Temor por magnitud del programa nuclear iraní

El desarrollo de una bomba es lo que más preocupa.



#

VIENA.- La Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA) tiene “serias inquietudes” por el programa nuclear de Irán, debido a información “creíble” que señala que Irán intentó desarrollar el arma atómica, según un informe confidencial consultado este martes por la AFP en Viena.

En un momento en que Israel debate la posibilidad de emprender un ataque militar contra Irán, “la agencia tiene serias inquietudes sobre una posible dimensión militar del programa nuclear iraní”, escribe la AIEA en este documento muy esperado, en el que dice apoyarse en informaciones “creíbles”.

Estas informaciones señalan que “Irán llevó a cabo actividades destinadas a desarrollar un dispositivo explosivo nuclear”, precisa la agencia. “Antes de 2003, estas actividades se desarrollaban dentro de un programa estructurado” y “algunas actividades podrían continuar todavía en curso”.

“Aunque algunas de estas actividades pueden tener aplicaciones tanto civiles como militares, otras están específicamente ligadas al desarrollo de armas nucleares”.

La AIEA, con sede en Viena, investiga desde hace unos ocho años el plan nuclear iraní, pero es la primera vez que transmite una serie de elementos que apoyan las sospechas de países occidentales sobre objetivos militares del programa de la República Islámica.

Irán, para desarrollar algunas de sus actividades nucleares polémicas, contó con la ayuda de “una red nuclear clandestina”, estima la agencia de la ONU, en alusión a informaciones periodísticas sobre el apoyo de un científico ruso y de expertos paquistaníes.

Para elaborar el informe, la AIEA afirma haber obtenido datos de diez países miembros –seguramente de los servicios secretos– y disponer de sus propias fuentes, en particular fotos satelitales de la base militar de Parshin, cerca de Teherán.

Los puntos más polémicos aparecen enumerados en el apéndice del documento. La AIEA exhorta al país a ponerse en contacto con ella “sin demora” para aclararlos.

El Consejo de los Gobernadores de la AIEA, que reagrupa a 35 países miembros, deberá decidir si lleva el caso ante el Consejo de Seguridad de la ONU con motivo de su reunión del 17 y 18 de noviembre.

“El informe detalla actividades iraníes que sólo son explicables si la intención (del país) es desarrollar la bomba nuclear”, como la producción de uranio para transformarlo en metal utilizado en una ojiva o las simulaciones por ordenador de la implosión de una bomba nuclear, explicó un diplomático occidental que pidió el anonimato.

El jefe de la diplomacia iraní, Ali Akbar Salehi, rechazó de antemano cualquier tipo de acusación estimando que la AIEA no disponía de pruebas “serias”.

Las grandes potencias occidentales e Israel sospechan que la República Islámica quiere dotarse de la bomba atómica, algo desmentido por Teherán.

Washington y sus aliados occidentales no ocultaron su intención de utilizar el informe de la AIEA para endurecer las sanciones que aprobaron a título individual contra Irán y tratar de convencer a Moscú y Pekín, hasta ahora reticentes, para reforzar las adoptadas por la ONU desde 2007, tanto económicas como financieras.

En Israel, el ministro de Relaciones Exteriores, Avigdor Lieberman, exhortó a la comunidad internacional a imponer a Teherán sanciones “muy severas y paralizantes”, según el diario Maariv. (AFP)


Comentarios


Temor por magnitud del programa nuclear iraní