El cohete chino Long March 5B cayó en el Océano Pacífico

Según los cálculos de los expertos, la etapa central del Long March 5B, de 20 toneladas, iba a caer en el océano Índico, pero finalmente lo ha hecho en el Pacífico.





Los restos del cohete Long March 5 que el país asiático lanzó el lunes se descontrolaron y cayeron este viernes sobre la Tierra. Desde los Centros de Operaciones de Seguimiento y Vigilancia Espacial de la UE (EU SST) detectaron y confirmaron que el objeto estaba dando tumbos y han estado monitoreando su reingreso a la atmósfera terrestre.

La Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA, por sus siglas en inglés) emitió un informe a primera hora de esta mañana en el que informaba que el paso del cohete chino por la atmósfera podría afectar al espacio aéreo del sur de Europa, desde Portugal hasta Chipre.

No se sabía con seguridad dónde impactaría, e incluso se pensó podría hacerlo sobre superficie argentina. El seguimiento en directo indicaba que el cohete se dirigía hacia el océano Índico. Finalmente, según ha confirmado el Ejército de EE UU., ha caído sobre las aguas del Pacífico sur a las 11.01 de este viernes, hora local española. Al tratarse de una reentrada ‘no controlada’, era difícil predecir con exactitud la trayectoria de los restos y dónde caerían las piezas.

Como la mayor parte de la superficie terrestre está cubierta por océanos o áreas deshabitadas, la probabilidad de un impacto sobre áreas pobladas era baja. Sin embargo, el hecho de que el centro y norte de España estuvieran dentro de la trayectoria del impacto, obligó a cerrar temporalmente el espacio aéreo de algunos aeropuertos.

Así era el cohete

A pesar de que el objeto CZ-5Bm tenía una masa que oscilaba entre 17 y 23 toneladas y un tamaño de unos 30 metros, se estimaba que se desintegraría en su mayor parte al entrar en la atmósfera.

China creyó lanzar con éxito este lunes el último módulo de su estación espacial en construcción como parte de su ambicioso programa en el espacio. Pero el hecho de que los Larga Marcha 5B no tengan una segunda etapa y sus motores no puedan reiniciarse una vez que se han detenido, haizo que todo el cohete empiece a girar en espiral alrededor de la Tierra antes de estrellarse en un lugar impredecible.

El deseo del país asiático de construir su propia estación espacial se nutrió en parte por el rechazo de Estados Unidos a aceptar a chinos en el programa de la Estación espacial internacional (ISS), una iniciativa conjunta entre Estados Unidos, Rusia, Canadá, Europa y Japón.


Temas

China Cohete

Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
El cohete chino Long March 5B cayó en el Océano Pacífico