Camacho, líder civil de la rebelión de la próspera región de Santa Cruz que se ha extendido a otras regiones, enarboló durante la semana el texto cristiano como bandera de lucha en su intento por forzar la renuncia del mandatario, reelegido el 20 de octubre bajo acusaciones de fraude.
“No estoy yendo con las armas, voy con mi fe y mi esperanza; con una Biblia en la mano derecha y su carta de renuncia en mi mano izquierda”, dijo en un masivo mitin el lunes pasado en la ciudad de Santa Cruz, feudo de la oposición.

El anuncio lo hizo en la plaza “El Cristo Redentor”, el lugar más simbólico de la oposición de esa ciudad de 1,7 millones de habitantes, la más poblada de Bolivia.

Camacho, abogado de 40 años, suele aparecer con un rosario en la mano derecha durante sus discursos en Santa Cruz, región tradicionalmente adversa a Morales.

Camacho, abogado de 40 años, suele aparecer con un rosario en la mano derecha durante sus discursos en Santa Cruz, región donde las misiones jesuíticas tuvieron una prolífica labor de evangelización y educación durante la colonia española, especialmente en la zona de Chiquitos, ahora patrimonio cultural de la Unesco.

Además invoca a Dios para asegurar a sus adherentes que su causa es justa y que logrará su objetivo de sacar a Morales del poder con la ayuda divina.
Sin ser candidato para ningún cargo comenzó con este “proceso” a partir de denunciar, antes del 20 de octubre pasado, de la posibilidad del fraude electoral.

Creció en Santa Cruz, una de las zonas más ricas y poderosas de Bolivia y el departamento en el que históricamente habita la mayor parte de la población blanca de ascendencia europea del país.
De familia acomodada y oriunda de Cochabamba, región central caracterizada por gente combativa, Camacho es además miembro de una empresa familiar inmobiliaria y otra avícola.

Histriónico y vehemente, tiene una oratoria exacerbada y una imagen asociada a la gente blanca acomodada del país y sostiene su popularidad en mitines masivos y un fervor religioso.

Luego de recibirse como abogado en la Universidad Privada de Santa Cruz de la Sierra, realizó estudios de posgrado en la Universidad de Barcelona donde completó una maestría en Derecho Financiero y Tributario.
Se ha convertido en el rostro más visible de la oposición boliviana después de los comicios, aunque no fue candidato a la presidencia, opacando al expresidente centrista Carlos Mesa (2003-2005), que resultó segundo en la votación.

Aunque nadie sabe a ciencia cierta si hay un grupo político que lo apoye, Camacho formó su liderazgo en el comité cívico juvenil de Santa Cruz, una organización de derecha radical, y en las “fraternidades”, comparsas carnavaleras elitistas.


Histriónico y vehemente, tiene una oratoria exacerbada y una imagen asociada a la gente blanca acomodada del país y sostiene su popularidad apelando a la cantidad de gente que convoca y a la cercanía que dice tener con sus seguidores.

A semejanza del presidente brasileño Jair Bolsonaro, Camacho maneja un discurso con muy fuerte anclaje religioso. En cada una de sus apariciones públicas y a través de las redes sociales, alienta la oración y proclama su fe en Dios. Convoca a las manifestaciones en el Cristo Redentor y se asegura de que sostengan la imagen de una virgen a su lado mientras que arenga al público.


Comentarios


Quién es Luis Fernando Camacho, el líder derechista que exigió la renuncia de Evo Morales