Señales de alerta

NEUQUÉN



#

Síntomas de una incipiente crisis comenzaron a encadenarse con la materialización de hechos, en apariencia aislados, ocurridos en los últimos días. Los desocupados cortaron rutas en el interior para pedir empleo, una intendenta redujo su remuneración porque crujen las finanzas de su municipio, otros jefes comunales se aumentaron el sueldo y varios más pidieron auxilio al tesoro de la provincia para pagarles a los empleados. La provincia fue la primera en conectarse al tubo de oxígeno cuando anunció, casi en simultáneo, la emisión de letras por 1.255 millones de pesos y de bonos por 300 millones de dólares. El primer tramo de la deuda será destinado a afrontar el pago del medio aguinaldo y el segundo, a obra pública. Hace un tiempo en Senillosa y más recientemente en Añelo grupos de desocupados volvieron a cortar rutas para pedir trabajo. El conflicto que generó mayor tensión fue el de esta semana en Añelo, donde los manifestantes aislaron con piquetes la localidad. Una orden de desalojo, policías armados en la ruta y la apertura de una instancia de negociación desactivaron la protesta, que afectó la industria petrolera. El desempleo registra una tendencia alcista, según datos oficiales de la encuesta permanente de hogares que releva información del mercado laboral en Neuquén y Plottier. El año pasado la tasa creció en tres de los cuatro trimestres, en comparación con los registros del 2010. La desocupación del 2011, si bien no alcanzó los dos dígitos, se movió entre un mínimo del 5% y un máximo del 8,2%. Dos municipalidades importantes, Zapala y Plottier, presentan problemas financieros agudos. Ambos intendentes son de la oposición y pidieron auxilio financiero a la provincia para poder cumplir con compromisos salariales. En el primer caso, la intendenta Soledad Martínez tomó una decisión que ninguno de sus pares adoptó: achicó su sueldo, el de su equipo de gobierno y el de los concejales y al mismo tiempo ofreció un aumento escalonado para los agentes de la planta permanente. Martínez ahora cobra unos 11.000 pesos de bolsillo. En Plottier, Andrés Peressini llegó al municipio con un sueldo congelado durante varios años de 6.600 pesos y en abril lo llevó a 17.000. En su corta gestión enfrenta una causa judicial, cuya etapa de instrucción acaba de cerrar con inusual velocidad el fiscal Ignacio Di Maggio, y reclamos constantes de los municipales. Para achicar gastos en la planta salarial el intendente promovió un proyecto de retiro voluntario. En Neuquén también hubo aumento de 2.000 pesos para el intendente Horacio Quiroga, que pasará a cobrar 13.000 por mes. El jueves, el Concejo Deliberante aprobó el incremento y lo hizo sin exponer demasiado su intención hasta el horario de votación. La municipalidad de Neuquén tiene las espaldas más anchas que el resto de las comunas, pero la gestión de Quiroga tampoco navega en un mar de abundancia. Antes de aumentarse su remuneración, el intendente promovió un proyecto para emitir bonos por 200 millones de pesos. El intendente de la capital se endeudará para pagar juicios laborales que perdió el municipio por sumas no remunerativas aplicadas en los 90 y para financiar obra pública. El ministro de Economía Omar Gutiérrez aludió en la semana a la desaceleración de los ingresos y su proyección para el resto del año. Dijo que afectará a los municipios y abrió el paraguas ante los planteos de recomposición que se avecinan de los gremios estatales para el segundo semestre del año. “Estamos día a día”, dijo el funcionario, que hizo referencia a un escenario de estancamiento con inflación. La respuesta no tardó en llegar, con el ya clásico informe del PJ que monitorea las transferencias de Nación a la provincia. El diputado Pablo Todero y el concejal Ariel Kogan dijeron que el ministro Gutiérrez “esconde” los ingresos extras recibidos por Neuquén. Explicaron que en los primeros cuatro meses del año el tesoro recibió 527 millones de pesos más que en el mismo período del 2011 y 261 millones por encima de lo presupuestado para el cuatrimestre inicial del 2012. En el actual contexto de crisis, Kogan y Todero arrojaron una frase envenenada: dijeron que parte de esos recursos que ellos contabilizaron como extraordinarios debería haberse girado a los intendentes a través de la coparticipación municipal. El gobierno de Jorge Sapag mantiene una fe religiosa en la reactivación de la industria petrolera como motor central de la economía provincial. Sigue con su apuesta fuerte al desarrollo de los yacimientos no convencionales, pero esta semana, en oportunidad de la visita del titular de YPF, Miguel Galuccio, comprobó que la prioridad inmediata de la empresa es la reactivación de la búsqueda de gas y petróleo en sus formas tradicionales. En su paso fugaz por Neuquén, el directivo de la compañía dejó claro que la explotación de hidrocarburos no convencionales entrará en una estrategia de mediano plazo. Galuccio regresó a Buenos Aires con el compromiso de devolución de las cuatro áreas que Neuquén le quitó a la firma antes de la expropiación de las acciones a Repsol. A través del obispo Virginio Bressanelli, la Iglesia Católica insistió en exponer las reservas que tiene respecto del impacto ambiental que produce la extracción de hidrocarburos en forma no convencional. “No por tener votos y por estar en el gobierno, legítimamente por supuesto, cuando se enfrentan temas de esta naturaleza se puede actuar de cualquier manera”, expresó el obispo. Bressanelli se muestra decidido a seguir el tema con marca personal. Anticipó que la Iglesia está elaborando un documento sobre el asunto y sugirió la idea de plebiscitar el uso de esta técnica extractiva. El obispo dejó la pelota en manos de Sapag.

gerardo bilardo gbilardo@rionegro.com.ar


Comentarios


Señales de alerta