Cáncer de mama: una lucha que va dando sus frutos en la región

Hoy es el Día Internacional de Lucha contra el Cáncer de Mama. Tras vivir una pandemia, mujeres y sobrevivientes rionegrinas se ponen al frente para bajar las estadísticas de mortalidad de esta enfermedad. De 2019 a 2020, disminuyeron un 30% las muertes en la provincia.





“Sobrellevar el cáncer en contexto de pandemia es doblemente feo. Al momento de necesitar un beso o un abrazo no lo tenés (…) Cuando me hicieron la mastectomía, tuve que ver a mi pareja por videollamada”, se lamentó Adriana Vilo, una docente de primaria, que con 40 años transita un cáncer de mama y vive para contarlo.

A ella le toca transitar en tiempo presente esta patología, que se cruza en el camino de tantas mujeres y algunos hombres. Para Adriana la enfermedad vino a ratificar la importancia de los estudios ginecológicos recurrentes y la idea de concientizar masivamente para que se realicen análisis en tiempo y forma; para evitar la enfermedad en estadío avanzado.

Marita Barrientos, también con 40 años, es trabajadora municipal de Allen. Ella, fortalecida en su ámbito laboral, también tiene una historia para contar porque es una de las tantas personas que ha atravesado un cáncer de mama. Desde su propia experiencia, habla y convence sobre la importancia de cuidar la salud. Incentivar la detección precoz y la autoexploración de la mama, que puede ayudar a salvar vidas, según contaron las dos juntas.

“En noviembre del año pasado me descubrí un bulto, pero entre el trabajo y otras responsabilidades, me hice los chequeos en diciembre. En el momento que me realicé los estudios, luego la punción, se corroboró que tenía un cáncer de mama en un estadio temprano”, comentó Adriana, quien antes de enfrentar la enfermedad trabajaba como secretaría pedagógica.

Decidí hacerme cargo de lo que tengo y hacer público que tengo cáncer para poder ayudar a otras personas que necesiten contar con mi experiencia”

Adriana Vilo (40), paciente Allen

Para Adriana fue difícil atravesar todo el proceso del tratamiento quirúrgico y su rehabilitación, pero encontró refugio en la actividad física. “Yo dejé de trabajar por las situaciones y responsabilidades estresantes de mi puesto. Decidí volcar toda esa energía en la actividad física, que resultó ser muy beneficiosa para mi recuperación. Los médicos y oncólogos dicen que casi un 70% de mi rehabilitación se debe al deporte”, sostuvo la docente.

En el caso de Marita, el diagnóstico fue hace dos años. “Me di cuenta con un autoexamen que me hice en mi casa. Cuando me fui a bañar, noté un bulto que era palpable en una de las mamas. Luego de eso, tras una ecografía que me indicaron, se me confirmó la enfermedad y así arrancó todo”, recordó la agente municipal.

Lo primero que se te viene a la cabeza cuando te dicen que tenés cáncer es que te vas a morir y no es así. Encaré el tratamiento pensando que iba a curarme”

Marita Barrientos (40), expaciente oncológica Allen

Al momento de confirmar el cáncer, a ambas les recorrió el mismo sentimiento: miedo. Ellas se consideran “hermanas”, vínculo que se forjó tras haber sobrevivido. “Me siento un poco hermana de Marita por todo lo que hemos tenido que pasar las dos. La gente piensa que por ser jóvenes no parecemos víctimas de esta enfermedad”, relató Adriana.

Las situaciones límites fortalecieron aún más los acompañamientos que, según el relato de Adriana y Marita, son fundamentales. “La contención de tu familia, de tus amigos, allegados o compañeros de trabajo es importantísima para que el tratamiento sea exitoso y te sientas motivada”, describió Marita.

Adriana aún continúa con tratamiento a través del cual busca concientizar de que se puede detectar de manera temprana; en un intento también, de desmitificar la carga de muerte que conlleva la palabra cáncer en el común de la sociedad. “Todavía me queda una cirugía de tres que ya me he realizado (…). El cáncer vino a redefinir las prioridades de mi vida y hoy veo el mundo desde otra perspectiva, pongo a mis dos hijos delante de todo”, concluyó Adriana.

Aprender a transitar el cáncer de mama, para ellas es sinónimo de acostumbrarse a vivir atenta al cuidado del cuerpo y la salud. Y atravesar esta enfermedad en tiempos de pandemia fue doblemente difícil, no solo para las pacientes quienes se volvieron personas “de riesgo”, sino también para el sistema de salud que debía replegar sus recursos principalmente las demandas de la covid-19. Las disposiciones sanitarias de aislamiento, hicieron no solo que los tratamientos y la promoción de la salud sean más complejos, sino que el acompañamiento a las personas que transitaban la enfermedad fuera limitado.

En los últimos años, han proliferado grupos y organizaciones de mujeres sobrevivientes que trabajan para prevenir la enfermedad. Así nació “Rosas Del Valle”, un grupo de 17 mujeres de Roca que logró superar el cáncer de mama y busca mejorar su experiencia de vida mediante el remo.

El grupo Rosas del Valle de Roca. Foto: Gentileza.

En Regina, se creó otro grupo de 16 mujeres con el objetivo de remar por la recuperación mediante el drenaje de miembros superiores. “Nos pusimos las ‘Valkirias’ en alusión a las mujeres vikingas que reman”, explicó la doctora Rossana González, voluntaria colaboradora de esta organización.

El tercer tumor con más muertes, pero en baja


“El de mama, es el tumor mas frecuente a nivel poblacional, es el tercer tumor en frecuencia en cuanto a mortalidad. El primero es el cáncer de pulmón y el segundo es el cáncer colorrectal”, aseguró Romina Yapur, médica oncóloga que trabaja en salud pública en Roca y Regina.

En Río Negro, 73 personas murieron por cáncer de mamas el año pasado según las Estadísticas Vitales del Ministerio de Salud Provincial. La mayoría de los decesos por esta causa se produjo en el Alto Valle, principalmente en la zona oeste, con 25 casos. Cipolletti y Roca fueron las ciudades con más casos, doce muertes en cada una.

Las cifras de 2020, dejan ver que hubo una disminución de muertes respecto de los años anteriores. En 2019 se reportaron 105 muertes por cáncer de mama, en 2018, 75 y en 2017, fueron 82 las víctimas de esta enfermedad.

La mortalidad del cáncer de mama ha ido disminuyendo gracias a los controles precoces, el autoexamen y mamografías”

Romina Yapur, oncóloga. Oncología unidad integral Roca y hospital de Regina.

Por lo general, en estos tres años, la mayoría de los casos se concentraron en el conglomerado de ciudades del Alto Valle Oeste y Este, sin embargo la ciudad que más casos tuvo fue Bariloche durante estos tres años, salvo en 2020 que la mayoría fue en Cipolletti y Roca.

Entre 2017 y 2020, el tumor de mama osciló entre el tercer y quinto tipo de tumor que más afectó a la población y más muertes causó.

Durante el mes de octubre se refuerzan las campañas de prevención en lucha contra el cáncer de mama. Foto: Juan Thomes

En 2012, hace casi una década, en Río Negro se reportaron 63 casos de muerte por esta enfermedad, pero también había menos muertes por cáncer en relación con los últimos años.

Tal como muestran las estadísticas, Yapur argumentó: “La mortalidad del cáncer de mama ha ido disminuyendo gracias a los controles precoces como el autoexamen, la mamografía, ecografía y por los antecedentes familiares”, explicó.

En la provincia, el cáncer fue la segunda causa de muertes en 2020, después de la enfermedad covid-19. 1.093 personas fallecieron por tumores malignos, un 19,85% del total de los decesos.

Datos

73
personas fallecieron durante 2020 por cáncer de mama en Río Negro. Fue el quinto tumor que más muertes causó durante el año pasado.
30%
disminuyó la cantidad de muertes en Río Negro por cáncer de mama, en 2020 respecto a 2019 interanual. Se pasó de 105 a 73 desesos.

Un “difícil” seguimiento de casos durante la pandemia


El número de nuevas pacientes con cáncer en tratamiento a través de cirugía es de 50 por año”, explicó Mariela Sosa, médica ginecóloga y mastóloga del hospital Francisco López Lima. La estadística que manejan desde el hospital de Roca alcanza un promedio de 800 pacientes por año, donde hay pacientes con sospecha de cáncer, con cáncer confirmado y con seguimiento de pacientes sobrevivientes.

La realidad actual es que la paciente que se pueda realizar los estudios, sumado a un tratamiento en tiempo y forma, tiene un 90% de sobrevida, según explicó. “Siempre va a depender del tipo tumoral”, dijo.

Es fundamental hacerse los controles, el autoexamen. “Tenemos muchas pacientes que se palpan y detectan lesiones pero no consultan porque tienen miedo del diagnóstico”, aseguró la oncóloga Romina Yapur. Es justamente el diagnóstico precoz lo que hace que sea una “enfermedad curable” con tratamientos mucho menos invasivos.

Hay tres tipos de tratamientos para el cáncer de mama: oncológico, quirúrgico y radioterapéutico. Foto: Juan Thomes

Durante la pandemia se le pudo dar prioridad a las pacientes de riesgo y así también atender a todas las demás pacientes con cáncer de mama. “Nunca suspendimos la atención en estos tratamientos. Lo que sí disminuyó fue el tamizaje asintomático”, explicó Sosa.

La prevención y el trabajo territorial en los barrios fue uno de los pilares que se vio resentido. “La pandemia frenó un poco el trabajo que veníamos realizando en coordinación con todos los Centros de Atención Primaria de la Salud (CAPS)” desde donde se detectaban casos o posibles pacientes.

Dora Rego, presidenta del Centro de Prevención del Cáncer (Ceprec), aseguró que desde la institución realizan tareas de prevención y detección precoz del cáncer de mama mes a mes.

“El año pasado no pudimos hacer nada de lo que teníamos previsto. En el sanatorio no nos recibían porque estaban muy abocados a combatir el covid-19 y nosotros ni siquiera pudimos tener un consultorio en la sede”, comentó Rego.

Datos

50
casos nuevos de cáncer de mama en tratamiento por año en el hospital de Roca, en promedio.
servicio más demandado en Salud durante el 2020 fue Toco ginecología con 40.469 consultas de personas de 15 a 49 años.

Actividades para este martes “Rosa”


En toda la región habrá actividades por el día mundial del Cáncer de Mama. En Regina, habrá hoy un desayuno en la Casita Oncológica donde habrá una proyección. Luego, izarán una bandera en el hospital público.

En Roca, se realizará una caminata hoy a las 10 horas con el lanzamiento del programa provincial Río Rosa. Será entre las calles Gadano y Rivadavia. Esta actividad cuenta con la Declaración de Interés Municipal del Concejo Deliberante.

Desde Allen, a través de la Dirección de Deportes organizó una bajada en kayak simbólica que pretende convocar a mujeres en recuperación. A partir del 25 de octubre, se dictarán clases recreativas de canotaje destinadas a todas las pacientes recuperadas.

En Viedma, durante todo el mes se está promoviendo la realización de mamografías en el hospital Zatti. El servicio funciona de 8 a 18, de lunes a viernes.

El hallazgo de manera temprana se da antes que a la paciente se palpe, cuando el tumor es menor a 2 cm. Hay que realizar un screening mamográfico.



Comentarios


Seguí Leyendo

Cáncer de mama: una lucha que va dando sus frutos en la región