Un paseo por los museos de Bariloche

Desde obras de arte, hallazgos arqueológicos, réplicas de fósiles, aves y animales a un delicioso recorrido por la historia del chocolate, vale la pena conocer esta otra dimensión de los tesoros de la ciudad.



La cultura y la historia también es parte del atractivo de Bariloche, donde se pueden encontrar obras de arte de inmenso valor hasta especies y réplicas de fósiles, aves y animales que habitaron o habitan la región.

El punto de partida para el visitante es el Centro Cívico. Allí donde todos en algún momento de su estadía pasan, para llevarse la tradicional postal de los históricos edificios de piedra, está la puerta de acceso a un mundo fascinante de la historia de la Patagonia y sus habitantes.

Junto a los arcos del monumento histórico está el Museo de la Patagonia que administra el Parque Nacional Nahuel Huapi. Fue inaugurado en 1940 y reúne una extensa colección etnográfica e histórica.

Todo es historia. El Museo de la Patagonia.

El edificio tiene una planta baja y un primer piso y en una recorrida rápida se puede visitar en 30 minutos.

Cuenta con un paseo por la prehistoria con hallazgos arqueológicos en toda la Patagonia, un pabellón destinado al Perito Moreno, fundador del Parque Nacional, un segmento dedicado a los pueblos originarios, otro a la llamada Campaña del Desierto impulsada por el expresidente Julio Argentino Roca y un rincón para conocer la historia de Bariloche.

¿Cuánto cuesta?

$90
La entrada para los adultos en el Museo del Chocolate. Hay visitas guiadas todo el tiempo. Jubilados y niños, $ 45.
180
el ticket de acceso al complejo del Otto ( $ 500 jubilados y menores). El ingreso a la galería es libre.

Un lujo que tiene este museo es un cuadro del pintor Antonio Berni que se exhibe de manera permanente junto a las escaleras que ascienden al primer piso.

Esa obra, “Jujuy”, tiene una larga historia hasta llegar a este espacio ya que fue hallada, tirada y sin ningún cuidado, en el emblemático hotel Llao Llao, en el período en el que estuvo cerrado, antes de la privatización. El museo se puede visitar de martes a viernes de 10 a 12:30 y de 14 a 19; y los sábados de 10 a 17.

La entrada es un bono contribución no obligatorio de 100 pesos (50 pesos para jubilados, estudiantes y niños). Parques solo ofrece visitas guiadas para colegios pero un turista convencional puede realizar la caminata guiada de Walking Tours que parten del Centro Cívico.

Muy cerca del Centro Cívico, en la avenida Bustillo al 1.200, está el Museo del Chocolate, uno de los productos estrellas de Bariloche que todo turista se lleva como souvenirs.

¿Te servís? Un detalle en el Museo del Chocolate.

Por eso, un recorrido por la historia del chocolate no viene mal, sobretodo para conocer las características del buen chocolate antes de salir a comprar.

Este museo pertenece a la empresa Havanna y ofrece un recorrido guiado de unos 30 minutos mediante el cual se pueden conocer los orígenes del cacao que se remonta a 3.000 años atrás cuando era consumido por las tribus de mayas y aztecas, en la zona de lo que hoy es México.

El relato de Elena, la guía, invita a trasladarse a aquellas épocas y sumerge a los visitantes en el fascinante mundo del chocolate que comienza a expandirse por varios países de América Latina con la llegada de los españoles y cruza el Atlántico para producirse también en África.

El exquisitos paso a paso del Museo del Chocolate.

Cuenta la historia que a la Argentina el chocolate llegó como infusión, impulsado por Mariquita Sánchez de Thompson en 1810. Mucho más tarde, en 1947, desembarca en Bariloche de la mano de Aldo Fenoglio, un italiano que vio en la fabricación de chocolate en barra un futuro y con su receta se extendió hasta la actualidad, convirtiendo a Bariloche en la ciudad con los chocolates más famosos del país.

Este museo, se puede visitar todos los días de 10 a 18:30 (en baja temporada). Hay visitas guiadas todo el tiempo con un ingreso por 90 pesos para adultos y 45 pesos jubilados y niños. El espacio tiene rampas de accesibilidad.

En la zona de la costanera, junto al lago Nahuel Huapi, en 12 de Octubre y Sarmiento, también hay un rincón para conocer registros prehistóricos de la región en el Museo Paleontológico. Este espacio fue creado por la Asociación Paleontológica de Bariloche con el objetivo de detectar y preservar el registro fósil de toda la región.

El acceso al Paleontológico.

En esta sala se pueden encontrar diversos ejemplares y fósiles. Uno de ellos es el ictiosaurio del cerro Lotena que habitó los mares jurásicos hace 150 millones de años. Además, se puede observar la reconstrucción de una mandíbula de tiburón que vivió hace 22 millones de años y observar numerosos anfibios, plantas e insectos.

La colección de fósiles es amplia y entre ellos se puede encontrar un dinosaurio que habitó la zona de Cinco Saltos durante el Cretácico superior, hace 90 millones de años. El horario de visitas es de lunes a sábado de 16 a 19 y la entrada es libre.

Para sumergirse en la cultura arte, en Bariloche existe un espacio muy particular en la cima del cerro Otto, en el complejo del Teleférico, donde se encuentra la Galería de Arte donde se exhiben de manera permanente tres reproducciones de grandes obras de Miguel Ángel Buonarroti.

En la cima del Otto. Una galería plena de arte.

El creador de este complejo turístico, Boris Furman, logró traer a la ciudad calcos exactos, en tamaño real y certificados por el gobierno italiano, de las tres obras más importantes del escultor: El David, La Piedad y El Moisés.

Estas esculturas imponentes fueron construidas con un 80% de polvo de mármol y 20% de resina acrílica. También en este espacio hay reproducciones fotográficas de bocetos, pinturas y fieles réplicas de las herramientas que supo utilizar el autor.

Con el ticket de acceso al complejo (800 pesos para adultos y 500 pesos jubilados y menores), el ingreso a esta galería es libre.


Comentarios


Un paseo por los museos de Bariloche