Crece la oferta de carne local, pero los precios no bajan en las góndolas

La oferta de carne regional mantiene su tendencia creciente. Sin embargo, los valores que se registran para el consumidor suben en forma desproporcionada. El asado ya se paga en las grandes superficies hasta 1.700 pesos el kilo, el doble de lo que se consigue en Buenos Aires. Para esta semana se espera otro salto de precios.





Más de una docena de engordes a corral mantienen la oferta de gordos para faena.

La actividad ganadera en la región continua por su senda de crecimiento. Un reciente estudio elaborado por el Servicio de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) detalla que en las provincias de Río Negro y Neuquén la faena de bovinos alcanzó durante el año pasado las 200.295 cabezas, reflejando un crecimiento interanual del orden del 4% y un salto del 110% cuando se la compra con la estadística de una década atrás.

El pico más alto en todo este último tiempo se dio en 2019 con una faena de poco más de 235.500 cabezas de ganado.

Los números mencionados responden a los frigoríficos habilitados en ambas provincias por el Senasa que representan, en volumen, alrededor del 90% de la faena total ejecutada. Los datos suministrados por la secretaría de Ganadería de Río Negro van en esta línea: la faena, contemplando la totalidad de los frigoríficos, totalizó el año pasado las 219.630 cabezas, 9% más que lo certificado por el organismo sanitario nacional.

La Provincia de Río Negro lidera el nivel de actividad en la región, concentrando el 73% de la faena total de la Norpatagonia y el 45% de toda la región ubicada al sur del río Colorado.


Pero pese a esta importante mejora en la producción de carne local, los precios del producto en la góndola no paran de crecer. El asado hoy se paga en la mayor parte de las carnicerías hasta 1.700 pesos el kilo, el doble que en Buenos Aires. Lo mismo ocurre con otros cortes de cierta calidad (peceto, colita de cuadril, ojo de bife, etc.). Lo preocupante es que para esta semana se espera un nuevo salto de precios en góndola por la suba que esta registrando el novillo en el mercado.

La teoría económica, en este escenario, debería reflejar todo lo contrario: a más oferta en el mercado, los valores al consumidor deberían tender a la baja.

Cual es la causa por la que los precios siguen creciendo en un contexto como el que estamos mencionando. Como en la mayor parte de los problemas de la economía, la respuesta es multicausal.

-Ingresos extra regionales. La barrera sanitaria genera, en cierto punto, un mercado relativamente cautivo para el desarrollo de la ganadería. La oferta de carne en toda la región del a Patagonia tiene dos vertientes de abastecimiento: la producción local y los ingresos que llegan desde el norte de la barrera, en especial de La Pampa y sur de Buenos Aires. Hace poco más de una década, el 70% de la carne que se vendía en toda esta vasta superficie llegaba del norte del Río Colorado y el 30% restante era abastecido por la oferta local. Las estadísticas con el cierre del año pasado reflejan que esa ecuación se invirtió. Este dato es positivo porque, como se mencionó párrafos arriba, es producto del desarrollo de la ganadería regional. Pero esta mejora no aplica al consumidor, ya que la oferta sigue siendo monitoreada para permitir sostener precios elevados. La barrera sanitaria, en definitiva, aleja la posibilidad de que, el de las carnes, sea un mercado perfecto: a más oferta caen los precios y viceversa. Puede crecer la producción local, pero ese 30% de carne que llega del norte del río Colorado es el que termina por lo general regulando los valores del producto que terminan en las góndolas.

-Convalidación de precios. El consumidor de carne en Río Negro y Neuquén por lo general termina convalidando los altos valores que paga por la carne en las góndolas. Los precios promedio en 2021 crecieron en Neuquén más de 12 puntos por encima de lo que fue la inflación en la Provincia. A nivel nacional esa relación fue de 9 puntos.


Esto se da fundamentalmente por los salarios que tienen ciertos sectores privados -en especial aquellos ligados al a industria de hidrocarburos- y los estatales que se los ubica muy por encima de la media nacional. Como dato de referencia se puede mencionar que la sociedad neuquina y rionegrina hoy está pagando precios hasta 100% superiores para un mismo corte que se vende en los mercados del conurbano bonaerense.


-Crecimiento de la demanda. La apertura de la economía tras la pandemia generó el año pasado -y en lo que va de este también- un movimiento muy importante en el sector turístico, derramándose gran parte de esta mejora en el segmento gastronómico. La demanda de carne en los restaurantes pegó un salto importante y, en muchos de los centros turísticos de la región, los proveedores no pudieron cumplir con los compromisos de abastecimiento. Este efecto impulso los precios al alza y conseguir un buen plato de carne en cualquier ciudad de la cordillera y la costa rionegrina representó un presupuesto más que importante para cualquier familia argentina.   

-Comercio marginal. Una parte importante del mercado cárnico regional -algunos analistas arriesgan en más del 50%- presenta algún tipo de desvío fiscal. Desde un extremo como es el caso del contrabando, con el ingreso de carne no registrada desde el norte del río Colorado, pasando por la elusión o directamente la evasión de impuestos, el sistema ganadero -que va desde la producción hasta la puesta del producto trozado en góndola- presenta enormes irregularidades fiscales. En este escenario donde las reglas son muy poco claras, la competencia desleal está a la orden del día. Y al no haber un sistema u organismo de fiscalización que permita enderezar esta situación, se genera una disparidad de precios en el mercado que termina perjudicando -entre otros componentes de la cadena- al consumidor final. Esto determina que en una misma ciudad de la región se pueden encontrar dispersiones de precios sobre un mismo corte de carne de hasta el 50%.

Con este escenario presentado, claramente se necesitan muchos cambios en la cadena de producción para volver más transparente y eficiente el sistema.


Entrevista: Río Negro produce más de lo que consume


Tabare Bassi aseguró que para tener autoabastecimiento pleno en la región se necesitarían unas 35.000 hectáreas bajo riego adicionales.

Río Negro es la Provincia que mayor stock y producción de bovinos presenta en toda la Patagonia, siendo la única que refleja indicadores de abastecimiento importantes.

“Nosotros estamos produciendo en la actualidad unos 35 millones de kilos por año y consumimos poco más de 32 millones”, confirma el secretario de Ganadería de Río Negro, Norberto Tabaré Bassi, al ser consultado por este medio.

Los números son importantes, pero todavía queda mucho camino por recorrer como para generar un autoabastecimiento pleno en la región.

A continuación, se detalla parte de la conversación mantenida con el funcionario

-Periodista: ¿Qué representa la ganadería para Río Negro?

-Tabaré Bassi: Es una de las actividades productivas más importantes. El PBG de la Ganadería es de unos 225 millones de dólares, medido en divisa oficial.

-P: ¿Qué relación existe entre la producción rionegrina y el abastecimiento local?

-TB: Respecto al abastecimiento, la región produce el 70% del total del consumo e importamos del norte de la barrera el 30%. Hace tan solo unos años, esa relación estaba invertida: solo el 30% llegaba de la oferta local.

-P: ¿Y Río Negro que rol cumple en la región?

-TB: Puntualmente en Río Negro producimos más de lo que consumimos, nosotros estamos produciendo unos 35 millones de kilos por año y consumimos poco más de 32 millones. Esto se da porque Río Negro es la principal provincia productora de carne de la Patagonia y es la que también abastece a gran parte del extenso territorio ubicado al sur del río Colorado. De esta manera, el número de producción no es suficiente porque gran parte de nuestra oferta se orientas al resto de las Provincias patagónicas. De ahí, tal como lo reflejan las estadísticas, hay que importar del norte carne para poder mantener con cierto equilibrio el mercado.

Datos clave

70%
del consumo de carne en la Patagonia llega de la producción propia. El 30% restante ingresa del norte de la barrera del río Colorado.
45%
del total de la faena que se certifica en la Patagonia corresponde a frigoríficos ubicados en Río Negro.

-P: ¿Se puede pensar en lograr la producción de ese 30% que todavía llega del norte de la barrera?

-TB: Ese 30% de carne que ingresa del norte del país lo podríamos suplir incrementando en el nivel de faena en unas 120.000 cabezas. La región patagónica está faenando en la actualidad unas 380.000 cabezas y deberíamos llegar a 500.000 cabezas para dejar de traer carne del norte.

-P: ¿Qué representan esas 120.000 cabezas adicionales para Río Negro?

-TB: Para esas cabezas que incrementarían el stock de madres, y complementando la eficiencia de producción, se necesitarían incorporar unas 35.000 hectáreas bajo riego destinadas a la ganadería. Pero esto no quiere decir que esta superficie deben ser nuevas hectáreas. Si bien el proyecto de Colonia Josefa sería ideal para este desarrollo, pueden ser superficies bajo riego que hoy están improductivas. Un ejemplo es el Alto Valle, donde vemos que hay chacras abandonadas y otras que de a poco se fueron volcando a producciones alternativas como es el caso de la alfalfa y el maíz que terminan destinándose a la ganadería.


Se estabilizó el nivel de faena porcina


El consumo de cerdo en el país creció en forma sensible en estos últimos años. Las Provincias de Río Negro y Neuquén, no quedan fuera de este esquema.

La estadística brindada por el Senasa da cuenta de que la faena de porcinos durante todo el 2021 se ubicó en los 77.953 cabezas, un nivel levemente superior a las poco más de 77.100 faenadas durante el 2020.

La demanda se mantiene activa para este tipo de producto. Mucha de la oferta llega también del norte de la barrea y hasta del exterior. Datos oficiales señalan que durante el año pasado se importaron unas 38.000 toneladas de distintos cortes de carne de cerdo para ser colocados en nuestro mercado.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Crece la oferta de carne local, pero los precios no bajan en las góndolas