Con resultados en mano, buscan medir el peligro de avalanchas más allá de Bariloche

Guías de montaña y profesionales realizan diariamente la recolección de datos nivo meteorológicos en el terreno para elaborar boletines. El esquema funciona 4 meses de invierno y buscan expandirse a otras ciudades.





En un invierno con tanta carga de nieve, que comenzó a registrarse en abril en la zona de Bariloche, el boletín diario de peligro de avalanchas, que realiza la Asociación Argentina de Guías de Montaña, fue una pieza fundamental para evitar eventos trágicos y sumar conciencia entre quienes optan por realizar travesías en montañas alejadas de los centros de esquí tradicionales.

El crecimiento de este servicio se ve reflejado en el interés que despiertan los boletines que se emiten cada noche a través de la web y redes sociales del Centro de Informes de Avalanchas, al que se llega tras cruzar la información de estaciones meteorológicas, trabajo de campo en corrales de nieve, mediciones en refugios y pronósticos.

A esto se suma una tarea colaborativa de guías y esquiadores que aportan información de los sectores por donde transitan, además de información que proporciona Catedral Alta Patagonia, Baguales y los refugios López, Jakob y Laguna Illón. Con ese cúmulo de datos se llega a definir el “nivel de riesgo” entre cinco niveles preestablecidos bajo normativas internacionales, en tres sectores distintos de las montañas: zona alpina (parte superior), media y baja.

Una enorme regla se utiliza para medir la profundidad de la nieve acumuladas en lugares específicos. Foto: Gentileza AAGM

Con la pandemia se dio un boom en Bariloche, cada vez hay más gente que sale a la montaña por eso la información es importante y notamos que hay más conciencia”, destacó Sofía Graneros, una de las referentes del Centro de Informes de Avalanchas.

El boletín se emitirá hasta el 15 de octubre y la subcomisión de Nivología y Avalanchas, a cargo de confeccionarlo, ya piensa en expandirse para el próximo invierno, debido a que hasta el momento los informes solo incluyen la situación de las montañas de Bariloche (que abarca un triángulo entre el valle del Chalhuaco, el cerro López y la zona de laguna Illón) y las de Chaltén (Santa Cruz).

Las mediciones del equipo del Centro de Infomres de Avalanchas se realizan cada día en el terreno. Foto: Gentileza AAGM

Se espera expandir el proyecto a más localidades. El objetivo es continuar profesionalizando el funcionamiento del Centro de Informes de Avalanchas para mejorar la prevención y la seguridad de las actividades invernales”, destacaron desde la asociación que ya invirtió más de 2 millones de pesos en equipamientos y recibe el aporte del Gobierno de Río Negro para los salarios de 4 personas que trabajan en el servicio durante 4 meses.

Uno de los lugares de interés para tener un centro de informes es Ushuaia, donde la actividad es importante, pero también en la zona de San Martín de los Andes, Villa la Angostura y El Bolsón. El avance hacia nuevos puntos dependerá de los recursos.

En busca de expandirse, los coordinadores del centro, Juan Pablo Villagra y Luciano Fiorenza, emprenderán en los próximos meses un viaje a Colorado, Estados Unidos, para conocer de primera mano la tarea de centros de avalanchas similares, capacitarse y buscar insumos que puedan mejorar los equipamientos locales.

En paralelo, se gestiona -junto al Club Andino Bariloche- una mejora en la red de comunicaciones con la adquisición e instalación de equipos de radio en los refugios de montaña para agilizar la entrega de información de las condiciones de nieve y también para que sean utilizados en temporada de verano ante la masiva afluencia de personas en la montaña.


Una tarea diaria durante cuatro meses



El trabajo del equipo del Centro de Informes de Avalanchas es diario durante 4 meses, desde el 15 de junio al 15 de octubre. Comenzó en 2020 con una tarea voluntaria de algunos guías, debido a la pandemia, y la afluencia masiva de personas que comenzaron con el esquí de travesía y se formalizó el año pasado como un servicio especial, sistematizado, que sigue el modelo norteamericano.

En el refugio López se realizan dos mediciones diarias para analizar las condiciones de la nieve en invierno. Foto: Gentileza AAGM

La información que analiza el equipo proviene de distintos ámbitos: por un lado, los datos de la estación meteorológica que se descargan de manera automática, la información que aportan los refugios abiertos en invierno, las salidas al terreno y el aporte de la gente que sale a la montaña.

En los refugios López, Jakob e Illón tienen los llamados “corrales de nieve” donde se puede medir la altura de la acumulación de nieve. Este año se evidenció el invierno con abundantes precipitaciones, un informe del centro indica que para el 2 de agosto en el Jakob había 285 centímetros de nieve acumulada y en la misma fecha de 2021, solo 63 centímetros.

El equipo del Centro de Informes de Avalanchas trabaja de junio a octubre con mediciones en Bariloche. Foto: Gentileza AAGM

Los refugieros, toman registros dos veces al día con la recopilación de información de la temperatura, viento, penetración al pisar la nieve y cantidad de nieve en el manto.

Una de las cosas que marca cierto nivel de peligro es si hay avalanchas naturales, por eso la importancia de lo que aporta la gente que nos avisa”, valoró Sofía Graneros, una de las integrantes del equipo, quien remarcó que también es importante que las personas que salen a hacer esquí de travesía se capaciten e interpreten los niveles de peligro para gestionar mejor la salida.

El equipo tiene 4 trabajadores que se dedican full time 4 meses al año. Foto: Gentileza AAGM

Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Con resultados en mano, buscan medir el peligro de avalanchas más allá de Bariloche