Análisis: una crisis institucional con desenlace incierto

La crisis no es solo producto del resultado electoral, si no también de una crisis de liderazgo presidencial.





Los recientes acontecimientos en la Casa Rosada indican que estamos en presencia de una crisis institucional porque está afectada la autoridad política, y está afectada la autoridad política por una crisis interna en la coalición de Gobierno.


Ahora, para interpretar esta crisis institucional no hay que ir al resultado de las primarias del pasado domingo sino un poco más atrás: lo que teníamos en el escenario antes del proceso electoral era una crisis de legitimidad del liderazgo presidencial, sobre todo después del escándalo de Olivos que deterioró profundamente la autoridad y la credibilidad de Alberto Fenrández.


Con esa dinámica de crisis de legitimidad del liderazgo presidencial la coalición de gobierno fue a una elección y obtuvo el resultado que obtuvo. El resultado lo que hace es profundizar los problemas.


A partir de ahí, se desata una tensión interna dentro de la coalición de gobierno respecto de cómo interpretar el resultado electoral y cómo reaccionar frente al resultado electoral. Y el sector más poderoso de la coalición, el que lidera la vicepresidenta Cristina Kirchner, decide exigirle a Alberto Fernández una reestructuración del equipo de Gobierno, cosa que el primer mandatario aparentemente se resiste y esto desata esta situación con la renuncia de todos los dirigentes cercanos a Cristina Kirchner.


Acá hay un intento de la Vicepresidenta de tomar más control de una gestión de Gobierno que ve como deficitaria. Lo que no está claro es qué opinan el resto de los socios de la coalición y cómo la totalidad de los integrantes de ese espacio van a poder procesar esta crisis interna.


No sabemos si esto puede derivar en una implosión de la coalición de Gobierno con alguna ruptura o alejamiento.


Entonces, todo esto es consecuencia no del resultado electoral exclusivamente sino de la crisis del liderazgo presidencial, de la crisis de un presidente que tenía viciada su legitimidad de origen por la forma en la que se resolvió su candidatura, que tuvo la legitimidad de ejercicio ausente y que estuvo acompañado por una serie de escándalos que afectaron mucho la gestión sanitaria en un contexto sanitario muy extraordinario.


Lo que queda por saber es cómo se va a resolver esta crisis, si con reestructuración del equipo de gobierno, con ruptura de la coalición de Gobierno o con una resistencia del Presidente y un debilitamiento aún más de las condiciones políticas para conducir un gobierno en un contexto económico extremadamente desafiante.

Politólogo y director Synopsis Consultores.


Comentarios


Seguí Leyendo

Análisis: una crisis institucional con desenlace incierto