Fiesta de la Vendimia 2022: Un buen presente para los vinos de la zona

El director de Vitivinicultura de Río Negro habló sobre la producción actual y mencionó los programas de trabajo que dan posibilidad a los bodegueros de aumentar la comercialización de sus productos a través del sistema bag in box para reducir costos.

La vitivinicultura regional ha logrado un lugar destacado y reconocimiento a nivel nacional e internacional gracias a la elaboración de vinos varietales de excelente calidad. Incluso, le permiten tener retornos superiores a los que logran los grandes conglomerados de producción vitícola del país.

Los productores de uvas para vinificar y las bodegas rionegrinas vienen desde hace más de dos décadas encaminados en la reconversión de plantaciones y la modernización de los métodos de elaboración. Este esfuerzo ha sido para lograr una posición de privilegio en los paladares de los consumidores.

Marcelo Miras, director de Vitivinicultura de Río Negro, señaló que si bien los últimos dos años fueron complicados para la actividad, por efecto pandemia, esta situación no hizo mermar las ganas y proyectos para continuar en un camino de crecimiento de la vitivinicultura regional.

Nos hemos logrado posicionar tanto en el país como a nivel internacional con nuestros vinos y no es casual que Río Negro sea la provincia con mejor valor en dólares por litro en exportación de la Argentina, con un promedio por arriba de los 9 dólares por litro, lo que es muy bueno cuando el promedio está en los 2,50 o 3 dólares por litro”.

Marcelo Miras, Director de Vitivinicultura de Río Negro

“Desde hace muchos años venimos trabajando en la vitivinicultura provincial con muchos cambios y expectativas, pero siempre por una muy buena vitivinicultura en pos de obtener grandes vinos, grandes espumantes”, señaló Miras.

En este sentido, remarcó que el principal eje del área que encabeza es acompañar a los desarrolladores de la actividad en la región, desde los pequeños productores de uvas para vinificar hasta los bodegueros con mayor volumen e inserción en los mercados nacionales e internacionales.

Agregó que, pese a que el nivel provincial en los últimos años no logró aumentar la cantidad de superficie con uvas para vinificar, sí se avanzó con programas de reconversión precisamente apuntando a mejorar la posterior elaboración de varietales.

El director de Vitivinicultura rionegrino señaló que “si bien el número de viñedos es pequeño, la superficie implantada es pequeña, somos una de las provincias que tiene una distribución grande con productores viñateros, que van desde el mar a la cordillera. Eso es muy bueno para la provincia”.

Vinos de excelencia para el país y el mundo.

En cuanto a los programas de trabajo, que se llevan adelante para dar la posibilidad a los bodegueros de aumentar la comercialización de sus vinos, enfatizó la puesta en marcha del sistema de envasado “bag in box” con lo que se reducen los costos.

Miras comentó que “muchas cosas se hacen en forma silenciosa, pero tratamos de ser efectivos. Hace algunas semanas atrás comenzamos a trabajar con el sistema de envasado bag in box, que en el caso de Regina ya tiene una bodega que está avanzando con la experiencia. Este es un trabajo que inició en 2020 y por la pandemia se fue dilatando, pero hoy en nuestra provincia es conveniente acompañar a los productores con la inclusión de tecnología que, muchas veces para una sola empresa o un solo productor es difícil. De esta forma se puede trabajar en forma asociativa”.

“Esto abre una puerta más para la comercialización de nuestros vinos y también el ir incorporando a los productores en programas a través de Río Negro Fiduciaria. Esto les permite modernizar sus plantaciones con sistemas de riego por goteo y la instalación de malla antigranizo, de manera de proteger nuestras vides de las inclemencias climáticas”, dijo el titular de Vitivinicultura.

En números

24
son las bodegas rionegrinas inscriptas en el Instituto Nacional de Vitivinicultura, 19 de ellas en el Alto Valle.

Por otra parte enfatizó que “tenemos que estar orgullosos en Río Negro de tener una vitivinicultura con más de 100 años y que fue evolucionando. Nos hemos logrado posicionar tanto en el país como a nivel internacional con nuestros vinos y no es casual que Río Negro sea la provincia con mejor valor en dólares por litro en exportación de la Argentina, con un promedio por arriba de los 9 dólares por litro, lo que es muy bueno cuando el promedio está en los 2,50 o 3 dólares por litro”.

Insistió que “esto nos habla en forma directa de la calidad de nuestros productos. Es muy bueno y es un indicador positivo para nuestra vitivinicultura. Por eso para quienes creemos en nuestros vinos y espumantes nos sentimos orgullosos, sumado al reconocimiento de los especialistas que le han dado un gran reconocimiento a los vinos de la región”.

“Todo esto tiene que ver con los que realizan las mujeres y hombres de la vitivinicultura, por eso esta Fiesta Provincial de la Vendimia es para todos aquellos que trabajan en la viña, en las bodegas, en la comercialización y en quienes transmiten lo que hacemos. Tenemos que sentirnos orgullosos de nuestros vinos y espumantes, transformándonos en embajadores de lo que hacemos”, concluyó Miras.

Río Negro es la cuarta provincia en cantidad de bodegas


La vitivinicultura tiene profundas raíces en Río Negro donde por décadas fue un motor para las economías de las ciudades que nacieron a lo largo del Alto Valle. Los colonos europeos trajeron consigo las costumbres de la elaboración artesanal de vinos. De esta manera junto a la producción de pasturas, las vides se fueron multiplicando en las chacras que comenzaron a surgir en la región.

Esto permitió dar paso, de la elaboración casera de vinos, a la producción industrializada de vinos comunes de mesa y grapa junto con el nacimiento de bodegas como cooperativas y otras en forma particular.

Las más de 18 mil hectáreas que Río Negro supo tener cultivadas con vides, para vinificar hasta la década de 1980, están muy lejos de la realidad actual. Si bien la superficie está aumentando, aún no llega a las 1.700 hectáreas.


Lo mismo ocurre en cuanto a la cantidad de bodegas. En Río Negro hubo más 300 bodegas funcionando. Todas se dedicaban a la elaboración de vinos de mesa. Actualmente son 24 las bodegas rionegrinas inscriptas en el Instituto Nacional de Vitivinicultura, 19 de ellas en el Alto Valle.

No obstante, Río Negro se ubica como la cuarta provincia en cuanto a cantidad de bodegas. La estadística es encabezada por Mendoza con 610 bodegas, luego San Juan con 108, Salta con 41 y en cuarto lugar Río Negro con 24.

Más atrás se ubican La Rioja con 20, Catamarca con 16, Córdoba con 10, Neuquén con 8, Chubut con 7, Buenos Aires, Tucumán y Jujuy con 6 cada una, Entre Ríos con 4 y finalmente La Pampa y San Luis con 2 bodegas cada una.

Superficie cultivada

La situación se modifica al momento de realizar una estadística de acuerdo a la cantidad de superficie cultivada con vides para vinificar.

De acuerdo a los datos relevados por el Instituto Nacional de Vitivinicultura, si bien en los últimos años se produjo un leve repunte en hectáreas cultivadas, al año 2000, Río Negro contabilizaba 2.544 hectáreas con vides, en 2016 se redujo a 1.655 y actualmente se encuentra en 1.659 hectáreas.

En el conjunto de provincias patagónicas, Río Negro concentra el 44% de la superficie cultivada de la región sur -por detrás de Neuquén que está en primer lugar-, mientras que a nivel país se ubica en el séptimo lugar.


En forma paralela, Río Negro pasó de elaborar más de 90 mil hectolitros de vino en el 2000 a algo más de 32 mil hectolitros de acuerdo a la última estadística del INV correspondiente a 2017 y casi 6 mil hectolitros corresponden a vinos que se comercializan en mercados de países como Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Brasil, Méjico, Bélgica y Alemania, entre otros.

La merma en superficie cultivada generó que las bodegas avancen en un proceso de mejoramiento de la calidad de los productos que elaboran.

En números

1659
hectáreas de superficie cultivada de vides tiene actualmente la provincia de Río Negro.

Por un lado comenzaron a incorporar tecnología y al mismo tiempo sacando el máximo provecho a las plantaciones que, en algunos casos, son casi centenarias logrando excelentes uvas para vinificar. El resultado fue que en los últimos años la vitivinicultura rionegrina logró posicionarse a nivel nacional e internacional con vinos de gran calidad.

El máximo logró se alcanzó hace pocos meses atrás cuando un vino Pinot Noir elaborado por la Bodega Chacra, para el que utilizó uvas de viejos viñedos y varietales clonales, logró el máximo de 100 puntos en un concurso internacional.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora