La producción de Canelo en Cipolletti renueva compromiso con el medio ambiente

Una familia emprendedora dedicada a producir alimentos en Cipolletti. Las almendras son la base de todas sus elaboraciones.

Helena Pinós y Eduardo Olano son creadores de Canelo y forman parte de la cuarta generación dedicada a producir alimentos en la región. A metros del viejo puente carretero y otros pocos metros de la ruta 151, Canelo se despliega y consolida cada vez más en la producción de almendras. Guiados por la inquietud, la superación y el bienestar de la población consumidora, esta familia va acertando en cada una de sus metas y decisiones.

Esta es una empresa familiar encargada de la producción, elaboración, envasado y comercialización de un alimento con alto contenido energético, rico en vitamina E, calcio y fibras. Promueven la producción de almendras y así mantienen vivo el pulmón verde y productivo de la zona.

En el 2015 plantaron los primeros almendros. Producto de la constancia, el trabajo y la convicción hoy cosechan almendras con certificación de empresa de triple impacto.

La empresa desde hace un año y medio ha sido certificada como tipo B.


Después de un año y medio de trabajo logramos ser empresa certificada tipo B. Certificamos con un modelo bastante complejo que son procesos innovadores y ecológicos. Fue un proceso duro, donde tuvimos que medir las cinco áreas más relevantes de la empresa: gobierno, trabajadores, clientes, comunidad y medio ambiente y tuvimos un resultado de 99 puntos y medio. Tenemos una fortaleza grande en la parte del ambiente por el trabajo que hacemos con energía renovable y economía circular”, sintetiza Olano.

Helena y Eduardo están comprometidos con la disminución de la huella de carbono, generando el menor impacto ambiental posible desde su actividad productiva. Producen tres variedades de almendras: penta, guara y marinada con 100% de trazabilidad, es decir que acompañan durante todo el circuito productivo y comercial.

Helena y Eduardo están comprometidos a generando el menor impacto ambiental desde su actividad.


Actualmente tienen seis sabores: ahumadas, dulces y picantes, pimienta, sal y limón, tostadas con miel, coco, vainilla y canela. Otra de las líneas de los productos gourmet están bañadas en chocolate amargo, con leche, blanco, chocolate, naranja y sal. De las últimas experiencias lograron combinar almendras con doble cobertura: chocolate blanco y frambuesa, chocolate amargo y frutilla y chocolate blanco y maracuyá.

La miel es otro de los alimentos que comercializan. Las abejas polinizadoras son las protagonistas de esta serie de sabores y consciencia ecológica. “Las colmenas son sumamente importantes en nuestro esquema productivo. Las abejas son las encargadas de polinizar nuestros frutales. Producimos nuestra propia miel y la utilizamos como insumo para elaborar nuestra línea gourmet”, comparte el productor.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios