Superliga europea: El escándalo que divide a los clubes y puede afectar a las selecciones

La formación de un nuevo torneo continental encabezado por las instituciones más poderosas generó una fuerte disputa con UEFA y FIFA.

La Superliga europea pateó el tablero del fútbol mundial.

La Superliga europea pateó el tablero del fútbol mundial.

La llegada de la Superliga Europea generó un fuerte cimbronazo en el planeta fútbol y su realización alteraría varios de los principales torneos del mundo.

Enemistados con la UEFA, doce de los equipos más poderosos del mundo decidieron abrirse y disputar su propio torneo continental, fuera de la Champions League. Se trata de 6 clubes ingleses, 3 españoles y 3 italianos.

Los involucrados son: Manchester United, Chelsea, Manchester City, Liverpool, Arsenal, Tottenham Barcelona, Real Madrid, Atlético Madrid, Milan, Inter y Juventus.

Este nuevo certamen, que podría empezar la próxima temporada, no solo repercute en las competiciones europeas sino también en las de FIFA. En consonancia con UEFA, los dos organismos no permitirían que los jugadores que disputen la Superliga participen de los campeonatos de selecciones. Esto cambiaría radicalmente a la Eurocopa de este año y al Mundial del 2022 en Qatar.

El presidente de UEFA, Alexsander Ceferin, fue tajante en ese sentido: "Mi opinión es que tan pronto como sea posible ellos (los clubes) tienen que ser excluidos de todas nuestras competiciones, y los jugadores de todas nuestras competiciones".

Las sanciones a los los clubes podrían llegar a darse en los torneos actualmente en curso como la actual Champions League. Se especula con que PSG, único en semifinales que no forma parte de los 12 mencionados, podría ser decretado campeón sin jugar.

La principal disputa de las instituciones con UEFA es por el reparto de dinero y los ingresos. La Superliga, financiada por el banco JP Morgan, les daría 350 millones de euros a cada equipo. Esa cifra es cuatro veces superior a lo que obtuvo el Bayern Munich por ganar la última Champions.

A los 12 clubes fundadores se les sumarían tres invitados (podrían ser Bayern Munich, Borussia Dortmund y PSG) para la primera edición y luego se cerraría en 20, con cinco más que clasificarían por las ligas.

La guerra ya está declarada y el conflicto escala a cada minuto. Si todo sigue su curso, habrá un antes y un después en el mundo del fútbol a partir de la Superliga Europea.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Superliga europea: El escándalo que divide a los clubes y puede afectar a las selecciones