Análisis, propuestas y honestidad intelectual

3ra Edición de la Jornada PULSO. Con un panel de probada experiencia y trayectoria, se abordaron los principales desafíos que enfrenta la economía nacional en el segundo año de pandemia.

Reflexionar sobre la coyuntura económica, política y sanitaria, intercambiar ideas, generar alternativas concretas, dar el debate desde la honestidad intelectual, escuchar a los que saben y tienen algo valioso para decir y aportar.

Tales fueron las directrices de una nueva edición de la Jornada PULSO, llevada a cabo esta semana en formato íntegramente virtual. El objetivo fue poner a disposición de la audiencia la palabra de cuatro expositores con probada trayectoria y expertisse en la materia, representativos de miradas críticas y a la vez diversas del momento que atraviesa el país y el mundo, y de las perspectivas de cara al futuro inmediato.

El panel estuvo conformado por Juan Carlos De Pablo, Licenciado en Economía de la UCA, Master of arts en economía de la Universidad de Harvard y Doctor Honoris Causa por la Universidad del CEMA; Diana Mondino, MBA de IESE, España, Licenciada en Economía de la Universidad Nacional de Córdoba y Directora de Relaciones Institucionales de la Universidad del CEMA; Marina Dal Pogetto, Licenciada en Economía de la UBA, Master en Políticas Públicas de la Universidad Torcuato Di Tella y Directora ejecutiva de Eco Go Consultores; e Itaí Hagman, Licenciado en Economía de la UBA, Magister de Flacso, y Diputado Nacional por el Frente de Todos.

La jornada contó con el acompañamiento del Gobierno de la Provincia del Neuquén, la Legislatura de la Provincia del Neuquén, la Universidad del CEMA y Sancor Seguros.

La diversidad en las miradas, el principal valor de una jornada que año tras año se propone ofrecer un análisis crítico y a la vez constructivo.


Bajo el lema “La economía en medio de la segunda ola”, el evento tuvo lugar el último jueves y fue transmitido en vivo y en simultáneo en la plataforma web de Diario Río Negro, y sus canales oficiales de Facebook y Youtube, con más de 150 espectadores que siguieron las exposiciones de los cuatro panelistas.
La crisis recesiva que atraviesa la economía nacional antes y durante la pandemia, la necesidad de corregir los desequilibrios estructurales, la importancia del proceso de decisión, y las potenciales oportunidades que incluso en medio de la pandemia puede aprovechar el país, fueron los ejes centrales de las exposiciones.

Virtual. La propuesta a la audiencia de Río Negro.


Dal Pogetto dio el puntapie inicial y abordó la coyuntura contextualizando la realidad en el impacto que generó el Covid en todo el mundo durante el año 2020. “Hoy tenemos un mundo que nos está ayudando, una consolidación fiscal que está sucediendo en Argentina, y un cierre de la economía que tendrá consecuencias macroeconómicas sensiblemente menores a las del año pasado, y consecuencias microeconómicas fuertes para los sectores alcanzados”, indicó. “El problema es que la coalición de gobierno avanza sistemáticamente con decisiones que ponen palos en la rueda. La premisa para lo que viene debiera ser ordenémonos”, concluyó.

A su turno, Mondino acordó con que todos los problemas que exhibe la economía nacional, tanto la ecuación fiscal, así como la inflación, el desempleo, y la incertidumbre que atraviesa el sector privado, podrían comenzar a solucionarse si existe la decisión de poner orden a la gestión. “Hoy solo el 25% de la Población Económicamente Activa femenina tiene empleo, mientras se destina gran cantidad de recursos a políticas de género. Sería mucho más productivo usar esos recursos para generar empleo femenino”, indicó.

La exposición de Itaí Hagman puso el foco en la caracterización de la crisis, con un detallado repaso por la evolución de las principales variables macroeconómicas desde el final de la gestión Macri hasta nuestros días. “Argentina atraviesa un proceso de doble crisis, por la matriz financiera y luego la pandemia”, indicó.

Por último Juan Carlos De Pablo hizo énfasis en los procesos decisorios. “Las cosas no ocurren, alguien hace que ocurran por alguna causa”, indicó. Señaló que la necesidad de restringir es inocultable debido a la crisis sanitaria, “pero lo que debemos pedirle a los encargados de tomar decisiones es que si tiene que restringir restrinja, pero no de gusto. Que se decida bien, y que se informe bien”, concluyó.


Marina Dal Pogetto: “Hoy hay un mundo que nos está ayudando”


Con foco en el contraste entre un mundo desarrollado y con capacidad de gasto y la Argentina, encorsetada en sus propias limitaciones financieras, Dal Pogetto dejó la puerta abierta a la oportunidad que pese al crudo escenario, se presenta para nuestro país si se opta por el rumbo adecuado.

“En los países desarrollados, el problema de hoy no es la disponibilidad de vacunas. El problema que enfrentan los países desarrollados hoy, es el avance de los anti vacunas”, introdujo.

Agregó que el mundo ofrece condiciones que pueden considerarse “favorables” durante 2021. En este sentido señaló que los altos precios de las comodities garantizan el ingreso de divisas para estabilizar la brecha cambiaria e ingresos al fisco para cerrar la brecha fiscal. “El ingreso extraordinario para el fisco puede significar hasta u$s 2.600 millones adicionales, permitiendo que el agujero fiscal que el año pasado era de 4,5% del PBI, este año se cierre en 3%”, indicó. A ello hay que agregar los u$s 4.370 millones extra que enviará el Fondo Monetario, y la recaudación del impuesto a las grandes fortunas. “La dinámica fiscal explosiva de 2020 fue la misma en todo el mundo, pero en Argentina se financió exclusivamente con emisión. Y paradójicamente eso hoy se está corrigiendo”, culminó.


Diana Mondino: “Hay que recuperar el valor del uso del tiempo”


Con un fuerte énfasis en la ecuación de costos y en la productividad, Diana Mondino dedicó gran parte de su análisis al costo del uso del tiempo.

“El uso del tiempo es un costo que habitualmente los economistas no contabilizamos, pero debemos comenzar a preguntarnos en qué usa el tiempo un empresario, o a qué lo dedican las familias”, introdujo. “Debemos empezar a preguntarnos en qué gastamos el tiempo. Se han hecho enormes avances con la aplicación ‘Cuidar’ o la aplicación ‘Argentina’. Cuál es la razón para no avanzar en la misma dirección con infinidad de otros aspectos de la gestión pública”, agregó.

Remarcó que el uso del tiempo incide de forma directa en la productividad, y que esa es una de las claves para que deje de caer el salario real y empiece a caer el costo del capital.

“El Estado ha abandonado su rol de control, y ha mutado a un rol de prohibición agregó, trasladando todos los ajustes que impuso la pandemia, a un problema entre privados, perdiendo de vista la productividad”, agregó.
Por último indicó que difícilmente Argentina pueda pretender un cambio excepcional de parte del Fondo Monetario, a fin de atender su coyuntura. “En Argentina debemos dejar de creer que somos los únicos que tenemos un problema”, cerró.


Itaí Hagman: “Una doble crisis, y algunos logros en el haber”


El análisis con fundamento en la dinámica de las variables, fue la característica saliente de la exposición de Itaí Hagman.

“Creo que atravesamos dos crisis superpuestas. Una de origen financiero que comenzó en 2018 y tuvo severos efectos en términos de caída del poder adquisitivo, de baja en la actividad económica, cierre de empresas y aumento de la pobreza. Y mientras intentábamos salir de esa crisis, nos sorprendió la pandemia. La superposición de ambos procesos marcan un cuadro muy delicado”, introdujo. “No tiene sentido discutir cuál de las dos crisis es peor. Lo cierto es que en menos de cuatro años, Argentina agregó 7,5 millones de nuevos pobres”, agregó.

Señaló que en medio de la pandemia y pese a todas las dificultades económicas manifiestas, hay ciertos logros de gestión económica que se pueden destacar. El primero de ellos es haber recompuesto de la curva de deuda en pesos. “En la administración anterior se abusó del endeudamiento en dólares, sin tener en cuenta que la tasa de interés no es el único factor a tener en cuenta, y que la deuda en dólares conlleva otros riesgos”, explicó.

Otro logro que señaló, fue el de haber cerrado el capítulo con los bonistas extranjeros, y también el de haber alcanzado cierta tranquilidad en cuanto a la brecha cambiaria.


Juan Carlos De Pablo: “Debe revisarse el proceso de decisión”


La forma en que la gestión económica moldea el proceso de decidiones que dan origen a la política económica y al impacto de las mismas en las expectativas, fue el tono central de la exposición de Juan Carlos De Pablo.
“El principal problema en términos políticos hoy, es que la palabra presidencial no tiene credibilidad. El Ministro de economía no sabe si mirar al Presidente o a la Vice Presidenta”, introdujo. Resaltó que una misma política económica puede tener un resultado o el otro, dependiendo si te creen o no te creen. “Un gobierno con crisis de credibilidad, es un problema serio” agregó.

Estipuló además que el Presidente Alberto Fernández cometió el mismo error que su antecesor Mauricio Macri, al optar por “no tener” Ministro de Economía. “Nadie está a cargo, no sabemos si la política económica esta en manos de Martín Guzmán, de Matías Kulfas o de Paula Español. Si tuviéramos buenos resultados sería un milagro”, sentenció. “Los funcionarios estan paralizados, porque el escenario lleva a la parálisis operativa”, agregó.

En cuanto al acuerdo con el FMI indicó que ninguno de los actores involucrados, ni Argentina, ni el Fondo, tiene apuros por cerrar un acuerdo, y que el foco debe ubicarse en la reactivación del sector privado.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Análisis, propuestas y honestidad intelectual