Terminó Game of Thrones pero la polémica no tiene fin



Fiel a su estilo se emitió anoche el capítulo final de la serie Game of Thrones que, a lo largo de ocho temporadas, obsesionó a millones de fanáticos en todo el mundo y batió varios récords.

El capítulo 6 de la octava temporada comenzó minutos después de las 23 de anoche y se extendió a lo largo de 80 minutos en los que la polémica trascendió el living de las casas, inundó las redes sociales y aún continúa.

A poco de comenzar, la última temporada ya había sido objeto de fuertes polémicas. Las críticas se centraron sobre todo en la aceleración del ritmo de la serie del canal de pago HBO, que dio lugar a cambios apresurados y a que algunas escenas cruciales hayan durado apenas unos minutos, algo decepcionante tras tanto tiempo de espera.

Aunque algunos lo amen y otros estén decepcionados, el 73º episodio selló para siempre la suerte de Daenerys Targaryen, Jon Snow, Tyrion Lannister, Sansa y Arya Stark, nombres que ya forman parte de la cultura popular.

Adaptada de las novelas fantásticas de George R.R. Martin, “GoT” se convirtió en la serie de mayor audiencia de HBO ya en 2014, superando a “Los Soprano”.

El quinto episodio (penúltimo de la temporada) había sido visto en directo por 12,5 millones de teleespectadores, y por 5,9 millones más en diferido, sólo en Estados Unidos.

Por momentos sumamente sombría, violenta, compleja, nunca tuvo un perfil tipo de una propuesta destinada a un público amplio. Sin embargo, logró que millones de personas la siguieran semana a semana, aun aquellas ajenas por completo al universo “friki”.

Te haya gustado o no, el fin de esta serie medieval-fantástica exitosa en todo el planeta, que cuenta la historia de familias que pelean por acceder al Trono de Hierro, dejó un gran vacío en numerosos fanáticos alrededor del mundo.


Comentarios


Terminó Game of Thrones pero la polémica no tiene fin