Ecuador: crisis sanitaria, social y económica por la pandemia



‘‘Los números oficiales se quedan cortos’’, declaró el presidente de Ecuador, Lenin Moreno, en las últimas horas. La cifra de muertos por coronavirus llegó a 145, con 25 decesos en solo 24 horas. En el país, la realidad es muy complicada porque las medidas para contrarrestar el impacto de la pandemia llegaron tarde y el sistema de salud está saturado hace días.
En el reporte diario del ministerio de Salud, el estado admitió que hubo otros 101 fallecimientos “probablemente” relacionados con la pandemia, aunque no los incluyó dentro de los números del virus.

La ciudad más comprometida es Guayaquil. La mayor parte de las muertes por coronavirus pertenece a esa provincia (Guayas ), que afronta una compleja situación sanitaria y donde el gobierno ha concentrado esta semana una Fuerza de Tarea para el levantamiento general de cadáveres en los domicilios.

La decisión de Moreno se efectivizó tras la difusión de las imágenes en las redes sociales de enfermos y fallecidos en las calles. Algunas familias llegaron a convivir con los cadáveres en sus casas durante varios días.
La Comisión Internamericana de Derechos Humanos (CIDH), que ha sido muy crítica de la gestión actual en otras oportunidades, comunicó su preocupación por las dificultades reportadas en Guayaquil para trasladar, cremar y sepultar los cuerpos.

En Ecuador no se advirtió la gravedad de la situación a tiempo. En Guayaquil mueren entre 35 y 50 personas al día, pero desde que llegó la pandemia al país ese número se duplicó, sin ninguna medida al respecto hasta ayer.
Los datos oficiales dicen que el número de contagios también aumentó en 205 y la cifra totaliza 3.368. Seis personas recibieron el alta hospitalaria en las últimas 24 horas, con lo que esos casos llegaron a 71 curados a nivel nacional.

Ecuador, que registró su primer caso de contagio el 29 de febrero, se encuentra en estado de excepción desde el 16 de marzo, con medidas que limitan el tráfico de vehículos, la actividad comercial y laboral. En algunas ciudades, como Quito, se suspendió el uso del espacio público.
Ante el crecimiento de los contagios, el gobierno ecuatoriano había extendido la suspensión de la jornada laboral presencial hasta el 12 de abril. Se trata de una medida similar a la de Argentina y otros países de Sudamérica, ya que hay sectores exceptuados, considerados estratégicos.
Al mismo tiempo, el presidente enviará un proyecto de Ley a la Asamblea Nacional para defender el empleo y garantizar la vigencia de la dolarización, a fin de enfrentar la situación económica que se presentará después de la Emergencia Sanitaria.

El mandatario ratificó que la jornada laboral presencial continúa suspendida hasta el 12, mientras que las clases y el trasporte inter e intraprovincial están suspendidos por todo abril.

En estos días se presentará el plan para una reanudación progresiva de actividades en las provincias, a partir del 13. El objetivo es que la apertura de algunos comercios y servicios vaya de la mano con el plan para paliar la crisis que presentará Lenin Moreno la semana que viene.

A su vez, se extremarán las medidas de circulación. La ministra de Gobierno, María Paula Romo, explicó que a partir de la próxima semana la restricción de vehículos particulares será todavía más estricta durante la emergencia sanitaria. Hasta ahora, los vehículos podían transitar dos días cada uno. Desde la próxima semana solamente podrán circular un día por semana.


Comentarios


Ecuador: crisis sanitaria, social y económica por la pandemia