Quiroga busca dejar grandes obras pero enfrenta varios contratiempos



1/3
El tránsito en el extremo norte se desvía por la calle Albardón. Foto: Juan Thomes.

El tránsito en el extremo norte se desvía por la calle Albardón. Foto: Juan Thomes.

2/3
Hace tres años que se construye el nuevo edificio de la comuna en la zona oeste. Foto: Juan Thomes.

Hace tres años que se construye el nuevo edificio de la comuna en la zona oeste. Foto: Juan Thomes.

3/3
Los vehículos particulares que transiten por los tramos exclusivos para el transporte público serán multados. Foto: Juan Thomes.

Los vehículos particulares que transiten por los tramos exclusivos para el transporte público serán multados. Foto: Juan Thomes.

Antes de que termine su gestión, el intendente Horacio Quiroga buscará inaugurar grandes obras que están a toda marcha en estos días y que tienen a la ciudad en medio de zanjeos, cortes y al menos con un obrador permanente. Sin embargo, algunos indicadores macroeconómicos podrían volver jugarle una mala pasada.

El año pasado obligó a la Comuna a represupuestar obras y dilató los tiempos proyectados. El Metrobus es el ejemplo más claro, su costo se incrementó más de 300% de su valor inicial, no se logró terminarlo antes de las elecciones provinciales y aún hay tramos sin inaugurar (ver aparte).

Para este año una de las obras más emblemáticas será el nuevo edificio municipal, ubicado en Novella y Godoy. Construído a lo largo de los últimos tres años con fondos municipales, la ejecución a cargo de la empresa Mocciola “está lista” dijo el secretario de Obras Públicas, Guillermo Castejón. El “cambiazo” estaba previsto para marzo, incluido el despacho del intendente. Pero la falta de terminaciones de la infraestructura interna (luz y gas) demoró hasta ahora, no sólo la inauguración oficial, sino el traslado de las oficinas hacia el oeste.

El viejo edificio municipal quedaría como un centro de convenciones a partir del segundo piso, aunque la planta baja continuará como atención digital de tramites. El proyecto ejecutivo de transformación del histórico edificio estaba concluído a fines de 2018, pero no fue presupuestado para este año.

El Paseo Costero en sus diferentes etapas, será otra de las vidrieras de las mega transformaciones urbanísticas que podrá esgrimir el saliente jefe comunal. El legado de torcer la mirada hacia el río Limay se cumplirá en pocos meses, con la finalización de la última etapa. La inauguración fue prevista para el aniversario de la ciudad en septiembre, a más tardar octubre.

Los cuatro balnearios municipales quedarán conectados desde la costanera del Río Neuquén con bicisendas, paseos peatonales, iluminación y descansos recreativos, además de las zonas banearias en Coltro, Río Grande, Sandra Canale y el Valentina.

El impacto de la avenida de los Ríos en la vida cotidiana de miles de neuquinos debe primar ante los reclamos”.

Guillermo Castejón es el secretario de Obras Públicas del municipio.

La apertura de Albardón fue inaugurada este año y era uno de los hitos previstos en la organización vial del norte del microcentro del alto, para organizar entradas y salidas de los centros comerciales, cines y hoteles que se instalaron en las inmediaciones de la Ruta 7. Se prevé que ordene además el paso de la Leloir hacia la Avenida del Trabajador, en la conexión este - oeste, desde la legislatura a los barrios más allá de Cordón Colón.

El “Acceso Norte”, con un paso vehicular elevado por sobre la avenida Raúl Alfonsín, ya eliminó lo que fue la rotonda Horacio Forni.La obra fue licitada con un año de plazo a la UTE integrada por CNSapag, Basaa y Servipet, pero Quiroga buscará que esté concluído antes de los 9 meses para cortar las cintas antes de dejar la gestión.

El talón de Aquiles en el programa de obras e inauguraciones será la Avenida de los Ríos.

La unión de los balnearios está en el último tramo. Foto: Juan Thomes.

En números

2.700
millones de pesos era lo anunciado para obras en 2019. Ya se adelantó que en el ejecutado, sumarán unos 1.000 millones más.

Tres amparos en la órbita civil y otro freno dictado por la justicia federal tiene la obra que se buscó ejecutar sin los acuerdos previos con la Universidad Nacional del Comahue (propietaria de los terrenos en un sector del trazado) ni el llamado a audiencia pública. Las presentaciones fueron realizadas por la multisectorial bardas nortes, el Consejo Asesor municipal (CAESyP) y la Defensoría del Pueblo para que el trazado se haga con certificados ambientales y consulta, además de los impactos ambientales en los diversos tramos a lo largo de los 3 kilómetros desde la plaza de las banderas hasta las inmediaciones del puente sobre el río Neuquén.

Los vehículos particulares que transiten por los tramos exclusivos para el transporte público serán multados. Foto: Juan Thomes.

El Metrobús viene tarde, pero a paso firme y continuado

El Metrobús es la obra con la que el intendente Horacio Quiroga buscó tener una vidriera para hacer campaña en marzo para la elección provincial, y que logró apenas una habilitación parcial después de los comicios debido a la complejidad de la ejecución y a las demoras.

Ni bien se habilitó, Necochea y Avenida del Trabajador pasó a tener más de 500 vehículos transitando por la avenida en la hora pico de la mañana: de 7 a 8:30.

El tránsito abrumador aún por los sectores en obra por los casi 7,2 kilómetros del trazado -desde la ex Ruta 7 hasta el extremo oeste de la ciudad- confirmaron que el 60 por ciento de los vecinos viajan diariamente por esa área, desde y hasta el microcentro de Neuquén.

Los accidentes comenzaron a ser parte de las estadísticas en esta traza y para cuando esté terminada -en julio- en los carriles para los particulares ya se prevén atenuadores de velocidad para prevenir excesos y picadas.

Con una inversión de más de 550 millones de pesos aportados por Nación -de los cuales 100 salieron de las arcas municipales- el trayecto será para uso exclusivo del transporte urbano y se conectará por la Colón con los carriles preferenciales.

Se trata también de vías exclusivas para el transporte público, pero en el microcentro irán en los laterales derechos por Belgrano, Alderete, Tucumán, Tierra del Fuego, Mitre y Sarmiento hasta Ignacio Rivas.
Estarán delimitados con pintura amarilla, habrá fuertes multas para quienes invadan ese carril y en todo su trayecto, están prohibidos los estacionamientos sobre el sector derecho, que es el que utilizarán los diferentes ramales.

La demarcación sobre el asfalto, señalización en laterales, acondicionamiento de veredas, rampas y obras específicas para acondicionar esa vía sólo para el urbano, involucró una contratación de más de $68 millones.


Comentarios


Quiroga busca dejar grandes obras pero enfrenta varios contratiempos