Rafecas en Bariloche: «La herramienta contra los discursos de odio es la educación»

El juez federal y postulante a la Procuración General de la Nación disertó en la ciudad andina en un seminario sobre esa temática. No quiso opinar sobre temas judiciales en la agenda pública.





Contrarrestar los discursos de odio que irrumpen y ganan protagonisno en sectores de la sociedad es un tema preocupante, el juez federal Daniel Rafecas está convencido de que la respuesta no la tiene el Poder Judicial. “La herramienta no es la justicia es la educación”, sostuvo.

Rafecas disertó este jueves en Bariloche, junto a otros panelistas, en el primer seminario internacional sobre “distorsión, negación y banalización del holocausto y otros genocidios. De la memoria reciente y su utilización en discursos de odio: Recomendaciones y estrategias para contrarrestarlos”.

La actividad se desarrolló en un elegante salón, ubicado a pocas cuadras del Centro Cívico. La coordinación del seminario está a cargo del Centro Ana Frank Argentina para América Latina.

El juez dialogó brevemente con RÍO NEGRO. Pero se excusó de responder sobre temas judiciales que están en la agenda pública por estos días. Rafecas es el postulante elegido en diciembre de 2019 por el presidente Alberto Fernández para la Procuración General de la Nación, pero su nominación aún no logra los votos necesarios en el Congreso de la Nación.

Solo aceptó preguntas relacionadas con el seminario. Afirmó que, a partir de su experiencia de casi 20 años como juez, concluyó que la persecución penal no es el instrumento para “combatir” los discursos de odio.

Dijo que hasta hace un tiempo esos mensajes estaban encapsulados en redes sociales, pero ahora trascendieron esos espacios y comenzaron a tomar mayor protagonismo. Por eso, insistió con la educación en todos los niveles, con contenidos que permitan identificar y neutralizar esos discursos, como dique de contención. De todos modos, opinó que hoy no es redituable pregonar discursos de odio como herramienta proselitista.

El juez Daniel Rafecas exhortó a estar atentos para contrarrestar los discursos de odio, pero sin criminalizar a los autores. (foto Marcelo Martínez)

Una condición para un genocidio


“Hoy sabemos que los discursos de odio son una condición necesaria para la consumación de un genocidio”, advirtió Rafecas en el inicio de su exposición.

“Pese a que tengo más de 30 años de actuación en la justicia penal y llevo casi 20 años de juez federal en lo criminal, no estoy para nada seguro y, no creo sinceramente que la represión, es decir, la utilización de delitos penales para castigar actitudes como el negacionismo, el relativismo u otras formas agraviantes a la memoria de los sobrevivientes, de las víctimas y de los familiares de procesos genocidas o crímenes masivos, sea el camino”, sostuvo. “Me parece que no es la estrategia adecuada desde un sistema democrático”, afirmó.

“Si nosotros damos este paso de criminalizar con penas de prisión a quienes niegan o agravian a través de la relativización de estos procesos genocidas, lo que vamos a hacer es facilitarles la tarea a estos sectores para llegar con su discurso de odio al centro, al corazón del sistema mediático de nuestro país”, advirtió.

“Tenemos que estar, como activistas preocupados por la consolidación de los derechos humanos y de la democracia, muy atentos y muy sensibles a la irrupción o la aparición de discursos de odio que durante muchos años han circulado en forma muy encapsulada, en grupos cerrados, de redes sociales y de repente a lo largo de los meses se empieza a percibir que empiezan a cobrar mayor protagonismo”, señaló.

Dijo que son mensajes que empiezan a tener “más penetración en algunos ámbitos más proclives y entre ellos, lo más preocupante es que entre las nuevas generaciones a las que quizás todavía desde el Estado no hemos llegado con contenidos que permitan identificar y neutralizar esos discursos”.

Un auditorio atento a la exposición del juez federal Daniel Rafecas, que no tocó ningún tema judicial controvertido. (foto Marcelo Martínez)


Una experiencia distinta


Rafecas relató una anécdota que ocurrió durante sus primeros años como juez, cuando intervino en una causa de tres chicos que habían agredido a otro muchacho por su condición de judío.

“Los medios de comunicación hablaban de tres skinheads. Era todos menores de edad. Al poco tiempo de indagar a los agresores, advertimos que no eran skinheads y que estaban cargados de prejuicios y muy contaminados con discursos de odio que circulan en algunos ámbitos, pero tenían cero información real sobre lo que es el Holocausto, el nazismo, quién era Hitler, las SS”, recordó Rafecas.

“Eran alumnos de un colegio industrial que nunca habían tenido este tipo de contenidos. En su momento, entendí que no iba a ser para nada conveniente criminalizar a estos chicos porque por un lado los iba a reafirmar en ese camino y, por el otro, los círculos que verdaderamente participan de estos discursos de odio los iban a convertir en héroes”, explicó.

“Dejé de lado esa decisión y la reemplacé por una medida educativa que fue constituir el juzgado federal en el Museo del Holocausto y darles una clase de 3 horas a mi cargo de lo que había sido el Holocausto, el nazismo a los chicos y padres que quisieran venir. Se hizo y terminó siendo muy positivo. Se resolvió el conflicto de la mejor manera posible”, destacó.

“Cuando algunos medios de prensa tomaron nota de lo que había sido la decisión judicial y el caso en sí, el tema llegó a la tapa de los diarios. Y ese día y al siguiente todos los noticieros fueron con sus cámaras al museo. Tuvo una repercusión mediática que nadie la vio venir”, valoró.

“Si nosotros damos este paso de criminalizar con penas de prisión a quienes niegan o agravian a través de la relativización de estos procesos genocidas, lo que vamos a hacer es facilitarles la tarea a estos sectores para llegar con su discurso de odio al centro, al corazón del sistema mediático de nuestro país”, aseguró.

Para Rafecas, “el camino que tenemos que emprender es el del sacrificio, la coherencia, el amor y, sobre todo, la manifestación de amor que más nos sirve a nosotros desde el Estado que es la educación”. “Tenemos que insistir por este camino como venimos haciendo con las políticas de Memoria, Verdad y Justicia hace 20 años”, enfatizó.

“Nosotros tenemos una plataforma mucho más fuerte en términos culturales o acaso no tuvimos en junio de 2017 la marcha contra el 2×1. Tenemos que estar tranquilos, el pueblo nos acompaña, la opinión pública nos acompaña en este tema, somos mayoría, no nos desesperemos, no cometamos errores , tenemos que insistir en este camino: educar, educar y educar”, aseveró el magistrado.

“Frente a esta situación que estamos viendo en los últimos meses, no tenemos que confrontar con los referentes que pretenden valerse de estos discursos del odio para supuestamente ganar mayor clientela política”, planteó.

“A lo que tenemos que apuntar es que en el mediano plazo, cuando estos referentes apelen a esos discursos de odio caigan en saco roto, que no tengan repercusión, que sean contraproducentes para sus ambiciones políticas y eso se logra con la fórmula de las Abuelas de Plaza de Mayo: sacrificio, coherencia, amor y educación”, expresó Rafecas.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Rafecas en Bariloche: «La herramienta contra los discursos de odio es la educación»