Cómo hacer del paseo un momento placentero

Las salidas suelen presentar circunstancias estresantes por la presencia de otros animales o la excitación propia de la mascota. Consejos para pasarla bien de principio a fin.

Para muchas personas, cumplir con los paseos de sus amigos caninos suele ser un problema, ya sea porque el animal se pone demasiado ansioso o sale con mucha energía imposible de controlar, entre otras cosas. En esta nota, el educador canino roquense, Javier Alejandro Campbell, nos aconseja y enseña sobre qué cosas considerar para asegurarnos de que pasear a nuestro amigo perruno sea un momento placentero y disfrute para ambos.

Para eso, el tutor debe tener en cuenta que al momento de salir, el perro debe estar calmado. Es común que nuestros amigos suelan sobreexcitarse al momento de salir a la calle - aclaró Campbell - ya que ofrece muchos estímulos que los perturban. Al encontrarnos con otros perros, la forma de evitar una situación estresante para nosotros y para el animal es mantener la distancia de seguridad que él nos indica -explicó Campbell - mediante gestos corporales como frenarse, parar las orejas, levantar la cola, erizar el pelo, etc. “Por eso se debe estar atento a esas señales”, indicó. “No debemos forzar un encuentro social del animal, si no es una situación controlada, de esta manera evitamos una pelea futura”, agregó.

“Atención, paciencia y calma es la clave para disfrutar un buen paseo con nuestro perro”

Javier Campbell, educador canino, de Roca.

Evitar lugares cercados y con perros, ¿por qué? Según Campbell, porque los perros desde detrás de las rejas sufren mucho estrés ya que, al tener visión de los continuos estímulos que pasan frente a ellos, se ven obligados a defender su territorio, por lo que desarrollan una hipervigilancia. Esto, en varios casos, no les permite dormir bien, ni comer tranquilos dado que se encuentran en alerta permanente, por eso es mejor evitar pasear por esos lugares.

El educador también señaló que, al momento del paseo, se debe tener en cuenta la distancia, el tiempo de duración y la velocidad a la que lo sometemos, según su edad, raza y sus condiciones físicas, ya que no todos cuentan con las mismas habilidades.


Otras recomendaciones: utilizar una correa de más de dos metros para darle cierta libertad de movimiento y evitar tironeos innecesario, además de llevar bolsita de recolección de residuos, agua para mantener al animal hidratado, su juguete favorito, para no hacer tan monótono el paseo y motivarlo lúdicamente. Esto último es importante porque el perro tiene la necesidad de descargar energías y ese es un buen método para hacerlo.


“Llevar alguna golosina para enseñarle nuevas habilidades para estimular el desarrollo cognitivo”, señaló Campbell.
En caso de encontrarse con una situación estresante para el perro, como un vehículo que produzca un sonido fuerte, otro animal, gritos de niños jugando, etc., debe sentar y tranquilizar al animal para luego continuar. En caso de tener tendencia reactiva hacia otros, se debe tomar precauciones con el uso del bozal, no soltarlo y estar atento al entorno y evitar lugares y horarios muy concurridos.
“Es importante tomar recaudos ya que los refuerzos negativos y el castigo, no va a cambiar la conducta indeseada, sino que sólo se logrará que el perro, además de tenerle miedo a determinados estímulos, también sume miedo a su tutor”, concluyó.

Para tener en cuenta

Correa de mas 2 metros de extensión ppara evitar tirones.
Bolsita de recolección de residuos.
Agua para mantenerlo hidratado.
Su juguete favorito para motivarlo lúdicamente.
Alguna golosina de mascotas para premiar sus habilidades.
Usar bozal en perros reactivos.


Comentarios


Cómo hacer del paseo un momento placentero