Venden barbijos truchos de Conicet: cómo darse cuenta

La pyme que los produce hizo un rastreo en la web y advirtió que se ofrecen versiones falsas de la mascarilla, que no cumplen con ninguno de los beneficios de la original.

La falsificación de prendas es una práctica bastante común. Pero en este caso, atenta contra las características que lo hacen seguro. Kovi, la textil de La Matanza que fabrica el barbijo Atom Protect, desarrollado por la Universidad de San Martín, La Universidad de Buenos Aires y el Conicet, descubrió que están a la venta mascarillas falsas. Se dieron cuenta a través de un seguimiento por tiendas virtuales y redes sociales. A simple vista parecen los barbijos reales: la tipografía y el estampado son similares a la Mascarilla Social N°95, conocida como "el barbijo del Conicet". Pero no tienen nada que ver.

Una de las diferencias más notables son los elásticos, que no son los originales. Pero lo más importante, es que no tienen lo que hace especial y único al producto: la nanotecnología.

En los truchos, varía el tamaño, el doblez y la textura. En algunos casos, lo ofrecen con una variante de color, distinta al lila típico, como "negro gastado". También los venden sueltos, sin la bolsita transparente en la que salen de fábrica, según una nota aparecida en el sitio eldiarioar.

El barbijo trucho se ve bastante similar, pero los elásticos no son iguales.

Para darse cuenta si se trata del original (que se vende en una página oficial) hay que mirar el precio. El trucho, a veces cuesta más.

En la tienda virtual certificada, el pack de diez unidades se consigue a $4.390. El que no es original. el paquete de diez, cuesta $8500. Hay publicaciones sin fotos y otras con imágenes, pero de dudosa calidad.

Esta es la original, con el elástico que hay que verificar.

Las mascarillas originales tienen propiedades antibacteriales, antivirales y antihongos. En la misma web de Atom se aclara que los productos fueron certificados por el INTI y el INTA, pero no tienen la autorización de Anmat. Con estas características, se distinguió a estos tapabocas como de "uso social" y se desarrolló también una versión de menor tamaño, para niños. Al ser de uso social, se aclaró, buscan proteger durante las actividades diarias con contacto o cercanía con otras personas, pero no son aptas para uso médico. El tiempo de uso no tiene límite, aunque aconsejan no usarlo más de ocho horas por una "cuestión de higiene".

Y esta es otra de las diferencias que se notan en el barbijo trucho. El barbijo "del Conicet" está confeccionado con telas tratadas que ofrecen una barrera química contra el Coronavirus. Esa barrera detiene los aerosoles que quedan flotando en el ambiente desde varios minutos hasta incluso algunas horas. Los tapabocas del Conicet truchos no lo tienen. Y esa eficacia resiste 15 lavados. Los truchos prometen más de 30 lavados.

Alan Gontmaher, dueño de Kovi, la fábrica que los produce, confirmó la existencia de barbijos Atom Protect falsos. Y recomendó adquirirlos en la tienda virtual de la marca y en farmacias autorizadas, donde tienen control de la distribución del producto. Los Atom Protect viene en bolsitas individuales, de plástico transparente, que llevan estampadas las instrucciones para colocárselo y, además, el detalle de las características que lo validaron como el accesorio de uso obligatorio que reduce las chances de contagio del virus.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Venden barbijos truchos de Conicet: cómo darse cuenta