Villa Pehuenia conquista al mundo en Netflix

Andes Mágicos es una docuserie que a principios de este mes estrenó su segunda temporada. Uno de sus capítulos se rodó en el pueblo, con profesionales neuquinos e historias locales.

La docuserie recorre los caminos de Pehuenia.  Muestra su belleza y reproduce la voz de su gente.

La docuserie recorre los caminos de Pehuenia. Muestra su belleza y reproduce la voz de su gente.

Pueblos de montaña, de Colombia a Argentina, enhebrados por un cordón montañoso: la Cordillera de los Andes. El televisor encendido, la búsqueda en Netflix y de repente las imágenes de Villa Pehuenia aparecen. Sus paisajes y Lili Puel, una criancera arraigada a su tierra, cuentan una historia de sur, frío, sacrificio y belleza. En las pantallas, el mundo las mira.

Andes Mágicos es una docuserie que a principio de este mes estrenó su segunda temporada en Netflix. Se trata de 6 nuevos capítulos que muestran un viaje por las montañas de Sudamérica y en el cuarto, entre pehuenes, lagos y su gente, Villa Pehuenia es la protagonista.

“Si debo ser sincero, llegamos a Pehuenia buscando lo más hermoso de la Cordillera de los Andes en su extensión. Nuestro equipo de producción encontró este lugar mágico y un tesoro que conocíamos de nombre. Cuando lo vimos, descubrimos que valía la pena mostrarlo”, cuenta Luis Ara, fundador y director de Trailer Films, la productora uruguaya a cargo del proyecto.

Liliana Puel le puso el cuerpo a este relato y sus costumbres puedan verse en todo el mundo.

Desde Montevideo, Ara explica que el contenido es una consecuencia del trabajo que les gusta hacer en la productora: contar historias que generen algo positivo y aporten al mundo que vivimos.

“Contamos historias de superación, motivación y nos pone muy contentos. Esta serie nos resultó interesantes desde el principio, porque en un mismo contenido muestra a 7 países de nuestra Latinoamérica con un hilo conductor que era nada menos que la cadena montañosa de Los Andes”.

Con gente de acá

Una primera temporada, en 2019, había mostrado a los Andes con su belleza y variedad de climas que se reflejan en los pueblos que la habitan. La cantidad de reproducciones pidió una nueva temporada, pero la pandemia metió la cola.

Sin posibilidad de viajar, en medio de la pandemia, la productora uruguaya a cargo delegó la filmación a equipos locales.

Sin posibilidad de viajar, decidieron delegar la filmación a equipos locales, que trabajaban a miles de kilómetros de distancia.Así , sumaron a tres amigos profesionales de la realización audiovisual: Agnese Boaretto, Rocío Diez y Javier Témoli, egresados de la carrera de cinematografía y nuevos medios del IUPA y fundadores de la productora neuquina Frater.

Agnese cuenta que varias cosas la impactaron de Pehuenia, pero la ruta que conecta Pino Hachado, llena de nieve y pehuenes la enamoró. “Tenía que ver con lo que estábamos contando, un poco las dificultades de vivir en la cordillera, pero por otra parte, lo hermoso del paisaje. Además de la fuerza de la historia de Lili Puel, la criancera mapuche que cría animales allí, con esas temperatura y su sacrificio”, dijo.

En pleno rodaje II: en los corrales de las chivas.

La criancera Liliana Puel tiene sus raíces en la cordillera, y en esa villa rodeada de lagos y volcanes se dedica a la cría de animales como lo hizo su mamá, sus abuelos y todos sus antepasados mapuches. Su vida transcurre entre bosques milenarios, con la compañía fiel de Moreno, su caballo.

Fue por eso que recorrieron bosques lindos en busca de pehuenes y mostraron las imágenes imponentes del lago Aluminé. Hicieron fotos nocturnas gracias a la poca contaminación lumínica y redescubrieron un lugar lleno de naturaleza y hermoso.

En pleno rodaje: en el frío.

A poco de comenzar el capítulo, un drone da vueltas en el cielo de la villa y cerros cubiertos de nieve se ven inmensos. “Neuquén es una de las regiones más emblemáticas de la Patagonia, con lagos y bosques que crean un paisaje de ensueño”, dice el locutor.

Para los chicos de Frater, el 2020 fue un año duro. La pandemia, por la actividad que realizan, los afectó mucho. Son una productora independiente, que le pone hace seis años, cuerpo y amor a lo que hacen y el proyecto llegó en el momento indicado.

Los bosques de pehuenes enamoraron a los realizadores.

“Hacer este trabajo fue maravilloso, sobre todo poder retratar nuestro paisaje y nuestra gente, para que se vea en el mundo. Fue positivo y muy gratificante. Además nos abre la cancha para colaborar en otros contenidos o pensar los propios, con una distribución local, regional, pero también mundial a través de las nuevas tecnologías”, dice Agnese e invita a verlo.

Desde Montevideo Luis Ara también invita a que nadie se lo pierda porque “nos pone muy orgullosos. Los comentarios son espectaculares, lograr trasmitir esto, a un público tan grande, es un gran placer”, concluyó.

Las montañas como hilo conductor

Andes Mágicos estrenó en 2019, los seis episodios de la primera temporada contaban varias historias de vida y su conexión con la cordillera.

Ser tendencia y estar entre las producciones más vistas de la plataforma hizo que la productora pudiera pensar en una segunda temporada.

Con la pandemia, Luis Ara y su equipo pensaron que no podrían hacer la serie, pero con ingenio decidieron concretarla .

● Se les ocurrió acudir a los contactos en los distintos países, producir en Uruguay y filmar en cada país.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Temas

Instagram RN

Comentarios


Villa Pehuenia conquista al mundo en Netflix