Tras más de dos años, se reactivó la unidad mixta de Chihuido

Es el grupo formado por técnicos de Nación y Neuquén encargado del avance del proyecto. La obra de la represa sobre el río Neuquén se licitó hace casi siete años.




La obra contempla un gran embalse que permitirá además regular el caudal del virulento río Neuquén.

La obra contempla un gran embalse que permitirá además regular el caudal del virulento río Neuquén.

Luego de más de dos años sin funcionar, el gobierno nacional reactivó finalmente la unidad mixta encargada del avance de la obra de Chihuido, la represa sobre el río Neuquén que fue licitada en 2014.

La novedad fue dada a conocer por el gobernador de Neuquén, Omar Gutiérrez, durante el discurso de apertura del período de sesiones ordinarias de la Legislatura que pronunció ayer.

El mandatario expresó que “dialogando con el gobierno nacional en enero hemos logrado reactivar el funcionamiento de la unidad técnica mixta para la evaluación legal, técnica, económica y financiera” de Chihuido 1.

La reactivación de este grupo es clave para que el proyecto pueda ser retomado y finalmente se avance en la definición del financiamiento necesario para su realización.

La unidad técnica se reintegró el pasado 13 de enero cuando por medio de una resolución la Secretaría de Obras Públicas de la Nación designó finalmente a los tres representantes en el grupo por parte del gobierno nacional. En total se trata de cuatro funcionarios del gobierno nacional y un referente de parte de la Compañía Administradora Mayorista del Mercado Eléctrico (Cammesa), quienes completarán el equipo técnico formado por los referentes de la provincia de Neuquén.

Este equipo tiene una función clave para que se pueda avanzar en la obra pero desde hace dos años y medios, es decir desde un año antes de la finalización del gobierno de Mauricio Macri no se había designado a los nuevos integrantes, haciendo así imposible el avance de los análisis.

Es que si bien la obra fue licitada y adjudicada en 2014 al consorcio liderado por Helport, e integrado por Panedile Argentina, Chediack e Hidroeléctrica Ameghino, la cantidad de años que pasaron sin que se resuelva el financiamiento de la obra fuerzan a revisar cada uno de los puntos de una obra que fue licitada en 2240 millones de dólares.

La represa ubicada sobre el río Neuquén es una obra estratégica desde diversos puntos. Por un lado permitiría la generación de 637 MW de energía eléctrica que ayudarían a descomprimir no solo el sistema nacional sino también la alta demanda que hoy tienen las centrales térmicas que ante la falta de gas queman hasta incluso carbón.

El dato

2014
fue el año en el que se adjudicó la obra. Desde entonces no se resolvió el financiamiento.

Pero a su vez, se trata de una obra de seguridad, que permitirá controlar una nueva crecida sobre el río Neuquén que ponga en riesgo a todas las localidades ubicadas aguas abajo como ocurrió en 2006 y 2008.

El punto clave que resta resolverse de la obra es el financiamiento que podría venir de parte de Alemania en función de la participación de Voith Hydro en el desarrollo. Sin embargo es aquí en donde este grupo técnico deberá trabajar con fuerza ya que no solo se deberán ajustar nuevamente muchos costos, ya que vale señalar que la obra fue presupuestada cuando el dólar cotizaba menos de 10 pesos, sino que también deberá analizarse cómo la afecta el cepo al dólar.

Este no es un punto para nada menor por el elevado monto de la obra que hace que los inversores busquen una seguridad para poder disponer en su momento del giro de su inversión y sus ganancias, pero también es clave en el contexto de la negociación que el gobierno encara con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

En números

637 GW
es la potencia que está previsto que tenga la represa.

Pero si eso fuera poco, también resta analizar cómo se integrará, o mejor dicho, cómo se conseguirán los fondos que la provincia de Neuquén debía aportar por su participación en la obra.

Este 15% que le corresponde a la provincia en donde se emplaza la obra está calculado en unos 450 millones de dólares que se proyecta ser cubiertos con una emisión de bonos, pero la situación financiera de la provincia cambió desde la licitación y hoy una emisión de ese calibre se ve compleja para la provincia.

Con los integrantes de la unidad mixta ya designados, resta ahora que se oficialice quien será el coordinador del grupo para que pueda avanzar en la convocatoria a la primera reunión del equipo.


SUSCRIBITE AL NEWSLETTER ENERGÍAON
Todos los martes a las 8 con información de la industria energética.

Comentarios


Tras más de dos años, se reactivó la unidad mixta de Chihuido