Tres días de juicio para un final anunciado: Mérgola, responsable de homicidio

Culminada esta instancia, cuesta comprender el retraso en llegar a juicio; y por qué no se resolvió con un acuerdo o un juicio abreviado.

Los jueces Zvilling y Zabala cumplieron el protocolo sanitario durante la audiencia.

Los jueces Zvilling y Zabala cumplieron el protocolo sanitario durante la audiencia.

Rodeado por abrumadoras pruebas en su contra, Maximiliano Mérgola confesó en la última audiencia que atacó a Ernesto Daniel Rodríguez. Pero intentó justificarse: dijo que la víctima lo provocó, que él tuvo una reacción brutal porque había consumido pastillas y alcohol, y que no lo quiso matar. Ninguna evidencia científica ni testimonial respalda su versión, de modo que el Tribunal lo declaró, por unanimidad, responsable del homicidio.

Así concluyó el juicio de responsabilidad contra Mérgola, por el hecho ocurrido el 9 de julio del año pasado en Montevideo y Santa Cruz de Neuquén. En una fecha a confirmar se realizará la audiencia para fijarle la pena, que puede llegar a un máximo de 25 años.

Con el juicio terminado resulta difícil de entender por qué se tardó tanto en cerrar este caso.


Caso cerrado


Como viene informando Río Negro, desde diciembre está listo para juicio oral. Era tanta la prueba en contra el imputado (detenido a los pocos minutos del crimen, a tres cuadras del escenario y con la ropa manchada de sangre de la víctima), que se pudo recurrir a un juicio abreviado y hasta un acuerdo.

De hecho en el juicio que hoy terminó, todos los testigos fueron de la fiscalía, la defensa casi no hizo preguntas, y su alegato tratando de probar la legítima defensa fue pobre, porque no tenía herramientas.

El tribunal integrado por Fernando Zvilling, Estefanía Saulí y Mauricio Zabala deliberó apenas media hora antes de pronunciar el veredicto de culpabilidad. El enojo final de Mérgola, sus gritos de que los testigos estaban comprados, hablan de impotencia ante lo irremediable.

Sin embargo, se estiraron tantos los plazos que hasta fue el primer caso en el que se aplicó la ley Gerez, de prórroga de la prisión preventiva.

La hipótesis de la fiscal María Eugenia Titanti se comprobó de manera plena. La incógnita que no pudo despejarse es el móvil, pero no resulta imprescindible.


Ataque a la madrugada


Según se demostró, el 9 de julio de 2019 pasadas las 5 de la mañana, Mérgola (19) atacó a Rodríguez (36) con un trozo de cordón cuneta con el cual lo golpeó en la cabeza y lo hizo caer.

Rodríguez tenía tal grado de intoxicación alcohólica que su control de la motricidad era muy reducido, de modo que es imposible que hubiera intentado agredir a Mérgola. Ni siquiera pudo defenderse.

Mérgola, según dijo la fiscalía, lo derribó y siguió pegándole en el suelo con el trozo de cordón cuneta que pesaba 13 kilos. Le fracturó el cráneo y le desfiguró el rostro.

A diferencia de la víctima, al imputado no le encontraron rastros de alcohol ni de drogas en sangre.

Después de cometer el crimen dejó el cuerpo en la vía pública y a las tres cuadras fue detenido, cuando rompió el vidrio de un minimercado que intentó robar.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Tres días de juicio para un final anunciado: Mérgola, responsable de homicidio