El infructuoso negocio entre el Club Cipolletti y un colegio privado

En 2018 se firmó un convenio entre el Club y la Fundación Potenciar para crear un establecimiento educativo en la sede de Mengelle. Sin embargo, el acuerdo tiene muchos más beneficios para la Fundación que se queda con todos los ingresos y donaciones.





Una sociedad petrolera logró, sin mayores sobresaltos, colarse en el sistema educativo de Cipolletti. Lo hizo gracias a un provechoso acuerdo con el Club Cipolletti y a la falta de infraestructura del Estado rionegrino para contener la creciente demanda escolar. Se advierte un negocio muy rentable para la Fundación Potenciar. La entidad deportiva, en cambio, presta todas sus instalaciones de la calle Mengelle solo con el objetivo de sumar socios.

El proyecto comenzó a gestarse en 2018 en medio de un escenario complicado para la educación pública en Cipolletti. En esa fecha, el colegio privado Estación Limay estuvo a punto de cerrar sus puertas y el gobierno advirtió que no iba a poder contener toda la matrícula ni en establecimientos privados ni en los públicos.

El tema llegó a resolverse con un proyecto de expropiación presentado en la legislatura que funcionó como mecanismo de presión. En ese intrincado panorama nació el colegio IPA, cuya regulación es bastante confusa.

En 2018 las autoridades del Club Cipolletti firmaron un convenio con la Fundación Potenciar, parte del Cluster CIAR, para habilitar un centro educativo en la sede que la institución deportiva tiene sobre calle Mengelle. Se formó así la sociedad IPA (Instituto Potenciar Albinegro), un ambicioso proyecto educativo para brindar formación de primer grado hasta el egreso del nivel medio.


Se planteó sumar un curso correlativo por año para darle continuidad. El acuerdo fue bienvenido por el Ministerio de Educación que rápidamente aprobó la iniciativa. Es que como en muchas ciudades de Río Negro, la demanda para ingresar al sistema educativo supera a la oferta estatal.

Dato

$40.000
Aproximadamente es el costo de la cuota de jornada extendida.


Sin embargo, el documento que firmó el por entonces presidente Roberto Rapazzo Cesio y el secretario Tomas Mackenzi tiene muchos más beneficios para la Fundación que para el Club. De común acuerdo se fijó que todos los ingresos económicos por la cuota del colegio que hoy ronda los 40 mil pesos queden en poder de Potenciar como así también todas las donaciones que ingresen a IPA.


Entonces, ¿por qué el Club accedió a un acuerdo tan poco atractivo? Oficialmente la explicación es que es un salto de calidad, pero puertas adentro saben que fue un arreglo poco beneficioso. El único beneficio es que todos los estudiantes deben ser socios de la institución deportiva y social pero el costo es muy grande.

Dentro de las instalaciones de Club siguen sumando obras de infraestructura.


Para la actual dirigencia es un logro importante contar con educación formal, que además permite mayor actividad para el club. El colegio tiene horario extendido: de 8 a 15.30 y cuenta con una orientación deportiva. Eso les permite a los alumnos realizar las actividades (dentro de la misma currícula) que ofrece la institución: tenis, natación, hockey, patín, fútbol y básquet.


El convenio establece que cada año deben sumar un nuevo curso para darle continuidad al ciclo lectivo. Es decir que en 2019 se sumó segundo grado y así sucesivamente. Actualmente funciona hasta sexto grado y el proyecto pretende completar toda la currícula del nivel medio, es decir hasta quinto año.
El año que viene se sumará un nuevo curso de séptimo, pero será el último dentro de la sede.


El presidente del club Pedro Gutiérrez aseguró que están “muy contentos” porque da la posibilidad a los socios de contar con un colegio “de primera calidad”. Sin embargo, ya adelantó que no tienen espacios para seguir construyendo aulas. Hoy el establecimiento educativo abarca un sector importante de la principal sede del Club Cipolletti.


“Tenemos muchísima demanda, muchos padres llaman constantemente para tener una vacante y no tenemos. Hay muchos pedidos esperando. Aparte el colegio tiene profesionales de primera calidad, estamos muy contentos con el proyecto”, insistió. Agregó que todas remodelaciones y construcciones de aulas que se hicieron en el Club fueron costeadas por la Fundación.

Agregó que hay un contrato firmado y que su obligación es darle “continuidad jurídica”. Sin embargo, adelantó que no cuentan con más espacios para seguir agrandando la institución en ese predio. Se acordó que en la sede Mengelle funcione el nivel primario: Ya está definido dónde se construirá el séptimo curso de séptimo. Pero desde 2024, los actores deberán resolver dónde se dan clases para el primer año del secundario. “No va a ser en la sede del club”, adelantó.

Tenemos muchísima demanda. El colegio tiene profesionales de primera calidad, estamos muy contentos con el proyecto”.

Pedro Gutiérrez, actual presidente del Club Cipolletti.


Mencionó que tienen muy buena relación con las autoridades de Potenciar, pero seguir sumando módulos en ese lugar afectaría otras actividades deportivas. “No podemos seguir cediendo, simplemente porque no contamos con espacios libres en la sede”, indicó el presidente del club. La principal alternativa que manejan desde IPA es armar el secundario en las instalaciones que tiene Potenciar en Cipolletti.


El CEO del Cluster es un reconocido cipoleño


El colegio IPA funciona en las instalaciones del Club Cipolletti.

La Fundación Potenciar pertenece al Cluster CIAR, una empresa de ingeniería que se dedica especialmente a servicios petroleros. Tiene la sede madre en Neuquén. Su presidente y CEO es Francis Rimelle, un reconocido ciudadano con historia en la ciudad. Incluso una calle de Cipolletti lleva su apellido.

El vínculo del Club Cipolletti con el Cluster es de larga data. Es más, años atrás el primer equipo del Federal A llevaba en la camiseta el logo de Potenciar.

La Fundación tiene una conexión muy estrecha con los principales clubes de la ciudad. También tuvo actividad en Marabunta RC, el principal equipo de Rugby en Cipolletti. Por varias temporadas lució sus logos en el primer equipo, incluso en torneos regionales.


La Fundación es el brazo de la Responsabilidad Social Empresaria del engranaje de negocios del Cluster. Se desprende de allí Potenciar Valores, directamente vinculado a canalizar la responsabilidad de empresas que se comprometen con el desarrollo social y desean materializar proyectos compartidos.

“Junto con ellas, potenciamos valores en los deportes, en la sociedad y en las escuelas. Realizando programas, campañas y actividades que impulsan el desarrollo de las personas desde los 4 hasta los 25 años de edad”, sostiene en su página web oficial.


También tiene un área para la formación profesional vinculada al mundo de la industria petrolera: Potenciar Educación Superior. Ofrecen capacitaciones y tecnicaturas superiores con títulos oficiales de validez nacional. La tercer pata es la creación del IPA junto al Club Cipolletti.

«El proyecto educativo tiene como pilares principales la enseñanza transversal del idioma inglés como lengua extranjera y de las TIC como herramientas pedagógicas, taller en valores, deportes, arte y expresión corporal”, forma parte de la visión del instituto educativo.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
El infructuoso negocio entre el Club Cipolletti y un colegio privado