Las tres razones por las cuales los bebés tienen que recibir vacunas COVID-19

Las autoridades sanitarias de todo el país consensuaron la aplicación de las vacunas para los pequeños a partir de los 6 meses.





El coronavirus se propagó por el mundo desde diciembre de 2019 y planteó la necesidad de encontrar soluciones, como tests, tratamientos y vacunas para prevenir la infección. Los primeros estudios clínicos para evaluar las vacunas se enfocaron en los adultos, que en 2020 eran los más afectados por la enfermedad COVID-19. Pero la investigación siguió en la población infantil y ya hay pruebas sólidas sobre los beneficios de aplicar las vacunas de ARN mensajero en los chicos a partir de los 6 meses de vida en adelante.

En la Argentina, el Ministerio de Salud de la Nación, a cargo de Carla Vizzotti, consensuó el jueves pasado con el Consejo Federal de Salud (COFESA) -que está formado por las s autoridades sanitarias de las 24 jurisdicciones- en que se avanzará con la aplicación de vacunas contra el COVID-19 en niños y niñas desde los 6 meses hasta los 3 años. Argentina se convertirá en uno de los primeros países del mundo en incorporar a esta franja etaria a la estrategia de vacunación contra la COVID-19. Se aplicará la vacuna de la empresa biotecnológica Moderna, que fue evaluada con niños en los Estados Unidos y Canadá.

Hay tres razones principales que explican por qué las madres, los padres o los cuidadores de los niños tendrán pronto que acompañarlos para que puedan acceder a los beneficios de la inmunización en esta etapa de la pandemia, en la que predomina la circulación de la variantes Ómicron del coronavirus.

Una de las razones es el riesgo de que los chicos desarrollen cuadros graves. De acuerdo con la doctora Leda Guzzi, Guzzi, miembro de la comisión de comunicación de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI), “la vacunación era una necesidad que estaba en la sociedad hoy, especialmente para un grupo de niños que tienen problemas de salud y están en mayor riesgo de desarrollar complicaciones si adquieren la infección por el coronavirus”.

Las vacunas reducen el riesgo de que las niñas y los niños padezcan cuadros graves y que requieran hospitalización. “Se probó que las vacunas de ARN son seguras y eficaces para los lactantes”, subrayó la doctora Guzzi. En 2020, los niños solo representaban el 5% de los pacientes hospitalizados por el COVID-19. En cambio, ahora representan la mitad.

Otra razón por la cual hay que vacunar a los bebés y a los niños es que pueden desarrollar el síndrome inflamatorio multisistémico después de la fase aguda de la infección por el coronavirus. Ese síndrome se manifiesta con fiebre, dolor intenso de estómago, dificultad para respirar o para despertarse o permanecer despierto, un color pálido, grisáceo o azulado en la piel o en las uñas o una confusión repentina. Lo pueden padecer incluso niños que eran sanos antes del COVID-19, según un estudio publicado en la revista Frontiers in Pediatrics por investigadores del Hospital de Pediatría Juan Garrahan, y del Centro de Investigación en Epidemiología en Salud Pública con sede en el Instituto de Efectividad Clínica y Sanitaria.

El tercer motivo que justifica la vacunación es que pueden desarrollar otra patología que se conoce como COVID Prolongado o de Larga Duración, un síndrome con más de 2000 síntomas. Un estudio publicado en The Lancet demostró que los síntomas de COVID Prolongado más comunes entre los niños hasta 3 años eran las erupciones cutáneas, los cambios de humor y los dolores de estómago.

Escuchá a Clarisa Cole, jefa del vacunatorio del hospital de Roca, en «Digan lo que digan» por RN RADIO:

Sintonizá RN RADIO. Escuchanos por FM 90.9 desde Neuquén, por FM 105.7 desde Roca, por rionegro.com.ar/radio o por nuestra App.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Las tres razones por las cuales los bebés tienen que recibir vacunas COVID-19