Vuelo rasante sobre la nieve: el Zipline del cerro Otto

¿Buscás adrenalina? Este es un plan alternativo para divertirse en la nieve. No es todo, también hay un miniparque para los chicos, trineos y tubbing.



La experiencia de volar sobre la nieve tiene sensaciones encontradas. Adrenalina pura y emoción pero también algo de vértigo y temor. Sin embargo después de un recorrido en el aire, amarrado con seguridad de un cable y tras volar como un ave por encima de un bosque nevado, el saldo es altamente positivo y dan ganas de repetir.

El Zipline es un plan alternativo para divertirse en la nieve que desde hace 5 años se practica en el complejo Piedras Blancas, en el cerro Otto. La idea de volar acostado, en altura, en dos tramos que suman unos 1500 metros y maniobrando el freno, es parte de la propuesta que lleva una media hora entre la preparación del equipamiento, la charla técnica y el vuelo.

Si se combina más de una actividad es conveniente primero arrojarse en Zipline para hacerlo con la ropa seca, que suele mojarse si se tiran en trineo o tubing".

La actividad parte de la cumbre de Piedras Blancas. Javier oficia de director técnico y ofrece una breve explicación de cómo es el vuelo, las medidas de seguridad y las señas de frenado, acelere o posición segura que los instructores pueden dar desde las estaciones una vez que se está en vuelo.

La experiencia arranca en un tramo de 500 metros y luego en una segunda estación se inicia el segundo, de 1000 metros, que es el más impresionante y donde se puede contemplar no solo el bosque nevado debajo sino también el paisaje de la zona Sur de Bariloche, la cara B del cerro Otto.

La pista 2 de trineos toma velocidad en la recta del tramo final.

Una vez cumplidos los dos tramos, llega el momento de descontracturarse y poner los pies en la nieve con una corta caminata en medio de un bosque y junto a pistas de esquí de Principiantes de la zona del Snow Park (que también está en el complejo) para llegar nuevamente a la base.

Para esta temporada Piedras Blancas prevé sumar la opción de realizar el mismo trayecto de Zipline pero en posición sentado, similar al parapente, para los menos arriesgados.

Precio

$600
es el valor del ingreso de adultos a Piedras Blancas que incluye un ascenso en aerosilla hasta la cumbre, sin ninguna actividad extra en la nieve. Los menores pagan $ 490.

El vuelo tiene un costo de $ 1.200 y lo pueden hacer los niños a partir de los 6 años que tengan un peso mínimo de 40 kilos. Los chicos realizan los dos trayectos acompañados por un guía en el mismo sistema de amarre.

Un complejo familiar

En Piedras Blancas se desarrolló un gran parque de nieve que cada año suma novedades. “Apuntamos a la diversión en familia y se puede combinar las actividades como cada uno quiera”, señaló Diego Pere Vignau, gerente de Actividades de Piedras Blancas.

Este invierno en la base, detrás de la confitería, se instaló un mini parque para que los niños de 3 a 10 años puedan disfrutar de las mismas actividades que los grandes pero en tamaño reducido.

En el tubing pueden ir enlazados hasta 8 pasajeros.

“Vimos una necesidad y creamos este espacio para que los chicos disfruten más”, enfatizó Pere Vignau que ideó una pequeña pista de tubing, un reducido Zipline y un circuito corto de trineo. El costo para divertirse es de 500 pesos.

Pero también los niños pueden realizar las actividades en familia. Muchos buscan la foto familiar deslizándose en una misma línea de tubing por una pista segura y bien delimitada de poco más de un kilómetro en la que se demora 2 minutos en llegar al otro extremo luego de atravesar siete curvas cerradas que se toman a gran velocidad. El pase para el tubing tiene un costo de $ 850.

En trineo

Otra opción de aventura son las pistas para deslizarse en trineos. En todo el complejo, entre el bosque nevado, se delimitaron cuatro pistas, cada una con un grado de dificultad mayor que la otra. Todas parten desde la cumbre y tienen entre 600 y 800 metros de longitud cada una.

Para llegar a las pistas de trineo se debe ascender a la cumbre del complejo. Hay cuatro opciones.

Hay pistas para más rápidas y otras más lentas. La pista 2 es más para aventureros con un recta final prolongada que otorga velocidad. La pista 4 es recomendable para el arranque y las pistas 3 y 5 son intermedi1dejar de consultarle a Patricio Rodríguez que trabaja desde hace 30 años en el complejo y orienta a los visitantes una vez que salen de la silla.

“Hay gente que viene más de una vez en su estadía y repiten las actividades porque se divierten. Nos eligen las familias”, dijo Patricio mientras orientaba a unos jóvenes con sus trineos en mano.

Para disfrutar del trineo hay unos 3000 metros de pistas y con el pase se puede obtener hasta 6 tiradas por un valor de $ 1.500 (adultos) y $ 1050 para menores de 12 años.

Cabe recordar que se puede llegar en vehículo particular a este parque de nieve accediendo desde el Kilómetro 1 de la avenida Pioneros. También hay transfers del complejo que pasan a buscar a los turistas por sus hoteles.


Comentarios


Vuelo rasante sobre la nieve: el Zipline del cerro Otto