Conflictos gremiales por salarios y despidos marcaron el verano

En el interior no se resuelve el reclamo de los municipales de Plaza Huincul. El sector privado también enfrentó problemas, pero de desempleo.

Los conflictos por temas laborales en Neuquén arrastran un intenso año. Los estatales al ritmo de los bombos insisten con sus reclamos. También se suman los obreros del sector privado. Fábricas que se declaran en crisis y despiden por decenas a sus trabajadores que después terminan en las calles a buscando respuestas. En lo que va de 2017 ya se registran al menos catorce conflictos laborales.

La última protesta comenzó el viernes pasado con el pedido de diez trabajadores de la estación de servicio ubicada en Perticone y Saturnino Torres. Ellos tomaron las instalaciones del predio en reclamo por sueldos adeudados y por la falta de garantía de su continuidad laboral.

Sergio Uribe, uno de los empleados de la expendedora de combustible explicó que “en julio nos pagaron el sueldo a todos en cuotas, y después en agosto y septiembre no nos pagaron nada”. Comentó que desde la operadora le dijeron que el viernes se vence la concesión y que pasarán a depender de Axion Energy.

En los últimos días 22 trabajadores de Inter Geo SRL, una empresa que realiza el control geológico en yacimientos, denunciaron también que corre riesgo su situación laboral ya que no hay información acerca de continuidad luego del 12 de octubre.

La palabra despidos, suena fuerte en los primeros 10 meses del año. Comenzó en enero cuando se dieron a conocer 50 despidos en Schlumberger y al otro día, Halliburton despedía 15 más. Unos días más, acordaron la suspensión de los despidos. El mismo mes, 80 trabajadores de la empresa SP Argentina estaban en las puertas de la empresa para reclamar que habían recibido telegramas de despido, pero no indemnizaciones.

La firma de servicios petroleros OPS en los últimos doce meses despidió 1.308 operarios. La empresa Texey también desvinculó a un centenar de empleados cuando terminó un contrato con YPF, aunque unos meses más tarde pudieron firmar sus ingresos con las empresas Gabino Correa y TSB.

En febrero, el cierre de Textil Neuquén dejó a 36 obreras en la calle. Las mujeres tomaron la fábrica y después de casi seis meses se acordó el 100% de las indemnizaciones y un convenio con otra empresa para trabajar como cooperativa, pero por el momento no se concretó lo pactado.

En abril, 17 empleados de la planta Embotelladora Neuquén ubicada en Santo Tomás se quedaron sin trabajo, después de reclamar tres meses por sus sueldos. Por otra parte, la empresa EET encargada del tratamiento final de los desechos de hidrocarburos, en enero de 2016 sufrió un incendio, fue clausurada y en mayo de este año, al menos siete de los empleados fueron despedidos “con justa causa”, después de reclamar por meses.

En junio, 80 empleados de la empresa Jugos del Sur de Centenario tomaron la planta. Aseguraban que el dueño les propuso un “retiro voluntario” porque no tenían plata para que cobren el salario. En el mismo mes, la cristalería de Plaza Huincul informó que ante el incremento en el valor del gas debieron reducir a siete empleados su plantel.

También cerró sus puertas la minera Minarmco de Cutral Co que envió el 31 de julio el telegrama de despido a 19 trabajadores. Otro caso fue el de la maderera MAM (Maderas al Mundo) que el 3 de julio de sus 94 empleados despidió a la mitad y suspendió al resto. Desde entonces la empresa no reabrió nunca sus puertas.

En casi todos los casos los trabajadores comentaron que habían dedicado su vida a la empresa. Sin embargo los telegramas siguen cayendo en la región y muchos de los desocupados ya son mayores para conseguir nuevos empleos.

En números

“Hasta ahora no recibimos ninguna respuesta. No sabemos qué va a pasar con nuestra continuidad laboral, ni con los sueldos”.

Sergio Uribe, empleados de la estación de servicio, un reclamo que se repite.

Neuquén con menos

creación de empleo

De acuerdo a un informe del ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social del gobierno nacional, en un año la provincia de Neuquén pasó a integrar el lote de ocho jurisdicciones de todo el país donde más bajó la generación de empleo privado.

Además ocupa la principal posición en el listado negro de la desocupación. Según los registros oficiales es el territorio donde más trabajadores fueron expulsados de la formalidad.

Hace 12 meses había 110.698 empleados registrados en Neuquén y este año la estadística marca que el número bajó a 107.400 trabajadores en blanco.

Datos

3.298
empleos formales se perdieron en la provincia en los últimos 12 meses. Totalizaron 107.400 puestos laborales activos.
“Hasta ahora no recibimos ninguna respuesta. No sabemos qué va a pasar con nuestra continuidad laboral, ni con los sueldos”.

El verano en Neuquén se caracterizó por más de una docena de reclamos de gremios estatales y privados que marcaron gran parte del ritmo de enero, febrero y lo que va marzo. El aumento de los salarios en el sector público y los despidos en el privado fueron puntos en común de la mayoría de las protestas gremiales.

Los conflictos más actuales son con los gremios estatales y las negociaciones de actualización salarial que se encuentran trabadas entre el gobierno y los gremios. Con ATE, el Ejecutivo ya pidió la conciliación obligatoria para frenar la ola de piquetes en oficinas públicas, y con ATEN, el sindicato de los docentes, hay nueva convocatoria para mañana con la intención de avanzar con la mesa salarial.

Los trabajadores de Halliburton y luego los de Schlumberger, comenzaron el año con retención de servicios en reclamo por lo que consideraban una liquidación de sueldos injusta. Días después fueron notificados 29 trabajadores petroleros de la empresa de servicios especiales Halliburton que se quedaban sin trabajo. El hecho desencadenó en jornadas de protesta durante casi todo el mes.

En el medio aparecieron los despedidos de 36 trabajadoras de la Textil Neuquén. Las obreras realizaron varios cortes en la ruta 7 a la altura de la fábrica del Parque Industrial y desde el 31 de enero realizaron manifestaciones para pedir la continuidad de sus fuentes laborales.

Desocupados de la Uocra que trabajaban en obras civiles del petróleo hicieron protestas en Cutral Co y en Añelo. En este último caso bloquearon el acceso a la ciudad cabecera de Vaca Muerta.

La industria petrolera también tuvo su pico de crisis en Rincón de los Sauces con un paro que dejó inactivo a todos los pozos.

En el inicio de este mes otro de los reclamos fue llevado adelante por los trabajadores de servicios tercerizados en hospitales que realizaron paro durante casi una semana . Denunciaron que intentaron quitarle beneficios que habían adquirido y la posibilidad de reunirse con autoridades del ministerio de Salud para modificar los pliegos en las licitaciones. Luego el conflicto se destrabó tras un acuerdo con autoridades provinciales.

Asimismo se manifestaron en el verano trabajadores de Desarrollo Social agrupados en ATE que pidieron aumento salarial, pases a planta y que se les respeten los mismos derechos que a los estatales que se encuentran bajo convenios colectivos homologados.

También llevó a cabo medidas de fuerza ATE Salud para pedir que se instrumente una mesa de negociación para discutir una recomposición salarial semestral, el pase a planta permanente de los trabajadores que se encuentran con contratos a término, la finalización del convenio colectivo de trabajo de Salud y que se resuelva la falta de insumos y recursos humanos.

Otro de los focos está en Plaza Huincul con el conflicto de los municipales que sigue activo.

También en la comarca petrolera, trabajadores del grupo Más Energía bloquearon la ruta 22, y luego continuaron con la toma de las tres empresas instaladas en Plaza Huincul (Petrolera Argentina, Maikop y Renesa). Se trata de 73 trabajadores que reclamaron por sueldos e indemnizaciones.

Otro reclamo tuvo como protagonistas a clínicas de la región que a mediados de enero restringieron las prestaciones a los afiliados de PAMI por una deuda de más de 32 millones de pesos.

Los despidos en el sector petrolero marcaron el inicio del año. Fue un tema vigente durante casi todo enero. Luego se sumaron otros.

Otras protestas

en la región

Los mineros de Andacollo reclamaron sobre la Ruta 43.

Investigadores del Conicet se opusieron a los recortes.

Bancarios también hicieron huelga en el marco de protestas nacionales.

En enero empleados de Petrogas bloquearon acceso a gerencia de YPF en Loma Campana.

Trabajadores de vigilancia privada protestaron contra las condiciones laborales de un hipermercado.

Hubo tres marchas en defensa de la sanidad de los ríos.

Datos

Los despidos en el sector petrolero marcaron el inicio del año. Fue un tema vigente durante casi todo enero. Luego se sumaron otros.

Comentarios


Petroleros despedidos de Huincul regresaron a la ruta 22