Baleado en Cipolletti: uno de los policías está en juicio por la muerte de Sagredo

El joven sigue internado en el hospital. La fiscalía les solicitó a los cuatro agentes involucrados en la causa que designen defensor. El hecho ocurrió el domingo en el barrio Costa Norte.





Gendarmería en Costa Norte (foto: Florencia Salto)

Gendarmería en Costa Norte (foto: Florencia Salto)

El policía Leandro Pastene, quien está siendo sometido a juicio por la muerte de Santiago Sagredo en un calabozo de Cipolletti, es uno de los cuatro uniformados implicados en la causa de un joven que recibió un balazo en la cabeza en Costa Norte, el domingo pasado.

La víctima se encuentra en un estado irreversible y no tiene posibilidades de sobrevivir. Incluso las fuentes admitieron que se está coordinando el operativo de ablación de órganos.

La muerte de Sagredo se produjo en la comisaría Cuarta en abril de 2016. Fue detenido por una contravención y sin recibir asistencia médica los policías lo alojaron en un calabozo. Se realizaron dos autopsias y aparentemente el deceso se produjo por un problema de salud aunque sus familiares sostienen que además fue golpeado.

El juicio comenzó a realizarse en febrero de este año y hace unos días se retomaron las audiencias adaptadas al contexto de pandemia. Sin embargo el oficial Cristian Correa faltó al Zoom y se tuvo que reprogramar el debate. Junto con Pastene y Correa (acusados por homicidio culposo e incumplimiento de los deberes de funcionario público) se encuentra imputado Daniel Ferreyra quien fue exonerado de la fuerza por cometer otros delitos.

Ahora Pastene se ve nuevamente involucrado por un hecho de violencia policial. Como resultado del procedimiento del último domingo en Costa Norte, un joven de 23 años recibió un disparo de bala en la cabeza.

Tras los primeros testimonios que recabó la fiscalía, la sospecha cayó sobre los efectivos policiales que fueron apartados de su cargo hasta tanto se esclarezcan los hechos. También quedó afuera del procedimiento la Regional Quinta a cargo de Daniel Uribe.

Fuentes policiales confirmaron a Río Negro la información. Si bien la fiscalía les solicitó a los agentes que designen un defensor, no avanzó sobre el pedido de audiencia de formulación de cargos porque todavía no está clara la imputación. Además decidió que no había elementos para solicitar la prisión preventiva.

Dos de los policías recurrieron a la defensoría pública que estará a cargo de Rodrigo Martínez. Los restantes designaron defensores particulares. Martínez se reunió hoy con los policías pero poco se puede avanzar hasta que no esté definido el encuadre delictivo que demandará la fiscalía. En principio son lesiones gravísimas, aunque la muerte sería inminente y allí la calificación pasaría a homicidio.

La fiscalía también brindó detalles sobre  los procedimientos que se hicieron hasta el momento en la causa.  El dato más significativo hasta el momento es que la herida de bala tiene orificio de entrada y de salida por lo cual, así lo explicaron expertos en el tema, es más complejo determinar el calibre de la bala. Es clave hallar el proyectil, algo que se desconoce hasta el momento.

La fiscalía, con el apoyo de Gendarmería, realizó rastrillajes en el lugar durante dos días. Ayer a la tarde se concluyeron las tareas en una zona de chacras en el barrio Costa Norte.

Además se secuestraron las armas y los celulares de los uniformados sospechados que permanecen en resguardo del Ministerio Público. "Se extendieron por los últimos dos días y se avocaba a la búsqueda de posibles elementos e indicios de importancia para la investigación", indicaron desde la Fiscalía.

El domingo por la noche, el lunes y también en la jornada de ayer se recibieron declaraciones testimoniales de vecinos del lugar que aportaron información al caso.

Oficialmente, el gobierno provincial informó que el domingo por la tarde hubo una persecución por parte de la policía a dos hombres que circulaban en moto. En una zona de chacras uno de ellos recibió un disparo de arma de fuego. El gobierno contó que hubo intercambio de disparo de ambos bandos. La escalda de violencia en la zona viene en aumento desde el comienzo de la pandemia.

Aumentó el índice de robos y las intervenciones policiales en muchas oportunidades generaron varios enfrentamientos. Incluso la policía denunció que una de las veces que acudió al lugar fueron "recibidos" a balazos.


Comentarios


Baleado en Cipolletti: uno de los policías está en juicio por la muerte de Sagredo