Un sello de origen con las ferias

Convertida la localidad en un polo de desarrollo frutihortícola, la multiplicación de mercados y ferias comunitarios ha cristalizado en un fenómeno cultural que ya se perfila, con el valioso aporte formativo del CFPA1, como un nuevo producto agroturístico.



Daniel Cortés, coordinador del Centro de Formación Agropecuaria N° de Plottier.

Daniel Cortés, coordinador del Centro de Formación Agropecuaria N° de Plottier.

Destacar y responder al desarrollo del Alto Valle es una tarea a la que se encuentra abocado desde hace 25 años el Centro de Formación Profesional Agropecuaria N° 1 (CFPA1) de Plottier. Para este año se estima que cerca de 1.800 personas participarán de los más de 50 cursos que se ofrecen en las instalaciones del establecimiento.


Por eso, la apertura de ferias y mercados comunitarios viene consolidándose cada vez más en la ciudad y el fenómeno responde indudablemente a las tendencias por el consumo de alimentos saludables, el intercambio directo entre productores y consumidores y el valor accesible de los productos.


Así es como los productores de la ciudad e incluso del interior de la provincia tienen su propio espacio para exhibir y vender sus elaboraciones. Los vecinos y turistas pueden visitar, recorrer y degustar sus producciones en la Feria El Mangrullo, Parque España, el Labrador y la Feria de China Muerta que funcionan todos los fines de semana.

Oferta educativa

1.800
personas participarán este año de las capacitaciones en el Centro de Formación Profesional Agropecuaria N° 1.
50
cursos distintos, desde producción primaria a elaboración, ofrece el CFPA1.


“Lo que buscamos desde el CFPA1 es fortalecer el circuito agroturístico a través de las innovaciones tecnológicas que vamos desarrollando con los ingenieros, profesores, alumnos e incluso productores que egresaron de acá”, comentó Daniel Cortés, coordinador del centro.


Sustentados en la idea de incrementar el producto bruto interno bajo una constante capacitación teórico práctica, desde hace ya tres años cerca de 100 feriantes y emprendedores del corredor China Muerta-Plottier se reúnen cada septiembre y marzo en la Feria Productiva y Agroturística del Puesto de Plottier para conocer los cientos de productos elaborados por la comunidad neuquina.

Del aula a las ferias


“La gente cada vez adquiere más la costumbre de venir a las capacitaciones de producción, se viene instalando la necesidad de adquirir a buen precio productos de calidad y es en las ferias donde se conjugan”, explicó Daniel Cortés.


Pese al “boom inmobiliario” que arrasa con las históricas chacras del Alto Valle, hay familias que se han consolidado y fortalecido para mantener vivas las costumbres y productos de sus tierras. Por eso, Cortés indicó que “de a poco se van rescatando los valores de la zona, gracias al desafío de los productores”.


El paso por las aulas les abre una posibilidad de contar con una salida laboral y tras la enseñanza muchos se convierten en emprendedores.
En las líneas de capacitación del CFPA1 hay producción de hortalizas, frutas finas, invernaderos, almácigos, aromáticas, todo sobre producciones primarias, y con valor agregado como cursos de deshidratado y conservas.

La ruta turística de las chacras neuquinas


La costumbre de asistir a las ferias se ha instalado en la sociedad rápidamente en los últimos años.


Por eso el Ministerio de Turismo provincial comenzó a diseñar el año pasado la Ruta turística de las Chacras Neuquinas. En una primera etapa abarcaría desde Senillosa a Plottier, con la idea de trabajar de forma articulada con los prestadores y municipios para posicionar y fortalecer el producto.


Con el objetivo de mejorar las instalaciones de las ferias, de los establecimientos educativos y de todo el sistema productivo en general las agrupaciones que intervienen en el corredor China Muerta-Plottier firmaron un convenio de colaboración institucional.


Un monto total de 1.316.000 pesos, de los cuales 921.000 pesos aporta la Nación, serán destinados para enseñanza, insumos, cartelería y asistencia técnica.


Comentarios


Un sello de origen con las ferias