Tiroteo del Bajo: buscan a dos mujeres cómplices

Creen que se llevaron el arma que usó uno de los delincuentes, quienes tienen frondosos prontuarios.



#

Nicolás Zerene y Facundo Moscoso fueron acusados de intento de robo calificado.

NEUQUÉN (AN).- Los dos jóvenes que el jueves por la mañana intentaron asaltar una joyería del Bajo y terminaron apresados y golpeados por los transeúntes, contaban con al menos dos mujeres como cómplices que aún no lograron ser identificadas. Ayer el juez Marcelo Muñoz dispuso que Nicolás Zerene (18) y Facundo Moscoso Quinteros (19) permanezcan un mes en prisión preventiva. La existencia de las cómplices fue revelada por la funcionaria de la fiscalía de Delitos Violentos, Eloísa Lucciano Müller, quien explicó en la audiencia que un testigo contó que mientras Moscoso Quinteros era atacados por los transeúntes indignados por el asalto, dos jóvenes se acercaron, tomaron una bolsa que estaba en el piso y se perdieron entre la multitud. De hecho el arma con la que Moscoso Quinteros habría agredido al dueño de la joyería no fue encontrada, a pesar de que al ser reducido por dos policías había quedado tirada en el piso en plena calle Alcorta al 140. Los dos jóvenes fueron imputados del delito de robo calificado en grado de tentativa y se dispuso que ambos cumplan un mes en prisión preventiva. Zerene también fue imputado por otro intento de robo ocurrido el 20 de julio en Matheu al 90 , donde le habría arrebatado la cartera a una joven que ingresaba a su casa. La funcionaria de la fiscalía reveló que a pesar de su corta edad ambos jóvenes son conocidos dentro del ambiente delictivo. En el caso de Zerene se detalló que además de las dos causas en esta ciudad está por ser llevado a juicio por un robo ocurrido en Cipolletti. Y advirtió que de Moscoso Quinteros “sabemos que está implicado en al menos dos hechos ocurridos esta misma semana”. En la audiencia Zerene lloró al oír el relato de los hechos, mientras que Moscoso Quinteros se mostró dolorido, no solo por los golpes recibidos sino porque hace poco tiempo había sido operado de una lesión en la columna. Lucciano Müller detalló que ninguno de los jóvenes fue baleado por la policía, como había trascendido, y que tanto el arma que Zerene arrojó como la moto en la que se movilizaban tienen limadas las numeraciones. En tanto que detalló que fueron dos policías que no estaban de servicio quienes detuvieron a los jóvenes. Uno de ellos se percató de la maniobra y chocó con su auto a la moto cuando intentaban huir y el segundo, un custodio, dio la voz de alto. “Moscoso Quinteros le apuntó al custodio y fue el otro policía el que disparó dos veces, sin lesionarlo”, se explicó.

Neuquén


Comentarios


Tiroteo del Bajo: buscan a dos mujeres cómplices