Unter Bariloche presiona contra las clases y pide paro provincial

La seccional reclama a la conducción central medidas de fuerza de 24 y 48 horas por las clases presenciales. Señalan que la ciudad sigue en zona de alto riesgo epidemiológico.

Unter Bariloche presiona a la conducción central del sindicato docente para que defina una medida de fuerza, con paros progresivos, para expresar el rechazo a las clases presenciales en zonas que aún se mantienen con alto riesgo epidemiológico, como en la cordillera.

A mediados de mayo Unter Río Negro dispuso suspender las clases presenciales en toda la provincia por 72 horas ante la situación sanitaria de la provincia y protagonizó fuertes cruces con el Gobierno. En ese momento, en Bariloche ya estaba suspendida la presencialidad, una medida que en la cordillera se aplicó desde el 30 de abril hasta el 31 de mayo cuando retornaron en primaria, inicial y especial.

Con dos semanas cumplidas de clases en las aulas en Bariloche, el gremio docente definió el viernes en una asamblea virtual resolutiva, pedir a la secretaria general Sandra Schieroni la convocatoria urgente a un plenario de secretarios generales para definir una “medida provincial y colectiva que unifique a todas las seccionales y compañeros de toda la provincia”.

La propuesta que surgió de las bases en la ciudad andina es avanzar hacia un paro de 24 horas el primer lunes tras la convocatoria al plenario y continuar con una medida de fuerza de 48 horas, si la provincia decide continuar con la apertura de las aulas. Luego, profundizar el plan de lucha si no hay respuestas.

Unter Bariloche se manifestó en varias oportunidades contra la presencialidad escolar, argumentando que la movilidad de los alumnos, padres y trabajadores genera un riesgo innecesario cuando se pueden garantizar las clases de manera virtual como ocurrió durante todo el 2020.

En este punto coincidió la gobernadora Arabela Carreras a fines de abril cuando decidió suspender las clases presenciales en Bariloche y Dina Huapi para frenar la circulación. En ese momento la mandataria graficó que en Bariloche hay 34.205 estudiantes de los cuales la mitad circula diariamente a las escuelas, debido a los protocolos que divide los grupos, y hay 4.200 docentes, sumado al movimiento asociado de padres, madres y acompañantes.

Sin embargo, a fines de mayo se decidió retomar las clases en las aulas ante la mejora de algunos indicadores epidemiológicos, solo para chicos de nivel primario e inicial, que son los que menos movilidad y uso del transporte público generan porque, en el caso de las estatales, asisten a la escuela más próxima al domicilio.

Desde que regresaron las clases presenciales Unter reclama su paralización. La semana pasada, antes de la asamblea, los dirigentes gremiales liderados por Patricia Lande y el titular de la CTA de los Trabajadores de Río Negro, Jorge Molina, se manifestaron en el Consejo Escolar Zona Andina y entregaron una nota a la delegada Beatriz Alarcón para pedir que se regrese a la virtualidad porque Bariloche continúa en alto riesgo epidemiológico y con el sistema sanitario al límite.

En el pliego de pedidos a la provincia, Unter Bariloche considera que debe ser “automático” que las ciudades que son consideradas de alto riesgo epidemiológico no tengan clases presenciales y además reclaman agilizar la vacunación a docentes y auxiliares que hasta el momento no fueron incluidos en el cronograma.

El último punto está dedicado a la cuestión salarial y el pedido de la reapertura de paritarias.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Unter Bariloche presiona contra las clases y pide paro provincial