Denuncian al sindicalista Cortés por violencia de género

El dirigente sindical protagonizó un episodio violento en la sede de la CEB contra dos trabajadoras mujeres. Empleados de la entidad y la oposición en la conducción, repudiaron el hecho.



Walter Cortés habría protagonizado un episodio de violencia contra mujeres trabajadoras. Archivo

Walter Cortés habría protagonizado un episodio de violencia contra mujeres trabajadoras. Archivo

Empleados de la Cooperativa de Electricidad Bariloche y referentes de la oposición en el Consejo de Administración, denunciaron públicamente al dirigente sindical mercantil Walter Cortés por propinar violencia verbal hacia dos trabajadoras de la entidad.

El hecho ocurrió en las instalaciones de la CEB el viernes pasado cuando Cortés habría proferido “gritos, descalificaciones y amenazas” hacia dos mujeres.

Cortés es el titular de la Asociación de Empleados de Comercio de Bariloche, gremio que representa a una porción de los empleados de la CEB. Pero además es referente del sector oficialista que conduce la entidad aunque sin ningún cargo formal.

En una nota elevada al Consejo de Administración, los trabajadores indicaron que el episodio violento afectó a una empleada que cursa su séptimo mes de embarazo, quien producto del altercado con el sindicalista debió ser internada en un sanatorio local por una descompensación. Otra mujer también fue víctima del maltrato.

Hasta hoy no se había radicado ninguna denuncia penal contra el sindicalista aunque este diario pudo conocer que las mujeres afectadas reciben asesoramiento legal.

Consultado por este diario, CEB indicó que el episodio se mantuvo luego de una "discusión sindical" y que se decidió "cursar las notificaciones necesarias al sindicato AEC para manifestar su preocupación y asimismo, enviar apoyo a sus trabajadores".

La CEB inició un proceso de investigación interna, según precisaron y además se brindó acompañamiento y se puso la conducción a "disposición de las trabajadoras afectadas".

"El Consejo de Administración señala que ve con profunda preocupación cualquier hecho que desestabilice la habitual convivencia dentro de sus sedes y en las que se desarrollan las distintas actividades laborales", indicaron desde la entidad.

Agregaron que "CEB siempre ha valorado y reivindicado la actividad gremial de sus trabajadores, como así también las tareas que desarrollan dentro de la empresa, reconociendo su esfuerzo y su compromiso hacia la comunidad en el marco de la actividad de la economía social que desarrolla".

De manera interna días atrás el Consejo de Administración emitió un escueto comunicado dirigido a los trabajadores en el que indicó que "las eventuales transgresiones merecen nuestra revisión a través de los procesos correspondientes".

En la nota firmada por decenas de empleados de la CEB, los trabajadores repudiaron el accionar de Cortés al señalar que implica violencia de género, discriminación y maltrato verbal/psicológico.

El relato de los empleados indica que Cortés ingresó a la sede de la CEB y en tono amenazante y a los gritos se dirigió a las dos mujeres indicando que “pediría la cabeza de ambas”, entre otras cosas.

“No podemos dejar que estos actos se repitan, ya que no son los primeros que se verifican en la CEB, siendo el actor de ellos también el señor Cortés o algún allegado a éste”, indicaron los trabajadores que pidieron a las autoridades de la CEB que “se tomen todas las medidas necesarias para erradicar estas prácticas de 'aprietes', amenazas con despidos, descalificaciones, violencia verbal, incluso abuso de autoridad, que parece ser una constante del Secretario General de Comercio”.

También indicaron que “el respeto se construye con ejemplos, con espacios de diálogo, debiendo en todo momento incentivar el respeto mutuo y la tolerancia hacia toda persona, lo que parece desconocer el señor Cortés, quien es amigo de estas prácticas que atentan contra la dignidad humana provocando efectos perjudiciales sobre la integridad física y psíquica de toda persona”.

En paralelo, los consejeros de la oposición Luis Barrales, Carlos Aristegui y Hugo Orsili (suplente) elevaron una nota al presidente de la CEB, Jorge Perrella, para pedir información respecto del episodio ocurrido y conocer qué medidas adoptó la conducción de la entidad “para que la persona ajena a la CEB, que protagonizó la presunta agresión verbal, no ingrese a las instalaciones de la cooperativa y produzca eventos similares”.

Los consejeros recordaron en su misiva que acciones de esta naturaleza “pueden traer consecuencias” a la CEB en el marco de la violencia de género.


Comentarios


Denuncian al sindicalista Cortés por violencia de género