Cerca de concretarse el relevamiento de comunidades mapuches, sigue la tensión por tierras con privados

La Confederación Mapuche denuncia que los títulos de propiedad son "fraudulentos" y obtenidos durante la última dictadura militar.





Hace algunas semanas se viven situaciones de tensión que involucra a comunidades mapuches y a tierras en disputa. Uno es el conflicto que vive la comunidad Fvta Xayen en el sector Los Algarrobos, a 18 kilómetros de Añelo. Allí se disputan tierras con la familia Galván que muetra su título de propiedad sobre las tierras. Desde la Confederación Mapuche aseguran que se trata de títulos «fraudulentos» obtenidos en la dictadura militar. Aunque también reconocen que hay un conflicto de intereses que se resolverá con el relevamiento de comunidades. Ese análisis está cerca de comenzar a instancias de la resolución pacífica del conflicto suscitado entre la comunidad mapuche Kaxipayiñ con el Club Mari Menuco.

Un grupo de productores encabezados por la familia Galván junto a socios del Club Mari Menuco se manifestaron este miércoles en Casa de Gobierno contra los reclamos mapuches por tierras y bajo la consigna «que se respete la propiedad privada». Tras esa protesta, desde la Confederación Mapuche aseguraron que analizarán denuncias ante la justicia por «dichos raciales».

El conflicto entre la familia Galván y la comunidad Fvta Xayen es el que continúa en fuerte tensión. Es que sobre la comunidad pesa una orden de desalojo que aseguraron resistirán hasta las últimas consecuencias. Del otro lado, la familia Galván, con título de propiedad en mano, reclama su derecho sobre las tierras.

«La situación es muy tensa, porque la situación en todo ese cordón del río Neuquén desde El chañar, Añelo, e incluso más allá hasta Fortín de Piedra es muy complicada porque hay una historia bastante oscura de obtención de títulos de propiedad sobre tierras que son de las comunidades«, aseguró Jorge Nahuel, representante de la Confederación Mapuche sobre los títulos de propiedad que poseen los productores que mantienen el reclamo de tierra cruzado con las comunidades, en diálogo con RTN Radio.

Y agregó: «no es casualidad que todos se llamen ‘Fortín’, es porque era toda una línea de fortines cuando ciento y pico de años atrás comenzó el despojo territorial, ese despojo después se perfeccionó en la dictadura militar de la década del 70 cuando comenzaron los propietarios a obtener títulos de propiedad».

«Nosotros tenemos toda la sospecha que son títulos fraudulentos producto de una época donde no regía ningún tipo de norma, ni de ley. Entonces la comunidad mapuche siempre estuvo ahí se encontró con el tiempo que estos recién llegados tenían título de propiedad sobre las tierras que ellos siempre ocuparon», denunció Nahuel.

Además, el referente de la Confederación Mapuche aseguró que este nuevo conflicto se inicio tras un acuerdo con base a uno anterior en el que se había establecido que a la comunidad mapuche le correspondían las tierras hacia arriba de la ruta y a los privados las tierras desde la ruta hasta el río.

«La familia Galván intentó ingresar a un punto muy sentido para la comunidad, ese punto es el paraje Los Algarrobos que es el lugar donde nacieron la mayoría de la familia Mardones y Miranda que fueron los que habitaron siempre ese lugar. Con la intensión de generar un proyecto productivo habían entrado maquinas topadoras para que hicieran un movimiento de tierra bastante importante y cuando la comunidad se vio amenazada puso a resguardo su territorio», contó Nahuel sobre el inicio del conflicto.

Y confió: «había un pacto ahí que se violó cuando ingresaron con las máquinas y la comunidad resguarda ese lugar porque es un cementerio, un lugar de riqueza arqueológica y un lugar que sirve para la pequeña crianza de animales que tiene la comunidad. Si se le llega a privar de ese lugar se pone bajo amenaza la única fuente económica que tienen, entonces lo defiende con mucha decisión, no lo va a abandonar y esta dispuesta a poner todo ahí para que eso no sea usurpado una vez más

Sin embargo, el integrante de la Confederación reconoció que «hay dos derechos en colisión que deben resolverse: el derecho a la comunidad que nació, se crió y vivió siempre ahí y tiene para demostrarlo; y el derecho de propiedad que obtuvo el privado en la década del 70″.

«Vamos a tener que resolver en el marco del relevamiento porque el derecho a la posesión indica que la comunidad jamás abandonó el lugar, que siempre vivió en ese sitio más allá de no tener título, por razones obvias, porque la Provincia, la dirección de Tierras nunca ha cedido a regularizar esas y tantas miles de hectáreas de tierras», indicó.

Sobre el relevamiento territorial que avanza a instancias del conflicto de tierras surgido entre la comunidad Kaxipayiñ y el Club Mari Menuco, por 800 metros de la entrada al club privado, Nahuel sostuvo que podría concretarse la firma del acuerdo, el próximo 12 de octubre.

«Estamos en la mejor de las instancias porque producto del acuerdo que tuvimos esta semana, anoche recibimos los textos de los acuerdos a firmar tal cual se habían comprometido. Hoy a las 18 horas tenemos una comunicación vía zoom para dar el visto bueno u observar ese texto de convenio, y le hemos pedido encarecidamente a la Provincia y Nación que firmemos el acuerdo el día 12 de octubre como un mensaje que también se le debe dar al pueblo mapuche de reparación», aseguró.

Y agregó: «estamos a pocas horas de poder tener en marcha el relavamiento territorial que hace 15 años fue aprobado por ley y que hace 6 años está absolutamente parado acá en la provincia. El objetivo es abarcar la totalidad de las comunidades de la provincia. Estamos a un paso de hacerlo y creo que va a ser una enorme contribución a todo el conflicto que hay en la provincia«, cerró.


Comentarios


Seguí Leyendo

Cerca de concretarse el relevamiento de comunidades mapuches, sigue la tensión por tierras con privados