Qué pasó con el niño de Neuquén que se desmayó y aseguran que fue por hambre

Desarrollo Social envió un equipo a la casa del niño. Los pasajeros se enojaron por la demora de la ambulancia. Desde el SIEN explicaron que tardaron 20 minutos en hacer el recorrido de casi tres kilómetros en hora pico.





Esta mañana, un niño de 13 años se desmayó cuando iba en colectivo a su escuela de Neuquén y trascendió que fue por mala alimentación. La situación se difundió por un móvil radial que llegó al lugar y luego fue confirmada por el servicio de Emergencia, SIEN. La Defensoría de la Niñez, tras pedir la intervención del Ministerio de Desarrollo Social, confirmó que «no se trata de un caso de vulnerabilidad«.

El chofer del colectivo del ramal 15, en el que viajaba el niño, fue quien contó lo ocurrido. Explicó al móvil de LU5 que regresaba del barrio Confluencia, donde suelen subir muchos estudiantes. Al frenar en la garita de las calles Ricchieri y Chubut, una pasajera le advirtió que uno de los niños se había desvanecido.

El conductor detuvo el colectivo y llamó a la ambulancia. Además, al lugar llegaron policías en bicicleta. El móvil de la radio llegó al lugar cuando esperaban a la ambulancia y pudo reflejar el enojo de los pasajeros por la demora. Sobre este punto, la directora de Emergencias Médicas, Luciana Obregón, explicó que el SIEN tardó 20 minutos en hora pico para hacer el recorrido desde su base de la Ciudad Deportiva (en Anaya y Lanín) hasta el punto donde estaba el niño. Esta es una distancia de casi tres kilómetros.

Fue en ese momento de la espera que el chofer contó que el tío del nene le había explicado que el desmayo se debía a la «mala alimentación», aunque no detalló si era una eventualidad o si el niño estaba en una situación de vulnerabilidad . Finalmente, la ambulancia del SIEN llegó y el niño fue atendido en el lugar.

Obregón informó habían activado un código rojo porque el estudiante estaba inconsciente, pero cuando la ambulancia se dirigía al lugar les avisaron que estaba despierto, por lo que se cambió a código amarillo. Cuando llegó la ambulancia, el niño ya estaba con su madre. Lo asistieron y determinaron que había sufrido una lipotimia, o sea, una breve pérdida del conocimiento.

La médica aclaró que no podían comunicar las causas de este desvanecimiento porque corresponden a la historia clínica.

Al difundirse lo ocurrido, la Defensoría de la Niñez y la Adolescencia pidió la intervención de Desarrollo Social. Además, analizaba convocar a la familia para conocer el contexto psicosocial en el que viven.

El pedido de la Defensoría llegó a la Subsecretaría de Familia, que depende de Desarrollo Social. La primera acción fue mandar a un equipo de guardia a la casa del niño. Además se están coordinando acciones con el Consejo Provincial de Educación.

Lo que no se pudo establecer hasta el momento y si la familia recibe algún tipo de asistencia o tenía algún tipo de acompañamiento de organismos estatales o sociales.


La Defensoría del Niño, Niña y Adolescente descartó una situación de «vulnerabilidad»


La defensora del Niño, Niña y Adolescente, Andrea Rappazzo, dialogó con RÍO NEGRO y dijo que se tomó intervención de inmediato en el caso, para lograr determinar cuál era el contexto del menor. En este sentido confirmó que «no se trata de un caso de vulnerabilidad» y que el niño tiene contención familiar.

También explicó que la Defensoría a su cargo actuó de oficio ni bien tomaron contacto con el hecho a través de los medios y que se articularon todos los mecanismos con éxito.

Rappazzo detalló que si bien esta «no fue una situación en un contexto de riesgo» fue preocupante todo el hecho y que sirvió para «evaluar la eficacia y capacidad de reacción de todo el dispositivo, el cual respondió positivamente».

También recordó que ante un caso denunciable, que tenga como víctimas a niños, niñas o adolescentes, se pueden hacer las denuncias a los teléfonos 102 y 148.


Denuncian que solo destinan $15 diarios por niño para el refrigerio


ATEN capital denunció que Educación solo destina $15 diarios por niño para el refrigerio. «Todos sabemos que esta miseria ni siquiera alcanza para un chupetín», resaltaron. Además, aseguraron que se están aplicando descuentos a las partidas que van de $15 mil a $80 mil. Indicaron que esta fue la cifra que le rebajaron durante junio a la escuela 136, del barrio Confluencia, «que tiene necesidades concretas por la población que asiste».

El sindicato exigió que el Gobierno reintegre el monto descontado y triplique para todas las escuelas la partida de refrigerio.

Destacaron que las docentes son quienes hacen colectas y arman cajas de comida para las familias más necesitadas. Hace una semana se conoció que la escuela 356, del barrio Almafuerte II, armaron una colecta de abrigo y zapatillas porque notaron que muchos estudiantes perdían días de clases por no contar con los mismos. La vicedirectora, Claudia Tardungo, contó que de 400 alumnos faltan tres o cuatro por semana porque no pueden llegar al establecimiento.

ATEN capital también recordó que la semana pasada murió una niña de Buenos Aires por la desnutrición. Señaló que su situación había sido denunciada por la escuela, pero el Estado no le brindó asistencia.

«El contraste de los millones y millones de dólares que entran a la provincia por la explotación de Vaca Muerta, lo muestra la indignante situación de un niño que se desmaya en el colectivo camino a la escuela», resaltaron.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Qué pasó con el niño de Neuquén que se desmayó y aseguran que fue por hambre