Al menos 15 extremistas muertos en Pakistán




ISLAMABAD.- Los enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y grupos extremistas se saldaron con al menos 15 muertos, en dos incidentes en el noroeste y el sur de Pakistán, se informó ayer.

Un misil causó la muerte de al menos 11 presuntos extremistas en la convulsa región tribal del noroeste de Pakistán, fronteriza con Afganistán, informó un funcio

nario de gobierno local en Mir Ali, la principal ciudad del distrito tribal de Waziristán del Norte.

El funcionario dijo creer que el misil, que impactó en la noche del lunes en la casa de un líder tribal en el poblado de Torikhel, había sido disparado desde territorio afgano.

En esa casa se habían escondido extremistas, según el funcionario, que pidió el anonimato. Hasta el momento el gobierno de Islamabad no confirmó el incidente. La región tribal semiautónoma del noroeste de Pakistán es considerada como refugio de terroristas de Al Qaeda y combatientes talibán que luchan contra las fuerzas internacionales en Afganistán.

El presidente de Pakistán, Pervez Musharraf, desplegó más de 100.000 soldados en la región para contener a las milicias islamistas.

Mientras, en la ciudad portuaria sureña de Karachi dos presuntos terroristas musulmanes y dos policías murieron durante un tiroteo, que se desencadenó cuando la policía se dispuso a detener a alrededor de una docena de sospechosos fuertemente armados que se habían parapetado en una casa de la ciudad, informaron las autoridades. Previamente los funcionarios habían dicho que las víctimas mortales presuntamente terroristas fueron cinco. "Los militantes apuntaron contra los agentes de la ley con armas pequeñas, dejando a dos policías muertos, incluyendo a un alto oficial, y a otros cuatro heridos", dijo Akhtar Zamin, ministro interino del Interior de la provincia de Sindh, donde está ubicada Karachi. Tras cinco horas de tiroteo, las fuerzas de seguridad irrumpieron en el edificio pero cuatro terroristas lograron escapar, dijeron fuentes policiales.

Se sospecha que los atacantes son miembros de Jundullah (Ejército de Dios), una organización sunnita musulmana que tiene estrechos vínculos con Al Qaeda. Además, el grupo está implicado en la actual insurgencia en la provincia iraní de Sistán. Estados Unidos exige a Pakistán que actúe con mayor dureza contra los extremistas, un conflicto agudizado tras el asalto de las tropas paquistaníes de la Mezquita Roja de Islamabad, ocupada por islamistas, el 10 de junio del año pasado. (DPA)


Comentarios


Al menos 15 extremistas muertos en Pakistán