Tevé tradicional Vs. streamers: por qué se pelean y qué hay detrás

En las últimas semanas, los creadores de contenido para nuevas plataformas digitales recibieron varias críticas de parte de los medios más tradicionales. ¿A qué se debe este choque generacional? ¿Qué propuesta traen estos nuevos espacios comunicativos?

“¿Por qué los jugadores hablan con Ibai? Me pone nervioso eso. ¿Quién es?”. “Antes, me ganaban la nota Niembro, Bonadeo. Ahora, me la gana Ibai. Me tengo que retirar”. Estas frases pertenecen a Gustavo López, 53 años, periodista deportivo argentino y conductor de ciclos radiales y televisivos de gran alcance, con más de dos décadas de carrera y unos 20 puntos de rating. En ellas hace referencia a las charlas que en las últimas semanas tuvieron Sergio Agüero y Paulo Dybala con Ibai Llanos, un streamer español que, según López, “está al pedo en la casa”. Ibai tiene 26 años, 7 de carrera y más de 16 millones de seguidores en redes.


Este episodio, ocurrido días atrás en la radio, tuvo más capítulos. Pero antes de repasarlos es importante entender un glosario básico. Ibai Llanos es un joven español que realiza streamings en una plataforma llamada Twitch. ¿Y qué es todo esto? Básicamente, lo que hace Ibai son transmisiones en las que se filma con diversos contenidos (jugando videojuegos, reaccionando a videos, charlando) para un público virtual que, en su caso, es masivo. Twitch, por su parte, es una plataforma similar a YouTube, pero que suele tener más transmisiones en vivo que de archivo.

Entendiendo estas dos cuestiones, podemos tratar de comprender otra arista del “problema”: ¿Por qué los jugadores hablan con Ibai? En principio, por una cuestión de comodidad. Son charlas relajadas, divertidas, lejos de las presiones del deporte y con enfoque en cuestiones que quizás los protagonistas disfrutan más. En segundo lugar, por el alcance: Ibai tiene 16 millones de seguidores entre Twitch, Twitter e Instagram. Y en tercer lugar, por el propio Ibai. Fue ganador al premio del mejor streamer del 2020, es una persona querida por la mayoría de sus colegas y genera un gran cariño en su público.

Ahora sí, podemos retomar con el problema. Porque después de estas desafortunadas frases de López, el propio Ibai salió al aire de ESPN para mantener un diálogo con el periodista argentino, y lejos de entrar en sus provocaciones se dedicó a explicar qué es Twitch, cuál es el trabajo de un streamer y cuánto tiempo lleva; de forma que el público más tradicional de la televisión pueda entenderlo desde un protagonista y no desde la descalificación de alguien al que no le interesa.

Con la intención de comprender mejor el tema, qué mejor que recurrir directo a las fuentes. Uno de los consultados fue Leo Scratchi (@Scratchi_AR), “partner” de Twitch: esto significa que es un creador que recibe reconocimiento por generar streamings con variedad de contenido.

La nota con ESPN tuvo picos de 150 mil espectadores en su mejor momento (pero un promedio de 80 mil). Lo mismo, pero en el canal de Ibai, contó más de 170 mil espectadores constantes.


Leo tiene más de 9.500 seguidores en Twitch. Ante la consulta de cómo lo definiría, explicó que “es un hobby, un lugar donde podemos mostrar lo que hacemos, desde jugar videojuegos hasta hablar de temas particulares, cocinar, hacer música… Y es también un potencial trabajo a futuro. Y digo potencial porque no todos pueden llegar a brindar contenido de calidad, aún cuando lo disfruten. La gente que por lo general persevera intenta mejorar constantemente su contenido. Para mi Twitch es un hobby con potencial de fuente de ingresos”.

El episodio de López no es el primero y no será el último de este estilo. Hay una descalificación constante de parte de los medios más tradicionales a estas nuevas plataformas. Y es menester conocer qué les genera este tipo de críticas a los streamers.

“A los más adolescentes les da bronca, pero es una reacción lógica de esa edad. Yo ya tengo 30 años y una opinión más tranquila, pero igual te genera un poco de repudio. Que nos critique gente que no está al tanto de las comunicaciones vaya y pase, pero que la crítica venga de gente que trabaja en televisión y comunicación masiva, que no están al tanto del avance de la tecnología en este ámbito, y que no entienden que hay nuevos medios con su efectividad y su público, te da un poco de bronca”, aseguró Leo.

Una postura interesante sobre el fenómeno Twitch, en este caso más apuntado a YouTube pero que aplica a cualquier stream en general, es la que sostuvo Fede Praml (@Tuitbol) hace unos meses. Al charlar sobre sus inicios como streamer del juego Football Manager, comentó que inicio como un hobby que quería tener subido a las redes pero “al tiempo me di cuenta que la gente estaba realmente interesada y a mi me divertía bastante hacerlo. Le fui dando un poco más de forma y ganas, empecé a mostrarme, hablé, puse horarios, fuimos desarrollando las partidas y se fue armando la comunidad alrededor de eso, con gente piola”.


La cuestión de comunidad es, quizás, una de las más repetidas por los streamers. Scratchi asegura que “se generan buenas relaciones y una comunidad copada. Hoy por hoy a la gran mayoría de creadores de contenido del FIFA, por ejemplo, los conozco; y tenemos buena relación porque en algún momento yo fui espectador de ellos o viceversa. El ambiente que se genera en Twitch es fantástico. Después siempre tenés los típicos haters, pero son un caso aparte”.

Quizás ese mismo ambiente cálido sea el que genera que los protagonistas, en este caso Agüero y Dybala entre otros, prefieran dedicarle tiempo a un streamer y no sumarse a la mesa de Gustavo López, donde la única constante en tres décadas es el griterío. Al finalizar su charla con Ibai, Dybala aseguró que “he visto las otras entrevistas y son diferentes a lo que a veces como deportistas estamos acostumbrados a hablar. No son charlas tan distendidas así, o graciosas, o que uno pueda hablar sabiendo que es en chiste, de joder y reírse y pasarla bien. El público es otro, lo sabe entender y eso está bueno. No sé cuánto estuvimos, pero se pasa rapidísimo porque al final es divertido”. Y ahí, en ese cierre, se resume todo.

“Lo que más me chocó a mí de todo esto es que yo tuve un cruce con un periodista que trabaja en TyC Sports, Ibai tuvo un cruce con un periodista que trabaja en ESPN y tanto TyC Sports como ESPN tienen sus propias plataformas de gaming. Entonces, esta gente ni siquiera sabe que en sus canales, los que les dan de comer, le están bastardeando el trabajo a sus propios colegas” aseguró la streamer Carolo Vázquez en diálogo con Filo.

Contenido repetido, con los mismos protagonistas de siempre y un repudio a lo nuevo; o contenido a elección, con miles de protagonistas distintos (y sin choques de ego entre ellos), con una comunidad abierta a todo el mundo. La diferencia es enorme, tan grande que parece increíble que aún hoy muchas personas prefieran criticar lo desconocido antes de abrazar formas más plurales de comunicación. El streaming puede ser realizado por casi cualquier persona, desde su casa, comunicando y entreteniendo con lo que quieran. Y que eso sea lo que le gusta al público de las próximas generaciones es una gran noticia.


SUSCRIBITE A QUEDATE EN CASA
Todos los días a las 19 para acompañar el final del día.

Comentarios


Tevé tradicional Vs. streamers: por qué se pelean y qué hay detrás